8 C
Paraná
martes, julio 7, 2020
  • Nacionales
  • Política
  • Economía
  • Sociedad
  • Internacionales
Más

    Acuerdo Mercosur-UE: las oportunidades para la Argentina

    Funcionarios nacionales y entidades empresarias consideraron el acuerdo comercial entre el Mercosur y la Unión Europea (UE) como «equilibrado» e «histórico», y coincidieron en que traerá oportunidades para los sectores productivos argentinos.

     

    «Es histórico, porque es un acuerdo entre dos regiones que conformamos 800 millones de consumidores. Este acuerdo da el paso histórico de contemplar casi el 98% del comercio que actualmente tiene el Mercosur con la UE liberalizado», indicó la secretaria de Comercio Exterior del Ministerio de Producción y Trabajo, Marisa Bircher.

    La funcionaria nacional destacó que «entraron más de 10.000 productos (en el acuerdo comercial), de los cuales miles tienen arancel cero y en otros casos con bajas en arancel y en cupos de exportación con arancel cero».

    «Es un acuerdo muy equilibrado», aseveró Bircher desde Bélgica, y estimó que «en dos años nuestros productos van a empezar a llegar a la UE».

    Por su parte, el secretario de Relaciones Económicas Internacionales de la Cancillería, Horacio Reyser, aseguró que el acuerdo «es una oportunidad para las pymes argentinas». Remarcó que la liberalización en algunos sectores para la importación de productos procedentes del bloque europeo, será gradual.

    «Hay un acuerdo gradual (en que) la liberalización de distintos sectores se harán en 12 años y no está permitida la triangulación. Los productos que vengan serán europeos y nosotros podemos competir contra éstos», indicó Reyser.

    «Es el 20% del PBI mundial que se abre para la Argentina”, destacó el secretario de Relaciones Económicas Internacionales de la Cancillería, Horacio Reyser.

    Así, el funcionario nacional remarcó que «es el 20% del PBI mundial que se abre para la Argentina. Ahora no vamos a pagar aranceles. Es una oportunidad para las pymes argentinas que pueden salir al mundo».

    Otro funcionario que dio su opinión sobre el tema fue el secretario de Política Económica del Ministerio de Hacienda, Miguel Braun, el cual calificó al acuerdo como «modernizador» y que generará «incentivos a la inversión».

    «Argentina tiene la posibilidad de exportar con mayor acceso a mercados, y generar incentivos a la inversión por la aparición de nuevos oportunidades de negocios que va a hacer que empresas se quieran radicar en el país para poder exportarle a la UE», dijo Braun. «Es un acuerdo modernizador que nos obliga a mirar para adelante», agregó.


    Asimismo, el funcionario nacional estimó que en los primeros cinco años de entrado en vigencia el acuerdo, las exportaciones agroindustriales se incrementarán en US$ 1.000 millones.

    Por otro lado, nuevas entidades empresarias expresaron ayer su apoyo al tratado y se sumaron a los esgrimidos ayer por la Sociedad Rural Argentina (SRA), la Cámara Argentina de la Mediana Empresa (CAME), la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA) y la Cámara de Comercio y Servicios (CAC).

    Así, la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) consideró que «el impacto positivo (del acuerdo) se registrará especialmente en el sector agroindustrial», y que «abre una nueva etapa para la economía argentina, que tendrá mejores oportunidades para recibir inversiones extranjeras».

    Por su parte, en un comunicado conjunto, las asociaciones de las principales cadenas de granos (Acosja, Maizar, Asagir y Argentrigo) indicaron que la Argentina «dio un gran paso para consolidarse como supermercado del mundo», mientras que el Foro del Mercosur de la Carne aseguró que «el acuerdo abrirá nuevas oportunidades comerciales para el sector».


    “Las pymes tenemos que ser protagonistas del tratado”

    El presidente de CAME, Gerardo Díaz Beltrán, respaldó el acuerdo y resaltó el trabajo que desde la entidad se viene realizando regionalmente con las pymes para fomentar una cultura exportadora y para que puedan ser competitivas primero con los países de la región.

    “El Mercosur, con este nuevo impulso, debe focalizarse en las pequeñas y medianas empresas, que sin ninguna duda deben ser las protagonistas porque somos los principales productores de materia prima para alimentos del mundo”, destacó Díaz Beltrán y pidió que el sector tenga participación en las decisiones. “Tenemos que trabajar en las coincidencias de la región para poder enfrentar al mundo, porque por primera vez las pymes del Mercosur tenemos una oportunidad histórica”.

    En cuanto a la objeción de algunos sectores por la falta de competitividad frente a la Política Agraria Común (PAC) de la Unión Europea (UE), que genera subsidios a toda la actividad productiva, desde CAME se espera primero el análisis de la “letra chica” y remarcó que la apertura será gradual para los sectores sensibles. “Habrá que trabajar durante el tiempo de implementación para ver de qué modo se atiende esta asimetría con disminución o quita de retenciones”, advirtió Díaz Beltrán.

    Cabe destacar que el acuerdo permite una oportunidad de negocios importante dado que actualmente tenemos acuerdos de libre comercio sólo con el 10% del PBI mundial y ahora pasamos a sumar 20% más. Mientras que el 63% de las exportaciones argentinas a la UE son bienes agrícolas que se pueden potenciar con esta apertura y la posibilidad de tener más agregado de valor en el país.
    Europa es un mercado muy atractivo con unos 500 millones de habitantes con un ingreso superior a los US$ 34.000 por habitante. Además, permitirá complementar tecnología europea con mano de obra especializada nacional para la fabricación de bienes de capital y, desde aquí, abastecer al mercado nacional y regional.

    Desde CAME entendieron que “todo acuerdo de este tipo genera temores de amenazas y también oportunidades. Nuestras mayores amenazas están dadas por el ´costo argentino´, la estructura impositiva, la financiera, la logística, etc. que en la medida que se vaya normalizando acorde con el resto de los países desarrollados permitirán aprovechar las oportunidades que este tipo de acuerdo brindan y reducir las amenazas. Para ello, nación, provincias, municipios, sindicatos y empresarios tenemos que trabajar en pos de la reducción de nuestras cargas y barreras internas.

     

    OTRA MIRADA

    Greenpeace alertó sobre un desastre ambiental

    Según Greenpeace, el acuerdo comercial entre la Unión Europea (UE) y los países del Mercosur representa un desastre para el ambiente a ambos lados del Atlántico. Diez millones de hectáreas del bosque chaqueño, principalmente las provincias de Salta, Formosa, Chaco y Santiago del Estero, están peligro por la ganadería intensiva.

    “Intercambiar autos por vacas nunca puede ser aceptable cuando implica la destrucción de los bosques del Gran Chaco y el Amazonas, ataques a los pueblos indígenas y a la creciente hostilidad hacia la sociedad civil. Además, el acuerdo produciría un aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero”, señaló la directora de Programas de Greenpeace, Amanda Starbuck.
    “Sudamérica y la UE deben dejar de realizar acuerdos comerciales que beneficien a las grandes corporaciones y las oportunidades de exportación sin tener en cuenta el daño social y ambiental que causan. Nuestros gobiernos tienen la responsabilidad de abordar estas injusticias, en lugar de allanar el camino para quienes buscan beneficios a corto plazo”, agregó la dirigente.
    El Mercosur y los países de la UE quieren maximizar el acceso a los mercados y aumentar las exportaciones. La UE busca entrar al mercado automotriz y de autopartes, compañías de energía, bebidas y servicios financieros, entre otros. Además, apunta a que se eliminen los impuestos a la exportación y que las empresas europeas tengan acceso a licitaciones en contratos a nivel local, incluso para contratos con grandes municipios o estados.
    A cambio, la UE le ofrece a los países del Mercosur más acceso al mercado de carne de res y de pollo, azúcar y etanol para biocombustibles, entre otros productos. El ganado es el mayor impulsor de la deforestación en los bosques del Gran Chaco y Amazonas. Casi 8.000 kilómetros cuadrados de la Amazonia brasileña fueron destruidos en 2018, mientras que los planes de expansión de la industria ganadera en Argentina ponen en riesgo 10 millones de hectáreas del bosque chaqueño.
    La etapa final de las negociaciones atrajo a dos bloques opuestos: por una lado, países con industrias agrícolas fuertes como Francia, Irlanda, Polonia y Bélgica, y por otro, países más orientados a la exportación, como Alemania, España, Portugal, Países Bajos, Suecia, República Checa y Letonia.

    El grupo liderado por Francia sostiene que la agricultura europea está amenazada por las importaciones de productos agrícolas con estándares más bajos, mientras que el grupo liderado por Alemania quería que se completara el acuerdo comercial para abrir oportunidades de exportación para sus industrias automotrices.

    Macri celebró el acuerdo Mercosur-UE en el cierre de la Cumbre del G20 junto a líderes mundiales

    El Mercosur cerró histórico Acuerdo de Asociación con la Unión Europea

    Faurie, en Bruselas: avanzan las negociaciones por el acuerdo Mercosur-Unión Europea

    Lo más leído