Home, Judiciales, Policiales

Remitieron a juicio la causa por el crimen de Nahiara Luján Cristo

El Ministerio Público Fiscal remitió a juicio la causa que investiga la muerte de Nahiara Luján Cristo, la niña de dos años que falleció como consecuencia de los malos tratos que recibió. Los imputados son su padre biológico, Miguel Ángel Cristo, y su madrastra, Yanina Soledad Lescano. Ayer se les prorrogó la prisión preventiva a ambos en la modalidad en que la venían cumpliendo.

 

Redacción EL DIARIO / coordinacion@eldiario.com.ar

 

La noticia de la remisión a juicio de la causa que investiga las circunstancias de la muerte de Nahiara Cristo, que tenía dos años el 7 de febrero de 2019 cuando murió en el Hospital Materno Infantil San Roque como consecuencia de los malos tratos que recibió y del severo cuadro de desnutrición con el que ingresó al nosocomio, se conoció ayer en la audiencia de prórroga de la prisión preventiva que vienen cumpliendo desde el comienzo de la Investigación Penal Preparatoria (IPP) los dos imputados.

Se trata de Miguel Ángel Cristo, que era el padre biológico de la niña, y de Yanina Soledad Lescano, que era la pareja de aquel y madrastra de la víctima.

La jueza de Garantías N°1, Marina Barbagelata, resolvió prorrogar la prisión preventiva que ambos imputados vienen cumpliendo desde el 8 de febrero, Cristo, y desde el 11 de febrero, Lescano.

En la primera audiencia, que se realizó a las 10.30, se abordó la situación del hombre.

El fiscal Juan Malvasio solicitó la prórroga de la medida de coerción en la Unidad Penal N°1, de Paraná, por 90 días o hasta que se realice el juicio, o lo primero que ocurra.

El fiscal solicitó que se incorpore como prueba una pericia psicológica y psiquiátrica de Lescano y un informa anatomopatológico.

En una segunda audiencia, que se concretó a las 12, Malvasio reiteró el pedido respecto de Lescano.

Así, en consideración de que evaluó que se mantienen invariables las circunstancias que motivaron que el 4 de abril Barbagelata resolviera conceder la morigeración de la medida de coerción en la Unidad Penal N°6 de mujeres, instó a que se la prorrogara en la misma modalidad de arresto domiciliario con control mediante dispositivo electrónico.

El defensor de la mujer, Patricio Cozzi, se opuso a la solicitud y pidió que se dicte la inmediata excarcelación.

En este sentido, señaló que la mujer está privada de la libertad desde hace 120 días, añadiendo que Fiscalía no ha dado los fundamentos para instar 90 días más de encierro.

Barbagelata destacó el trabajo de Fiscalía. Sostuvo que se trató de una IPP “difícil” y por un “hecho gravísimo”.

También señaló que el fiscal se remitió a los argumentos que enarboló en las anteriores audiencias y entendió que la noticia de la remisión de la causa a juicio exhibe con evidencia, que sostiene las imputaciones que fundó en la IPP.

La jueza consideró que es muy probable que el debate se realice dentro del plazo de 90 días, y aclaró que en el caso que no sea así, se podrá volver a analizar la prórroga de la medida.

Finalmente, argumentó la decisión de prorrogar las medidas de coerción en que se dan en el caso la “verosimilitud material del hecho y de la autoría de Lescano o de una participación principal, y la certeza del hecho”.

 

Imputaciones

 

A Cristo se le atribuye que “le causó la muerte a su hija Nahiara Luján  Hecho que se concretó el día 7 de febrero de 2019 a las 22.30 aproximadamente, por una falla generalizada de órganos. Ello como consecuencia de que desde el mes de agosto de 2018, Cristo agredió continuamente a sus hija Nahiara Luján dispensándole golpes con elementos contundentes y romos, quemaduras con líquidos de altas temperaturas y cigarrillos, todo ello en la totalidad de su cuerpo; además de no alimentarla directamente, motivo por el cual se encontraba en una estado de desnutrición generalizado”.

A Lescano que “entre agosto 2018 y el 7 de febrero de 2019, no realizó actos tendientes a evitar el deceso de la niña Nahiara Lujan Cristo, teniendo la posibilidad  y el deber de hacerlo en virtud de la posición de garante en la que se encontraba en función de la convivencia y su rol de madre sustituta a partir de que la niña -victima- comenzó a vivir en su domicilio junto a ellos. Pese a que tenía pleno conocimiento que su concubino Miguel Ángel Cristo maltrataba físicamente a su hija Nahiara Lujan Cristo dispensándole golpes con elementos duros y romos, quemaduras con líquidos de alta temperaturas y cigarrillos, todo ello en la totalidad del cuerpo, además de no alimentarla correctamente, lo que provocó la muerte por una falla generalizada de órgano a las 22.30 del 7 de febrero de 2019”.