Entre Ríos, Galería, Home, La Provincia, Policiales, Sociedad

“Se tiraban de esquina a esquina”, dijo una testigo en el juicio por el crimen de Morato

Asesinato en Vicoer XII. Última audiencia de testimoniales.

 

La mejor amiga y cuñada de Facundo Morato, quien murió un mes después de recibir un disparo, dio un contexto de la situación de violencia que determinó la relación de la familia de la víctima con los dos imputados y un menor que ya se hizo responsable del crimen. La pareja de uno de los imputados intentó ubicarlo fuera del lugar del hecho.

 

Redacción El Diario | coordinacion@eldiario.com.ar

 

Dos mujeres declararon en la última audiencia de testimoniales en el juicio que se sustancia para determinar la responsabilidad de Leandro Rene, de 27 años, y Gustavo Mancini, de 26 años, que son juzgados por el crimen de Facundo Morato, ocurrido el 16 de junio de 2016 a la 1.20.

Por el crimen, un menor de 16 años, hermano de Rene ya fue condenado en un juicio abreviado a cinco años y seis meses de prisión. Ayer, cada una desde su lugar dejó una postal del contexto de violencia que se vivía en la zona de los barrios Vicoer XII y Gauchito Gil como consecuencia del enfrentamiento que comenzó a partir de una disputa por una chica.

Natalia Costa dijo que era la mejor amiga de la víctima y añadió que ésta tenía una relación con su hermana que dio como fruto una hija que tiene dos años y medio. La joven comenzó su declaración refiriendo a “los quilombos estos, el bardo con este grupo viene de hace rato y terminó así”.

Costa manifestó que en el conflicto participaban familiares de Morato y los dos imputados y el menor, apodado Pato o Tuerto. En este sentido, indicó que “los Morato también tiraban” y añadió “les respondían, creo que Talo y Carlitos”. Talo es Gonzalo Morato, tío de la víctima, y Carlitos, es Carlos Rodríguez, primo de aquella. Ambos declararon en el debate.

“Se tiraban de esquina a esquina” recordó Costa, que sostuvo que antes del hecho se comunicaba con el menor condenado por la red social Facebook y después no lo volvió a contactar. En esas conversaciones, según manifestó, le pedía que no fuera “a tirar” a la casa de la familia Morato porque ella estaba con otras amigas, recibiendo por respuesta “que no vayamos así podían ir a tirar”. La chica sostuvo que el menor le enviaba fotos portando armas. Las imágenes fueron exhibidas en la audiencia. El fiscal le preguntó qué le decía el menor cuando le enviaba esas fotos armado y la chica respondió “no sé, bolazos”.

 

Armas

Desde la vereda de enfrente, Diana Miranda, pareja de Rene, intentó sostener la versión que aquel dio cuando prestó declaración indagatoria. En esa ocasión dijo que estaba en su casa en barrio Capiba, con su pareja y sus hijos, cuando recibió un llamado de su hermano.

Miranda sostuvo esta versión y ratificó el llamado. Respecto de éste, dijo que se enojó porque dormían, y sostuvo que le dijo a Rene “cómo rompe las pelotas”. Que tras cortar le preguntó “¿qué pasó?”, recibiendo por respuesta “me dijo que le pegó un tiro a uno de los Morato”.

Al ser consultada sobre si a su cuñado, el menor condenado del que dijo no tener relación, le habían secuestrado un arma, respondió que sí. También reconoció que en su casa tenían armas de puño, pero añadió que “eran de mi cuñado Mario Rene que está preso”. Incluso reconoció que aquel no tenía registro de legítimo poseedor.

 

Escena

Luis Álvarez, efectivo de la División 911, recordó que la noche del crimen llegó al lugar en un móvil de la División junto a otro de la comisaría décima. En el mismo sentido que otros policías que declararon en el juicio, reconoció que en el lugar los familiares del chico herido estaban “alterados, exaltados”.

Álvarez recordó que entró a la vivienda y encontró al chico acostado en el piso boca abajo. Dijo que le preguntó qué le pasó y recibió por respuesta “me la pegaron”, pero añadió que no le dijo quién le disparó.

El funcionario recordó que una semana o diez días antes del hecho, la casa de la familia Morato fue baleada y que se denunció que el tirador fue Rene.

 

Pedidos de condena

Hoy viernes será la etapa de alegatos finales. En los alegatos de apertura, el fiscal Juan Ramírez Montrull adelantó que pedirá 15 años de prisión para Rene y 12 años para Mancini. Alberto Salvatelli, que defiende a Rene, y los defensores públicos, Sebastián Lescano y Fernando Callejo, instarán la absolución. Los imputados enfrentan cargos por los supuestos delitos de Amenazas calificadas y Homicidio simple, en concurso real.

Hoy se concretará la etapa de alegatos finales.

 

Juicio por el homicidio de Facundo Morato

Juzgan a dos jóvenes por un crimen originado en una disputa por una chica