21.8 C
Paraná
sábado, enero 18, 2020
  • Paraná
  • Entre Ríos
  • Cultura
  • Sociedad
Más

    En el día de la ciudad, su historia a través de su arquitectura

    Colaboración Fernando Ponce (*)

     

    Paraná nunca fue fundada oficialmente. Surgió como un poblado de un grupo de colonos que vinieron de las costas de Santa Fe. Por eso, en principio se llamó Baxada de la otra Banda del Paraná, nombre que se fue acortando hasta llegar al actual. Con el tiempo, el caserío se fue organizando, institucional y políticamente, hasta que la Asamblea del Año XIII le otorgó el rango de villa. Fue el 25 de junio de 1813 y esa fecha se conmemora como Día de la Ciudad.

     

    En 1715 el caserío de la Bajada había cobrado cierta importancia y estaba integrado por españoles y aborígenes. La fertilidad del suelo y la abundancia del ganado cimarrón, conjuntamente con la pacificación lograda con las tribus de la región, otorgaron el marco propicio para que se asentara un poblado.

    El 23 de octubre de 1730 marca un hito en la historia de la Bajada. En ese momento tiene lugar el primer reconocimiento oficial del poblado, cuando el Cabildo Eclesiástico de Buenos Aires dispone la creación de la Parroquia bajo la advocación de la Inmaculada Concepción.

    Como Paraná no fue fundada sino que tuvo su origen en la radicación espontánea, esa fecha tiene mucha trascendencia pues marca el inicio de la organización religiosa, administrativa y política de la ciudad.

    En 1731 llegó desde San José del Rincón la imagen de la Virgen Nuestra Señora del Rosario que se encuentra en la Iglesia Catedral y es considerada “Patrona y Fundadora de Paraná”.

    Un siglo después un hecho curioso define su veneración. El 1 de enero de 1825 en una elección popular que tuvo lugar en la Plaza 1º de Mayo, la feligresía dirimió sus simpatías, y es así que San Miguel resultó electo Patrono Provincial y la Virgen del Rosario, Patrona de Paraná. En el brocal del aljibe que fuera descubierto hace algunos años en la plaza principal se colocó la urna donde los vecinos depositaron sus votos.

    Otro hito fundamental fue cuando la Asamblea General Constituyente del año 1813 sancionó una Ley, el 25 de junio, mediante la cual se elevó al poblado al rango de Villa, logrando así su independencia de la jurisdicción de Santa Fe y facultando al gobierno para designar a los integrantes del Cabildo.

    Andrés Pazos fue designado primer alcalde ordinario por el gobierno central. En Paraná una calle honra su memoria, e igualmente otra recuerda el memorable 25 de junio. Con posterioridad, en 1826 la villa obtendría el rango de ciudad.

     

    ALREDEDOR DE LA PLAZA PRINCIPAL

    La vida cívica y social de la ciudad se desarrolló alrededor de la plaza principal. Así lo testimonian los edificios que allí se erigen, los que aún se conservan y también los que fueron derrumbados pero sus imágenes perduran en fotografías y pinturas. Allí se asentaron las principales instituciones sociales, educativas, políticas y religiosas.

    Cuatro templos se construyeron sucesivamente en el actual solar que ocupa la Catedral. La primera capilla fue un ranchito de paja y adobe que se erigió en 1730. La construcción del edificio actual se realizó durante la gobernación de Eduardo Racedo y el proyecto perteneció a Juan Bautista Arnaldi. La Catedral abrió sus puertas al culto el primer domingo de octubre de 1886. Es una de las más importantes del país y fue declarada Monumento Histórico Nacional en 1942.

    Por otra parte, el edificio del Palacio Episcopal data de mayo de 1898 y se construyó cuando era obispo monseñor José María Gelabert y Crespo. Hasta entonces, la sede de la curia era la ex residencia de Justo José de Urquiza, en donde actualmente está el edificio del Correo.

    El Palacio Municipal se inauguró el 31 de diciembre de 1890. Se construyó sobre un terreno cedido para este fin por el gobierno de la provincia, ante la gestión del intendente Enrique Berduc. El proyecto corresponde a don Santos Domínguez y Benguria, por entonces miembro del Concejo Deliberante. Los trabajos comenzaron en octubre de 1889 a cargo de la Empresa Borgobello y Forlessi.

    En el actual Colegio Nuestra Señora del Huerto funcionó el Senado de la Confederación Argentina, al ser designada Paraná en 1854 sede del gobierno.

    El edificio fue usado como tal entre 1859 y 1861, cuando por motivo de la Batalla de Pavón y posteriores acontecimientos, Paraná dejó de ser capital de la Confederación. Fue declarado Monumento Histórico Nacional el 4 de febrero de 1942. Además, la Casa de Gobierno y la Cámara de Diputados de la Confederación funcionaron en el solar donde está emplazado el edificio de la Escuela Normal José María Torres, primera en su tipo creada por el presidente Domingo Faustino Sarmiento en 1870.

    Cuando Paraná fue capital de la Confederación, el general Urquiza ordenó la construcción de una Casa de Gobierno acorde a las necesidades de esa función y para que albergara a las máximas autoridades nacionales. Ese edificio fue demolido en 1929 y en el solar que actualmente ocupa funciona la Escuela Normal cuya piedra fundamental se colocó el 27 de noviembre de 1927, siendo también destinado para la Facultad de Ciencias Económicas y Educacionales y el Instituto Nacional Superior del Profesorado y su estilo corresponde al academicismo francés.

     

    ALGUNOS EDIFICIOS HISTORICOS

    Podemos realizar un recorrido por los principales edificios históricos de la ciudad.

    El actual edificio del Teatro Municipal 3 de Febrero fue inaugurado el 18 de octubre de 1908 y construido en el mismo solar que ocupaba el que mandó a construir el general Urquiza en 1851. La decoración del plafond fue obra del notable pintor Italo Piccioli, autor de la ornamentación del templo de Gualeguaychú y de la Iglesia de Concepción del Uruguay. Asimismo actuó como decorador el pintor Rafael Tentor. El edificio fue remodelado con motivo de haber sido elegido como sede para la apertura de la Convención Nacional Constituyente en 1994.

     

    – Biblioteca Popular. La piedra fundamental de la Biblioteca Popular de Paraná se colocó el 25 de mayo de 1908, fue proyectado por el arquitecto Rodolfo J. Fassiolo. La institución fue fundada el 1 de marzo de 1873, durante la gobernación de Leónidas Echagüe. El edificio conserva el estilo academicista italiano.

     

    – Correos. Ese edificio ocupa el solar donde estuvo emplazada la residencia particular del Gral. Justo José de Urquiza, cuando fue Presidente de la Confederación Argentina. La misma fue demolida y dio paso en 1932 a la construcción actual donde funcionan las oficinas del Correo. De la casa de Urquiza se conservan los dos leones de mármol flanqueando la puerta principal de ingreso, incorporados a la nueva edificación de principios del siglo XX.

     

    – Centro Comercial. El Centro Comercial tiene sus inicios el 26 de agosto de 1898, cuando un grupo de vecinos deciden fundar una entidad representativa del comercio y de diversas actividades económicas. Su primer presidente fue Guillermo Thompson. Esa institución inaugura la sede social de calle 25 de Mayo, el 15 de septiembre de 1930. La construcción del edificio se había iniciado en 1929 abarcando en su conjunto a la Sala del Cine Mayo, cuya función inaugural tuvo lugar el 26 de julio del mismo año con la exhibición del filme Evangelina.

    La Sala Mayo tuvo una importante gravitación en la cultura de los paranaenses, y marcó toda una época para el cine y el teatro local, con espectáculos musicales que tuvieron como protagonistas a Carlos Gardel, entre otros destacados del país. Funcionó con altibajos hasta el año 2000 en que se desmanteló definitivamente para dar lugar a la instalación de un restaurante.

     

    – Club Social. En la actual sede del Club Social estaba ubicado el solar que perteneció a doña Gregoria Pérez de Denis, considerada una Patricia Argentina. El Club Social fue fundado en 1904. La obra es del arquitecto Bernardo Rígoli. Tiene una galería abalaustrada que marca un espacio de tradición entre la calle y los salones, a través de una loggia de pilastras separadas por arcos de fuerte presencia italianizante. En su interior se destacan el salón principal denominado Salón Dorado con fuertes reminiscencias francesas y el patio Andaluz.

     

    – Parque Urquiza. Después de la muerte del general Urquiza, su viuda doña Dolores Costa donó terrenos a la Municipalidad de Paraná para que sea destinado como paseo público. El Parque fue inaugurado en un principio como Plaza Urquiza, el 24 de diciembre de 1895. Tiempo más tarde, durante la intendencia de don Francisco Bertozzi se le da el actual diseño. Son 44 hectáreas divididas en tres niveles: Costanera Alta, Media y Baja.

     

    – Casa de Gobierno. El edificio de la Casa de Gobierno fue proyectado por el Departamento Topográfico de la Provincia bajo la Dirección del arquitecto Bernardo Rígoli, aprobándose su construcción el 20 de julio de 1885, durante la gobernación de Eduardo Racedo. El reloj de la Casa de Gobierno merece un párrafo aparte. Se decide su instalación en 1886 llamando a licitación, la que se adjudica a la firma Hoffmann y Zentner de la ciudad de Corrientes.

     

    – Puerto Viejo. El Puerto Viejo tuvo un importante movimiento comercial y fluvial entre 1854 y 1860 cuando Paraná fue Capital de la Confederación Argentina, aunque la época de mayor apogeo fue en la década del 80. La actividad en el Puerto Viejo comenzó a declinar a principios de 1900, cuando los bancos de arena frente a las costas y las dificultades que ocasionaban en el transporte de carga y de pasajeros, determinaron la aparición del Puerto Nuevo.

     

    (*): Arquitecto, especialista en Patrimonio Urbano/Arquitectónico.

     

     

    Hoy es el día de Paraná, la ciudad que no fue fundada

    Lo más leído