Cultura, Home, Paraná

Habrá una disertación sobre la presencia italiana en la arquitectura de Paraná

El Centro Ligure y el Club Social de Parná, con motivo del mes de la Italianidad organizan para hoy a las 19, en San Martín 958, una disertación del arquitecto Fernando Ponce, Especialista en Patrimonio Arquitectónico, quien a través de fotografías tratará el tema “Presencia italiana en el patrimonio arquitectónico de Paraná”.

 

Esta actividad cuenta con la adhesión del Archivo General de Entre Ríos y de la Sociedad Italiana de Paraná y se desarrollará en el Club Social, San Martín 958, con entrada libre y gratuita.
Durante las décadas finales del siglo XIX llegaron a Entre Ríos miles de inmigrantes de distinto origen que poblaron su territorio e hicieron crecer las ciudades. Estas ciudades tendrán, con el pasar de los años, un cierto sello italiano en los frentes de sus edificios, debido a la intervención de un buen número de italianos en su diseño o construcción. Durante la etapa de la Organización Nacional se adoptará una arquitectura llamada neorrenacentista.

A partir de 1820 surgen en distintos lugares de Toscana, Lombardia, Génova, arquitectos que toman a la arquitectura renacentista como su medio de expresión, recreada en lo que se llamó neorrenacimiento o neorrenacentismo y que inmediatamente se identificó con principios de Italia libre y unida.
Si bien esta influencia fue continuada durante décadas, en la arquitectura de Paraná se observan las obras de tres profesionales nacidos en Italia: Santiago Danuzio, Bernardo Rígoli y Juan Bautista Arnaldi.

Poco probable es encontrar arquitectura donde no hayan trabajado albañiles, constructores, arquitectos e ingenieros italianos dejando su impronta.

Hay tener en cuenta que el gusto por lo italiano en arquitectura primó durante casi todo el siglo XIX y principios del siglo XX, era la necesidad de imponer el lenguaje del neoclasicismo italiano, es decir construir “a la italiana”.

A los ya citados, Danuzio, Rígoli y Arnaldi, que nos legaron monumentos históricos nacionales, hay que agregar Buschiazzo autor de notables edificios escolares, Fasiolo y Storti, que actuaron en las primeras décadas del siglo XX, Juan Cavallo uno de los proyectistas más notables por el volumen y calidad de sus obras. Pero también deben mencionarse a Giandana, Sessarego, Borgobello, Volpe y Gaggero, Natali, Menegazzo, Fabro o Alfeo Zanini.

Obras como la Catedral Metropolitana, el Ex Senado de la Confederación Argentina (Hoy Colegio del Huerto), Biblioteca Popular, Ex Plaza Hotel, Club Social, Casa de Gobierno, Palacio Arzobispal, Centro Comercial y Ex Sala Mayo, Teatro 3 de Febrero, Museo de Bellas Artes, Casa de la Cultura, Casa de Los Berduc, Biblioteca Provincial o las viejas casonas de Puerto Viejo; nos hablan de esa presencia italiana, de sus autores, de la manera de construir, y sobre todo de la herencia histórica que es necesario rescatar y valorar.