21.9 C
Paraná
viernes, octubre 30, 2020
  • Paraná
  • Nosotros
Más

    Buscan organizar la feria que funciona en la plaza Ramírez

    Vendedores y compradores de toda la ciudad acuden al espacio público ubicado en la vecinal Villa Sarmiento. Algunos vecinos se quejan porque no pueden usar el espacio público.

     

    Redacción EL DIARIO / [email protected]

     

    Todos los fines de semana, la plaza Francisco Ramírez (entre Almirante Brown, Francisco Soler, Vicente López y Planes y Fray Mamerto Esquiú) se puebla de cientos de pequeños puestos de venta. Ropa, calzado, artesanías, comida y hasta muebles se ofrecen desde temprano a la mañana hasta que se pone el sol.

    Es un fenómeno que se inició hacer alrededor de ocho años cuando algunos pocos comenzaron a ofrecer sus mercaderías a quienes acudían en familia a disfrutar de la plaza y sus juegos. Actualmente, prácticamente toda la superficie del espacio público la ocupan los vendedores los sábados, domingos y días feriados.

    Algunos vecinos se quejan por la multitud que copa el lugar y las consecuencias en la limpieza o el tránsito. Otros piden que se libere el paseo para que vuelva a ser dominio de quienes quieren sentarse a matear y pasar el rato. También están los que se entusiasman por el nuevo impulso que tomó el barrio.

    Por ello, la Vecinal Villa Sarmiento viene realizando encuentros y reuniones de las que participan vecinos, feriantes, organizaciones de la sociedad y funcionarios, para lograr un orden que permita satisfacer los reclamos y demandas de todos.

     

    De todos lados

    Hay vendedores de todos los barrios de la ciudad. También de localidades vecinas, como Colonia Avellaneda y San Benito. Y hay quienes aseguran que se instalan puestos de Santa Fe. Algunos solo se acercan para lograr reunir dinero para la comida o comprar una garrafa y venden ropa usada, tortas fritas o algún objeto de segunda mano. Otros, llegan con mercaderías que se puede conseguir en cualquier comercio del centro de la ciudad.

    La vecinal ha venido reuniéndose con otros actores, como la Facultad de Trabajo Social, los clubes, la comisaría del barrio, el centro de salud y reparticiones de la Municipalidad, para lograr que nadie moleste a nadie y todos puedan tener su lugar.

     

    Cientos

    “El domingo pasado estuvimos repartiendo invitaciones a los feriantes y entregamos más de 300”, contó a EL DIARIO Antonio Taborda, presidente de la Vecinal Sarmiento, para dar una idea de la cantidad de puestos que se instalan en la plaza. Y también señaló que hay quienes calculan que ha habido domingos en los que han llegado a ser más de 500 puestos de venta.

    “La feria está rebalsada”, admitió y remarcó que se debe dar “una organización” que están pidiendo los propios feriantes.

    Por ejemplo, se ha propuesto que se instalen puestos metálicos para evitar que los puntos de ventas sean nada más que una manta tirada en el pasto.

     

    Quejas

    “Las quejas de algunos vecinos tienen que ver con que ocupan el espacio público, pero no es de todos los vecinos. Venimos trabajando con un equipo de la Facultad de Trabajo Social (UNER) desde hace tres años para que nadie vulnere el derecho de nadie. Sabemos que hay feriantes que van a tratar de conseguir la comida del día, como también hay feriantes y estamos en desacuerdo con eso, que tienen puestos en el centro y los fines de semana vienen para acá. Hemos visto que hay gente que baja muebles de algarrobo o que venden ropa de negocios con la bolsita y no vemos que esté bien eso”, remarcó Taborda.

    Una de la propuesta es que la feria libere al menos parte de la plaza y ocupe algunas de las calles adyacentes.

    “Venimos trabajando un proyecto para llevarla a calle Brasil, entre Saraví y López y Planes. Es una calle que no es muy transitada durante los fines de semana y no hay frentistas porque está Vialidad y las escuelas. Lopez y Planes tiene una vereda ancha. Pensamos que se podría constituir un paseo de compras y organizar también actividades musicales, recreativas”, propuso.

    También, hubo una propuesta de llevar los vendedores a la Plaza Mujeres Entrerrianas (en el ex hipódromo) pero no contó con el aval de la mayoría de los feriantes que dicen que tienen a sus compradores en la zona.

    “Buscamos que exista una convivencia y una organización con los feriantes y que el vecino esté conforme. Hay planteos, hay algunas protestas. Por ejemplo, hay vecinos a los que les molesta que dejen las motos arriba de la vereda porque obstaculizan salida de vehículos. También, está la gente que orina en cualquier lugar o no cuida la limpieza”, contó.

    Por eso, entre los reclamos está el de la instalación de baños químicos. Así, la vecinal presentará una nota ante la Municipalidad para que coloque los sanitarios y cuenta con el aval de vecinos, feriantes y organizaciones.

     

    “Necesitamos ordenar el espacio público”

    Rodolfo Emery, director General de Programas Especiales Ambientales, es quien está a cargo del control que la Municipalidad debe efectuar por el uso del espacio público. Como tal, participa de las reuniones que organiza la Vecinal Villa Sarmiento y la Facultad de Trabajo Social para lograr un ordenamiento de la feria de la Plaza Francisco Ramírez.

    “Estamos interviniendo porque es responsabilidad del Municipio otorgar los permisos para el uso del espacio público. Estamos participando en el ámbito que se generó con la Facultad de Trabajo Social, con la vecinal Villa Sarmiento, con el Centro de Salud Estanislao Ceballos y con los feriantes por supuesto”, remarcó el funcionario en diálogo con EL DIARIO.

    En ese sentido, señaló que se están barajando diversas posibilidades para permitir un acuerdo que lleve a mejorar la actividad en la plaza.

    “Estamos manejando varias alternativas. Lo que necesitamos es ordenar para que el espacio público lo puedan usar tanto los feriantes como para poder tener una salida laboral, y por otro lado para que los vecinos puedan usar el espacio para lo que fue originariamente previsto que es el esparcimiento. Estamos tratando coordinar. Todavía no están definidas las alternativas. Lo estamos charlando”, remarcó Emery.

    Una de las frecuentes quejas que plantean quienes trabajan en la feria es que se acercan al lugar vendedores que no son de la ciudad, o que no son pequeños emprendedores sino comerciantes que se manejan a gran escala. Por eso es que se propuso realizar una especie de censo para conocer quiénes son los que se instalan en la plaza todos los fines de semana.

    “La semana que viene vamos a empezar con un relevamiento, una especie de censo para ver la cantidad de feriantes que hay, los rubros que explotan, y varias particularidades que después van a servir para la toma de decisiones”, indicó.

    Señaló además el titular de Programas Especiales Ambientales: “Estamos para aplicar la normativa sobre el uso del espacio público. A nosotros nos habilita en cuanto a la posibilidad de otorgar permisos pero también se establece que se tiene que abonar algún canon, que vamos a fijar de común acuerdo. Por ahí el pago del canon se puede traducir en la prestación de algún servicio por parte del Municipio, como la provisión de baños, la recolección de residuos, cosas que están haciendo falta. Todo eso lo vamos a coordinar con ellos en ese ámbito”.

    Finalmente, remarcó: “El Municipio tiene el rol principal de contralor del uso del espacio público y en este caso seríamos nosotros los que estamos habilitados por la norma para extender los permisos. La posición nuestra es permitir que la gente pueda trabajar pero lo tiene que hacer en forma ordenada y con los permisos correspondientes”.

     

    Lo más leído