Deportes, Entre Ríos, Galería, Home, La Provincia, Paraná, Sociedad

Un recibimiento con honores

Una llegada con bombos y platillos a la capital entrerriana.

 

La comunidad paranaense le brindó una cálida recepción al seleccionado argentino de softbol, integrado en su mayoría por jugadores paranaenses. Un hito en la historia del deporte en una ciudad con cultura del bate y el guante.

 

Redacción El Diario | coordinacion@eldiario.com.ar

 

Seguramente la jornada de este martes, no será una más en la historia del softbol argentino y mucho menos en la del deporte paranaense.

Es que la llegada de la selección nacional, que cuenta en su plantel con 13 de sus 17 jugadores nacidos en clubes de la capital entrerriana, fue quizás hasta inesperada. Muy merecida y a la vez sorprendente.

La gente acompañó en una gran caravana a los artífices de una valiosa gesta, que llegaron desde Praga. Familiares, amigos y allegados al plantel, recibieron a la delegación sobre la Ruta Provincial 11 Km 8, a la altura de Vialidad Provincial y desde allí, con mucho ruido, color y mucho brillo, escoltaron a los jugadores que fueron recibidos en Casa de Gobierno.

Una caravana de casi dos kilómetros acompañó al plantel argentino. Fotos: Sergio Ruiz.

 

“Esto es un sueño hecho realidad”, coincidieron los protagonistas de una gesta histórica. Fotos Sergio Ruiz.

 

DE PRINCIPIO A FIN. El domingo la selección nacional de softbol superó 3 a 2 a su par de Japón, en una reñida final y festejó a lo grande, en una celebración que no cesó hasta llegar a Paraná.

Tal como se había previsto, la llegada del plantel a la capital entrerriana fue épica. Los campeones tuvieron un merecido recibimiento que se vivió con una enorme caravana desde Oro Verde hasta la explanada de Casa de Gobierno.

Los festejos comenzaron a la altura de la Facultad de Informática, donde los jugadores abordaron dos autobombas dispuestas para iniciar el recorrido hacia el Centro Cívico.

De la partida, junto a ellos, fueron camionetas, autos, motos y bicicletas que acompañaron con emoción, lágrimas y banderas a un equipo que llevó adelante un trabajó a largo plazo que dio sus frutos. Muchos paranaenses salieron a la calle para saludar a los campeones, que con llanto mediante, retribuyeron la gratificación.

Dos autobombas llevaron al plantel que vivió un festejo intenso en la ciudad.

La sirena de los Bomberos Voluntarios comenzó a sonar en Oro Verde y casi 50 minutos después, empezó a escucharse en cercanías a Avenida Ramírez, seguidas por una larga cola de más de dos kilómetros de vehículos.

Cerca de las 17.30, finalmente los campeones del mundo llegaron a Casa de Gobierno donde también había una importante cantidad de gente esperando al seleccionado.

Allí, fueron recibidos por el vicegobernador Adán Bahl, la ministra de Desarrollo Social, Laura Stratta y el secretario de deportes de la provincia, José Gómez.

“La verdad que nunca nos hubiéramos imaginado un recibimiento así, es realmente un sueño. Mucha gente de la que hoy nos acompaña, nos apoyó y respaldó durante todo un proceso de muchos años y por suerte pudimos devolverle el gesto”, afirmó el capitán Bruno Motroni, quien además le agradeció a cada uno de los presentes. “Gracias a cada uno que se tomó el tiempo de venir a acompañarnos, de mandarnos un mensaje, un video. Esta es la familia del softbol y se merecía un premio de éstos. Muchas gracias y vamos Argentina”, sostuvo con énfasis.

El equipo levantó la Copa del Mundo frente a todos y una vez más, los aplausos se hicieron sentir al grito de “dale campeón, dale campeón”.

“Desde que empecé a jugar al softbol, toda mi vida deseé jugar en la selección y fueron 20 años pensando en tener este trofeo en mis manos y finalmente se hizo realidad”, comentó Mariano Montero.

Por su parte, Bahl, entregó dos placas en reconocimiento al título obtenido y le agradeció al plantel por “esta gran alegría para los entrerrianos y especialmente para los paranaenses”.

Los flamantes campeones del mundo no escatimaron tiempo en sacarse fotos ni firmar autógrafos con todos y cada uno de los que se acercaron para tener un recuerdo de este histórico momento.

Los campeones del mundo ya están en casa

HISTÓRICO. El Mundial masculino de sóftbol se juega desde 1966 y el dominio es claramente anglosajón. Es que Nueva Zelanda es el máximo ganador, con 7 títulos entre 1976 y 2017. A su vez, Estados Unidos ganó 5 entre 1966 y 1988, mientras que Canadá se llevó 4 y Australia ganó el de 2009.

Argentina se consagró campeón en su décima participación mundialista, con un progreso constante, lo que habla a las claras de que se trabajó en silencio y a largo plazo.

En Tacoma 1980, la Selección fue duodécima y cuatro años después terminó novena en Midland, también en Estados Unidos. Volvió a jugar en 1992, y finalizó sexta en Filipinas, mientras que en 1996 se ubicó novena en Midland.

En 2004, en Christchurch, Nueva Zelanda, comenzó la racha ininterrumpida de presencias en Mundiales con un octavo lugar y la progresión siguió al terminar séptima en Saskatoon 2009, cuarta en Auckland 2013, séptima en Saskatoon 2015 y cuarta en Whitehorse 2017.

Softbol: “Tocamos el cielo con las manos”