32.9 C
Paraná
domingo, enero 26, 2020
  • Paraná
  • Entre Ríos
  • Política
  • Sociedad
Más

    La Bancaria afirma que el déficit de empleados afecta el servicio

    Una manifestación sorpresiva de los empleados se realizó este viernes en la sucursal Centro del Nuevo Banco de Entre Ríos. La Asociación Bancaria reclama por incorporación de recurso humano y pide una reunión entre el gobierno, el banco, y el sindicato para “marcar cómo debería ser el funcionamiento para atender bien a los clientes” en esa entidad.

     

    Redacción El Diario | coordinacion@eldiario.com.ar

     

    “El problema viene desde hace mucho tiempo”, dijo a EL DIARIO el secretario adjunto de la Asociación Bancaria; Augusto Gervasoni, antes de asegurar que “cualquier cliente o usuario de los servicios del banco, con que solo concurra una vez al mes sabe que tiene una demora de atención, lo que deriva en una situación muy complicada en todas las sucursales”, describió Gervasoni.

    El dirigente explicó que en el banco hace cuatro años había alrededor de 1200 empleados y hoy rondan los 820. “Hay un vacío de personal que genera estas situaciones de conflicto en todas las sucursales”, reiteró.

    En la sucursal Paraná Centro, la número 1, en la intersección de Monte Caseros y 25 de Mayo, en el subsuelo, ingreso por Monte caseros, hay unos 12 puestos de caja y “ayer estaban vacíos, sin atención por falta de personal. No había nadie trabajando”, relató. “Hasta eso hemos llegado y lo cierto es que no se quiere brindar el servicio con calidad como debería ser”, aseguró Gervasoni. Dado esa situación, acotó que se atendía en el piso superior en otro sector del banco lo cual significa una “recarga al poco personal que estaba trabajando, con extensión de jornada a clientes que debieron esperar un par de horas”.

    En general las cajas de ese sector son para clientes con cuentas, cajas de ahorro, plazos fijos, en fin, algo más sectorizado, mientras que abajo puede ingresar cualquier usuario. “Ayer se mezcló todo”, graficó el dirigente.

     

    El secretario adjunto de la Asociación Bancaria; Augusto Gervasoni, dialogó con EL DIARIO y dio cuenta de la problemática en el Bersa por la cual ayer se realizó una manifestación.

    Desde la Asociación Bancaria se plantea “vaciamiento institucional” por la falta de personal porque “se han jubilado un montón de compañeros y otros se han retirado por acuerdo mutuo con la patronal porque están próximos a jubilarse, u otras realidades”. Como consecuencia, “se genera una situación con casi 400 personas menos y las sucursales están todas en un panorama muy difícil”.

    Gervasoni admitió que “si bien podría entenderse que esto ocurre luego de un día feriado, como fue el jueves 20”, precisó que “hubo un imprevisto por cuestiones familiares de dos compañeros y eso hizo que el desequilibrio de la sucursal haya sido muy importante”. No obstante, añadió que “nosotros planteamos que esa situación ya viene mal, porque el miércoles 19, había tres cajas abiertas en la sucursal, y faltan dos compañeros y se tuvo que cerrar el sector. La situación es difícil”, reiteró.

    Hubo en este contexto una reunión con las autoridades del banco para ver qué solución encontraban. “Ellos plantean una diferencia de perspectivas” con las que se observa una misma situación. Esta respuesta derivó en una asamblea con los empleados. “Esto fue porque falta un empleado y se desequilibra la atención. Estamos hablando de la sucursal más importante del banco, la casa central que es la vidriera principal de la entidad. Imaginate en otras sucursales. En Victoria, en Seguí, han abierto a las 10, porque no había personal para abrir”, comentó el secretario Adjunto de la Bancaria con relación al impacto que la disminución de personal tiene en la entidad crediticia.

     

    TECNOLOGÍA. En los bancos en general hay un interés en que los clientes utilicen los medios electrónicos. “Si anduviera toda la tecnología y el usuario del banco la utilizara está bien, pero la gente quiere seguir yendo al banco. Esa idiosincrasia la tenemos que respetar hasta que la gente se decida a usar los sistemas alternativos” opinó Gervasoni. “Acá es compulsivo, te expulsan de la atención en la sucursal y obligan a recurrir a los canales alternativos”, se quejó. Aseguró que “tampoco invierte lo necesario en tecnología porque se cae el servicio y todo lo que el usuario sabe”, acotó en cuanto a la utilidad de los medios electrónicos.

    En síntesis, “nosotros –dijo- estamos pidiendo personal efectivo que trabaje en el banco, más gente que esté dedicada a la atención al público hasta que ese uso generalizado de internet que ellos pretenden se dé. Mientras tanto, que atiendan en el banco”.

    En el análisis de la problemática, Gervasoni no pasó por alto que “el banco tiene clientes cautivos por ser agente financiero de la provincia”, en el resto del sistema financiero elige el cliente. Analizó: “Concretamente cuando uno elije un banco sabe a lo que se atiene, pero en el Banco de Entre Ríos te ponen las condiciones sin que uno tenga alternativas. A los jubilados mayores que hacen un esfuerzo grande para ir a cobrar todos los meses, lo quieren mandar al cajero a sacar toda la plata o a pagar con débito. Son culturas muy difíciles de cambiar”.

    Desestimó problemas de la institución para incorporar personal. “El sistema financiero tiene rentas extraordinarias, con la reducción de personal maximiza aun más las ganancias que ya son extraordinarias, a costa del usuario y del trabajador” definió.

    Acerca de soluciones, “ante esta situación de no respuesta del banco a la gente, no ya al sindicato, la organización plantea una reunión gobierno, banco y trabajadores para marcar cómo debería ser el funcionamiento para atender bien a los clientes. Ojalá el gobierno pueda escuchar y hacerle entender al banco el nivel de vaciamiento que está llevando adelante”, concluyó.

     

    Lo más leído