Paraná, Policiales

Juicio por el homicidio de Facundo Morato

Policías sostuvieron que el primer señalado por el crimen en Vicoer XII fue un menor.

 

En el crimen de Facundo Morato, que ocurrió a partir de una disputa por una chica, los primeros testimonios en el lugar del hecho señalaron la responsabilidad de un menor de 16 años que ya resolvió su situación legal en un juicio abreviado. Familiares insisten en la autoría de los dos imputados en este juicio.

 

Redacción El Diario | coordinacion@eldiario.com.ar

 

En la segunda jornada de la audiencia para determinar la responsabilidad de Leandro Rene, de 27 años, y Gustavo Mancini, de 26 años, por el crimen de Facundo Morato, ocurrido el 16 de junio de 2016 a la 1.20, dos funcionarios policiales que llegaron a barrio Vicoer XII minutos después del hecho, sostuvieron que los primeros testimonios recabados en un escenario de caos, apuntaron hacia un menor de 16 años, apodado Tuerto o Pato.

Éste ya resolvió su situación procesal mediante un juicio abreviado en el que aceptó cumplir la pena de cinco años y seis meses de prisión. Sin embargo, familiares de la víctima insisten en señalar la responsabilidad de los dos imputados en este debate.

Escenario

Soraya Sánchez y Emmanuel Franco, ambos funcionarios de la Policía de Entre Ríos, sostuvieron que al llegar al lugar del crimen encontraron un escenario “caótico”, con “mucho disturbios”, con una familia “nerviosa y agresiva” que les impidió ingresar a la escena del hecho.

Ambos recordaron que allí les dijeron que el autor del disparo que hirió al chico de 16 años, que falleció un mes después en el hospital San Martín, lo efectuó un menor apodado “el Tuerto”, que es hermano por parte de madre de Rene.

Sánchez añadió que aquella primera versión se la dio la madre de la víctima, Gisela Morato, y una tía, Jésica Cabrera. Incluso precisó que la mamá se la reiteró en el nosocomio.

Sin embargo, ambas testigos no lo manifestaron cuando declararon. Ayer, Cabrera dijo lo que dice toda la familia Morato: que fueron Rene, Pato y Pitu Mancini. Por esta contradicción, los defensores públicos Sebastián Lescano y Fernando Callejo, solicitaron un careo del que luego desistieron. Lescano y Callejo representan a Mancini; Alberto Salvatelli a Rene; y la acusación pública la impulsa el fiscal Juan Ramírez Montrull.

Olvido

Sánchez y Franco incurrieron un “olvido” en sus declaraciones, que tiene que ver con el motivo por el cual familiares del chico asesinado no los habrían dejado ingresar a la casa a realizar las tareas de rigor y sí lo hicieron con los efectivos de la División Criminalística.

La primera pista la dio la mamá de la víctima cuando declaró que por un incidente ocurrido el 15 de julio de 2016 a la tarde -horas antes del crimen- en la plaza de barrio Vicoer, en el que los dos imputados y el menor condenado, la amenazaron a ella y a sus hijos exhibiendo un arma calibre 9 milímetros y diciéndoles “gato, puto, esta noche les vamos a caer y los vamos a matar a todos pedazos de puto, váyanse del barrio porque los vamos a matar”.

Morato declaró que le pidió a Sánchez que le brindara protección, habida cuenta de la grave amenaza que se habría concretado en las primeras horas del 16 de julio. Con el hecho consumado, cuando los efectivos de la comisaría décima llegaron al lugar el clima para con ellos no era el mejor.

En la audiencia de este martes declararon dos policías.

 

Minoridad

Este martes también declaró María Facciano, funcionaria de la División Minoridad, que explicó que tomaron intervención el día del hecho por pedido de la Fiscalía de menores. Para las defensas esto avalaría la hipótesis que en un primer momento sólo se sospechó de un solo autor menor de edad.

Carlos Rodríguez, primo de la víctima, recodó que la noche del crimen estaba durmiendo cuando escuchó dos o tres disparos seguidos, salió de la habitación y vio a Morato en el piso largando sangre por la boca. Sostuvo que con otro primo menor, corrieron a los atacantes y que en un momento se detuvieron y se gritaban e insultaban, y regresaron a su casa.

El chico, como todos los testigos refirió la conflictiva relación entre su familia y los dos imputados y el menor condenado. No obstante, fue evasivo al responder a la pregunta sobre denuncias contra sus familiares. Minutos antes, los funcionarios habían afirmado que la familia Morato era “conflictiva” y que las denuncias eran cruzadas.

Vaina

En la segunda jornada del juicio, el hermano de la víctima declaró y dijo que el ataque fue con un revólver calibre 22.

Este martes, Franco recordó que en la casa se secuestró una vaina de aquel calibre, pero ante una pregunta de la defensa respondió que fue disparada con una pistola semiautiomática. Esta expulsa la vaina, el revólver la retiene en el tambor.