Cultura, Paraná, Sociedad

“Invisible”: en el Ciclo Miércoles de cine

Dentro del ciclo Miércoles de cine, del Círculo Odontológico de Paraná se presenta hoy el film “Invisible”, del director Pablo Giorgelli (ganador de la Cámara de Oro con “Las acacias” a la mejor opera prima en Cannes 2011, un premio nunca valorado en su real significancia).

 

Giorgelli no suele subrayar lo que cuenta. Tampoco juzga ni cuestiona. “Invisible” sigue en su vida diaria a la protagonista, una solitaria tal vez más a su pesar que lo que ella desearía.

Ely tiene 17 años, vive en un típico edificio de monoblocks en la zona sur de Buenos Aires y está cursando el último año de la secundaria. Todos los días, luego de asistir a clases, trabaja en una pequeña veterinaria, único sostén económico aparente, tanto para ella misma como para su madre, quien parece estar atravesando el comienzo de una depresión clínica de cierta envergadura. La primera escena la encuentra sentada en su banco escolar, “escuchando” el dictado de una lección acerca de los husos horarios en el mundo. Su rostro es una clásica efigie de la adolescencia: desinterés absoluto ante lo que considera un saber innecesario. O tal vez haya otras cosas que la preocupan en ese momento, como podría indicarlo el “estoy descompuesta, no puedo ir a trabajar” que le comunica telefónicamente al dueño de la veterinaria. A los quince minutos de proyección, Invisible, cuyo guión –escrito por el propio Giorgelli junto a María Laura Gargarella– hace de la concisión una de sus mayores virtudes, resulta evidente que Ely mantiene una relación con el hijo de su jefe, bastante mayor que ella, y que uno de los corolarios de ese vínculo es un embarazo en curso.

 

DILEMA

“No lo voy a tener”, le dice Ely a la obstetra que le comunica las novedades en el hospital, quien rápidamente le aconseja hablar con su familia y con “el padre”, recordándole asimismo que en la Argentina abortar es absolutamente ilegal, salvo notables excepciones. Primer escollo en una serie de muros de gran altura y pocos puntos de asidero. El segundo llegará cuando intente infructuosamente, junto a su mejor amiga, conseguir ciertas pastillas en una serie de farmacias, situación que el mercado negro parece ser capaz de subsanar rápidamente. Mientras trascurren las primeras jornadas del embarazo y Ely ve madres con hijos pequeños en todos lados, las noticias en los televisores destacan los guarismos de la pobreza en la sociedad argentina, algún robo a mano armada, un paro o un corte de calles, la única caída en la tentación de una descripción general y un poco al paso que parece pergeñada, en gran medida, para el espectador de otras partes del mundo.

 

PERFECCIÓN

El modelo estético e incluso ético de Invisible es deudor, al menos en parte, del de los hermanos Jean-Pierre y Luc Dardenne: una situación inesperada pone a la protagonista en una disyuntiva, ante la cual deberá tomar una difícil decisión. En este caso, un embarazo no deseado, cuyo origen y circunstancias suman otra serie de complicaciones, es el punto de partida para una descripción indirecta de las escasas posibilidades que se le ofrecen a una joven de clase poco acomodada a la hora de decidir qué hacer con su propio cuerpo. Giorgelli evita en gran medida la declamación y el uso de elementos que subrayen dramáticamente las acciones y diálogos, y resulta notable la ausencia absoluta de música incidental. Cine realista y social en el cual resulta evidente el compromiso con el tema, pero que a pesar de ello nunca abandona a su protagonista en el lodo de la alegoría, “Invisible” cuenta con la notable actuación central de Mora Arenillas, uno de esos roles rutilantes que parecen definir en gran medida el éxito artístico del proyecto cinematográfico en su conjunto. Su silenciosa Ely encarna a la perfección la resistencia a esa invisibilidad que el título de la película pone de relieve.

Mora Arenillas se suma a ese registro que cuida el realizador, de no expresar más que con mínimos movimientos lo que siente, lo que piensa, lo que padece y lo que no comprende su personaje. Invisible es sentir que se va por la vida sin que a nadie le preocupe su existencia.

Pero “Invisible” no es un filme sólo sobre el aborto. No es una película militante, denuncia a un Estado ausente, pero lo que prima es el drama intimista de esta adolescente.

Datos

La proyección es hoy miércoles 12 de junio, a las 20.45, en el Auditorio de la Institución, Corrientes 218, con entrada libre y gratuita.

Para la siguiente función –el 26 de junio– se anuncia “Sostiene Pereira”, dirigida por Roberto Faenza con la actuación del gran Marcello Mastroianni.

“Invisible” cuenta con la notable actuación central de Mora Arenillas.