13.7 C
Paraná
martes, agosto 11, 2020
  • Entre Ríos
  • Política
  • Sociedad
  • Nosotros
Más

    El gobernador reclamó políticas que beneficien a las economías regionales

    En su visita a la empresa de empaques de frutas cítricas de la ciudad de Villa del Rosario, el gobernador Gustavo Bordet expuso las dificultades que sufre el sector y expresó: “Tiene que haber un modelo macroeconómico que potencie nuestras economías regionales”. El mandatario también visitó Federación.

     

     

    Bordet visitó este miércoles una planta de empaque de cítricos dulces en Villa del Rosario,  sector productivo que fue declarado recientemente en emergencia por el Congreso Nacional a partir de las gestiones del mandatario.

    «La citricultura es una economía regional que genera para la región y para la provincia de Entre Ríos fuentes de trabajo que implican cosecha, empaque y que es el sustento de familias y también la posibilidad de los productores que tienen sus emprendimientos de muchos años que lo han recibido de generación en generación de citricultores. Es una actividad que se ha ido reconvirtiendo con el tiempo, agregando nuevas variedades, adaptándose a las necesidades que tiene el mercado y que son muy cambiantes tanto en el mercado interno como el mercado de exportación”, manifestó Bordet y apuntó que la citricultura “es una actividad de mucho sacrificio y esfuerzo, hecha por hombres y mujeres de la zona que la han trabajado con responsabilidad”.

    En ese marco, reclamó políticas macroeconómicas adecuadas, con tasas de interés “normales” en los créditos y no del 80 por ciento como existen en la actualidad. “Es imposible, es usurero tener esas tasas. Hay que tener una economía normal, la inflación golpea muy duro el consumo, la gente compra lo elemental y deja de comprar frutas, todo esto nos impacta y tiene que haber un modelo macroeconómico que potencie nuestras economías regionales para ayudar a la construcción de la citricultura como motor de desarrollo de nuestra zona”, expresó el gobernador.

     

    EMERGENCIA. También se refirió a las gestiones para que sea sancionada la ley de emergencia en el sector, y apuntó: “Siempre era para peras y manzanas en Río Negro, ahora el citrus dulce en Entre Ríos tiene este beneficio de la emergencia nacional porque los legisladores acompañaron nuestro proyecto”.

    Y agregó: “Por el trabajo de nuestros diputados se incorporó el citrus dulce dentro de esa emergencia. Hoy es ley y esto es una gran ventaja comparativa, con voto por unanimidad, y es un acto de justicia. También es necesario que haya políticas macroeconómicas que tiendan a buscar estos modelos de desarrollo porque si se importan naranjas desde Israel estamos complicados, acá las naranjas sobran”, explicó.

     

    OTRAS ACCIONES. Bordet destacó también el “trabajo que desarrollamos durante toda la gestión con la Fecier, también la Cámara de Exportadores para ver de qué manera desde la provincia podemos dotar de herramientas para mejorar las condiciones de competitividad del sector y para que la citricultura sea sustentable en la provincia de Entre Ríos”.

    Agregó que “la citricultura ha puesto mucho esfuerzo para reconvertirse, ir buscando nuevas variedades que demanda el mercado para adaptarse a los requerimientos tanto del mercado interno como el de exportación, ha hecho mucho esfuerzo también en materia fitosanitaria para luchar contra las plagas y hay un mérito muy grande y no podemos menos que estar al lado de nuestros productores y desde el lugar que nos toca gestionar cuestiones que son esenciales”.

    Por su parte, el titular de la empresa Frutas Ceroleni, Luciano Ceroleni, expresó: «Traemos la fruta desde las quintas, hacemos la selección, encerado, fungicida para tener buena calidad, y después se embala para su posterior comercialización en el mercado en Buenos Aires y Santa Fe». La empresa emplea a 12 personas.

    Lo más leído