Paraná, Policiales, Sociedad

Juzgan a dos jóvenes por un crimen originado en una disputa por una chica

El hecho ocurrió hace tres años en barrio Vicoer XII.

 

Redacción El Diario | coordinacion@eldiario.com.ar

 

El asesinato de Facundo Morato, que tenía 16 años cuando recibió un disparo en un confuso episodio, tiene a un joven de 16 años condenado en un juicio abreviado y a dos más sentados en el banquillo de los acusados. El principal sospechoso sostiene que no estaba en el lugar del hecho y acusa a la familia de la víctima de querer perjudicarlo.

 

Leandro Rene, de 27 años, y Gustavo Mancini, de 26 años, comenzaron a ser juzgados por el crimen de Facundo Morato.

Por el hecho ocurrido el 16 de junio de 2016 a la 1.20, a través de un juicio abreviado ya fue condenado a cinco años y seis meses de prisión un joven que también tenía 16 años, que es hermano por parte de madre de Rene.

En los alegatos de apertura, el fiscal Juan Ramírez Montrull adelantó que pedirá 15 años de prisión para Rene y 12 años para Mancini.

Alberto Salvatelli, que defiende a Rene, y los defensores públicos, Sebastián Lescano y Fernando Callejo, instarán la absolución. Los imputados enfrentan cargos por los supuestos delitos de Amenazas calificadas y Homicidio simple, en concurso real.

 

Descargo

En el comienzo del juicio, el Tribunal de Juicio y Apelaciones, integrado por Gervasio Labriola, Gustavo Pimentel y Pablo Vírgala, escuchó la declaración de Rene.

El imputado, que es señalado por la víctima como la persona que le disparó puesto que después de la agresión estuvo un mes internado en el hospital San Martín y falleció el 16 de agosto de 2016, negó haber estado en la casa de la familia Morato en barrio Vicoer XII, en zona de la denominada laguna de Mainini, el día del hecho.

Su coartada es que esa noche estuvo en su casa, con su pareja y su hijo. Sí reconoció que su hermano lo llamó por teléfono y le dijo que esa noche “le iba a caer a la familia Morato”. El imputado sostuvo que intentó hacerlo desistir pero su hermano cortó la comunicación.

Rene sostuvo que su hermano había consumido cocaína y contextualizó el hecho en una agresión previa contra aquel en la que alguien de la familia Morato le disparó y el balazo impactó en un remis, cuyo dueño realizó la denuncia.

También manifestó que el encono entre las dos familias, que antes eran amigas, comenzó por una disputa por una chica.

Esta hipótesis fue avalada por familiares de la víctima. Así, añadió que “todo el problema empezó por la familia Facello”. El imputado aseguró que su acusación “se basa en una mentira”.

 

Versión

Tras la declaración de Rene prestó testimonio Gisela Morato, madre de la víctima. La mujer sostuvo lo que manifestaron todos los demás testigos: que su hijo Facundo dijo que los que le dispararon fueron Rene, el menor y Mancini.

Sin embargo, su testimonio adoleció de ciertas imprecisiones, que luego cobraron cuerpo al ser comparadas con otros testimonios.

Morato acusó a Rene de balearle la casa periódicamente, de matarle una perrita y de ponerle una pistola en la cabeza.

La mujer sostuvo que su hijo, ya en el hospital, le contó a toda la familia que los dos imputados y el menor fueron quienes le dispararon aquella noche.

También dijo que esa noche vio a tres personas.

Gabriela Corrales, abuela de la víctima, aportó datos que le suministraron sus familiares puesto que en ese tiempo estaba en el hospital cuidando a su esposo que se encontraba en estado terminal.

Sí coincidió con su hija en que los dos imputados y el menor condenado los agredían constantemente. A su turno, declaró un hermano de la víctima. El chico de 17 años dio una versión que se ajustaría más a lo que sucedió aquella madrugada.

Así, explicó cómo habría ingresado Rene a la casa, cuya puerta tenía el picaporte roto y era asegurada con una heladera.

Su madre refirió que el imputado le dio una patada, ingresó y disparó, lo que aparece como poco probable. Sí aparentó ajustado al contexto lo que el chico relató: que escuchó pasos y con Facundo fueron desde su habitación hacia la cocina a ver qué sucedía, cuando sintió un fuerte golpe en la puerta que tenía un espacio que la separaba de la heladera, y vio una mano y medio cuerpo adentro.

También dijo que la heladera no alcanzó a tumbarse por el golpe. El chico, como sus familiares, sostuvo que su hermano dijo que Rene le disparó.

 

Imprecisiones

Gonzalo Morato, tío de la víctima, fue el único que sostuvo que tras la agresión salió a la calle y vio a Mancini disparar hacia su casa. Ninguno de los testigos anteriores lo apreció, incluso su hermana y su sobrino, que salieron en persecución de los agresores pero regresaron.

 

Detalles

Este lunes declararon Claudia Pasquet y Zulema Verón de Astrada. La primera, hermana de Gisela Morato, se refirió, por terceros, a las agresiones que sufría su familia y dijo que a pesar de las numerosos denuncias “nunca hicieron nada, esperaron a que pasara esto, a que muriera una persona”.

La mujer respondió con evasivas a la pregunta del defensor de Rene, que la interrogó sobre si sus familiares también tenían denuncias.

Por su parte, Verón de Astrada, que estaba en la cocina comedor con Facundo, a punto de tomar unos mates, recordó que escuchó un golpe y alguien que dijo “a vos te venimos a buscar gato”.

La testigo manifestó que después del tiro adentro de la casa, no escuchó más detonaciones. El juicio continúa hoy a partir de las 9 con más testimoniales.

Leandro Rene y Gustavo Mancini comenzaron a ser juzgados por el crimen de Facundo Morato.