Entre Ríos, Home, Judiciales, La Provincia, Paraná, Sociedad

Juicio al doctor Aldao: este jueves arrancan los alegatos

Los profesionales sostuvieron que los síntomas de la meningitis deben ser analizados dentro de un contexto.

 

La infectóloga Adriana Bevacqua, el legista Gustavo Bertozzi y la jefa de Terapia Intensiva del San Roque, pediatra Alejandra Pedrazzoli, brindaron sus testimonios. Hoy arrancan los alegatos.

 

Redacción El Diario | coordinacion@eldiario.com.ar

 

La del miércoles 26 de junio fue la última jornada de testimoniales del juicio que se sustancia contra el médico Ricardo Alberto Aldao, imputado del delito de homicidio culposo en relación al deceso de una niña de cinco años que ingresó al hospital San Roque con un cuadro de meningitis que no habría sido advertido por el galeno.

El médico la vio al menos cuatro veces en la guardia y a pesar de que regresaba con los mismos síntomas, insistió en que se trataba de una angina viral y la trató y medicó en consecuencia, desestimando los síntomas que indicarían que se trataba de la enfermedad que terminó con la vida de la niña, tres días después de haber sido internada.

Hoy, desde las 9.30, se realizarán los alegatos de parte. Por la acusación pública alegará la fiscal coordinadora, Mónica Carmona; por la acusación particular el querellante, Pedro Fontanetto; y por la defensa lo hará Ricardo Mulone.

Este miércoles declararon tres médicos: la infectóloga Adriana Bevacqua; el médico legista Gustavo Bertozzi y la jefa de la sala de Terapia Intensiva del hospital San Roque, la pediatra María Alejandra Pedrazzoli.

Como en jornadas anteriores en las que declararon médicos, los testimonios no fueron contundentes ni concluyentes respecto del abordaje que recibió la niña en el principal nosocomio infantil de la provincia en relación a la detección a tiempo de la patología por la que llegó a la guardia y posteriormente le causó la muerte.

En primer término Bevacqua declaró en relación a la historia clínica de la niña, a los resultados de los análisis y las punciones lumbares que se le realizaron cuando estuvo internada en la sala de Terapia Intensiva y dio su punto de vista sobre la evolución de la enfermedad y de los tiempos para abordarla.

Para la acusación se destacó que manifestó que había en la niña síntomas de alarma que hacía pensar que se estaba ante una meningitis.

También dijo que ante los primeros síntomas lo recomendable es disponer la internación del paciente, ordenar una tomografía  y una punción lumbar, además de administrar antibióticos de jerarquía.

Bevacqua sostuvo que cuando analizó los informes sobre el caso previo a la internación de la niña se encontró con documentos que no tenían firma, ni elementos para guiarse seriamente en la realización de la pericia.

Bertozzi realizó una pericia para el trámite que se sustancia por la vía civil. Consultado sobre una pericia de un forense de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, que sostuvo que los registros médicos no concuerdan con los antecedentes de la enfermedad que registran los médicos que reciben a la niña en la sala 4 y luego en Terapia Intensiva, respondió que “para nosotros es fácil porque lo vemos con el diario del lunes. En la guardia el médico ve síntomas y actúa en consecuencia, y medica”.

Así, sostuvo que a pesar de aquello “el cuadro evoluciona involuntariamente” de las decisiones del galeno, explicando que cuando se ven “discrepancias” entre el diagnóstico y la causa del deceso, al cuadro “hay que verlo en el contexto de la evolución” y aclaró que su opinión no significaba “salvarle la vida a nadie, es la realidad” en relación al imputado.

Bertozzi, como otros médicos, sostuvo que los síntomas de cefalea, vómitos, fiebre y somnolencia que presentaba la niña al acudir a la guardia también se presentan en varias enfermedades, entre ellas la meningitis, pero sí que amerita estudiarlos con más profundidad.

Por su parte Pedrazzoli recordó que tuvo que informar a los padres del deceso. Añadió que habló con el papá, que estaba “muy preocupado, angustiado y enojado, refería que había pasado algo raro”.

Al igual que otros colegas, explicó que en este tipo de cuadro “todo es relativo y hay que mirarlo en un todo, porque verlo por separado puede llevar a equivocaciones”.

También precisó, porque le leyó Fiscalía que la causa que desencadenó el deceso fue una “meningitis sub aguda”, que este diagnóstico tiene la característica de no presentarse “claramente”, lo que consideró un dato “importante”.

 

Autopsia no obligatoria

 

En un tramo de su declaración, la doctora Pedrazzoli  explicó que cuando existen “dudas, quejas” respecto de cualquier eslabón de la cadena de salud, se tiene “como norma ofrecer la posibilidad de solicitar la autopsia, para mí es de práctica ofrecerla, es un derecho de los padres tener un diagnóstico definitivo” sobre las causas del deceso.

Así, explicó que para solicitarla hay que realizar una denuncia ya que el hospital no la tiene entre sus obligaciones.

 

Declararon médicos y enfermeras en el juicio por una muerte en el San Roque