Home, Judiciales, Policiales

Casación evaluará pedidos de pena impuestos a los condenados por el femicidio de Micaela

Fiscalía y querella coincidieron en que Néstor Pavón, condenado por encubrimiento, es coautor del femicidio junto a Sebastián Wagner y pidieron prisión perpetua. La defensa del primero solicitó su absolución; en tanto que la de Wagner, que a éste se le aplique la pena correspondiente a abuso sexual puesto que sostuvo que el femicidio lo cometió Pavón.

 

Redacción EL DIARIO

 

La Cámara de Casación Penal de Paraná, integrada por Marcela Badano, Marcela Davite y Hugo Perotti, escuchó los argumentos de los recursos de apelación formulados por el fiscal, Gamal Taleb; el querellante, Jorge Impini, en representación de la familia de Micaela García; los abogados particulares, Andrés Carvajal y Horacio Barre, defensores de Néstor Pavón; y la defensa de Sebastián Wagner. La lectura de adelanto de la resolución de Casación se conocerá el miércoles 19 de junio a las 13.

El lunes 16 de octubre de 2017, el Tribunal de Juicio y Apelaciones de Gualeguay, integrado por María Angélica Pivas, Roberto Cadenas y Darío Crespo, condenó a Sebastián Wagner a la pena de prisión perpetua y accesorias legales, al declararlo autor material y penalmente responsable de los delitos de Abuso sexual con acceso carnal en concurso ideal con Homicidio agravado por ser con alevosía, criminis causa y violencia de género; mientras que Néstor Pavón fue condenado a la pena de cinco años de prisión por Encubrimiento agravado; ya que consideró sólo actuó como encubridor de Wagner a quién ayudó a eludir a la Policía y fugarse a la provincia de Buenos Aires, donde finalmente fue capturado. Gabriel Ignacio Otero, el tercer implicado, fue absuelto de culpa y cargo.

Ayer se realizó la audiencia, que tuvo lugar en el Salón María Oyhampé en los tribunales de Paraná, en la que las partes cuestionaron aquella sentencia. Estuvieron presentes, el condenado Néstor Pavón y sus abogados Andrés Carvajal y Horacio Barreto; y lo propio hicieron Jorge Impini, por la querella, en representación de la familia García, y el fiscal Gamal Taleb, por el Ministerio Público Fiscal. Taleb solicitó formalmente que se le revoque la condena de Pavón y que reciba la misma condena que Wagner, que cumple prisión perpetua en la Unidad Penal de Federal, en Entre Ríos.

El fiscal sostuvo: “Estamos persuadidos de que fue un hecho cometido por dos personas. Estamos convencidos que Pavón es coautor de los delitos por los que fue condenado Wagner. No hay dudas en que hasta las 4 de la mañana estuvieron juntos. Luego los relatos difieren, pero los múltiples indicios acreditan que Pavón fue coautor. Incluso, la misma declaración de Wagner como coimputado, que tiene validez probatoria, acredita que estuvieron juntos y que ambos son responsables de la muerte de Micaela”. Con este planteo coincidió el querellante.

La defensa de Wagner solicitó una disminución en el castigo al considerar que sólo es responsable del abuso sexual y Pavón el autor del homicidio. Por último, el representante de Pavón reclamó la absolución al considerar que no se probó el encubrimiento agravado por el que está cumpliendo condena.

Micaela Garcia fue vista por última vez el 1° de abril de 2017, cuando salía de un local bailable de Gualeguay. Tras su desaparición, se inició una amplia búsqueda que tuvo repercusión nacional y durante la cual su familia y amigos realizaron varias marchas para reclamar por el esclarecimiento del caso. Su cuerpo, sin vida, fue hallado el 8 de ese mes, en un descampado lindero a la ciudad de Gualeguay.

Sebastián Wagner, el principal sospechoso del hecho desde un primer momento, durante la investigación reconoció ante la justicia que abusó de la joven junto con su ex jefe, Pavón.
Esta táctica cambió y Wagner se desvinculó del femicidio, trasladando la responsabilidad en Pavón. Wagner tiene antecedentes de atribuir a otros responsabilidades que le son cargadas sobre sus espaldas.

En el juicio en el que fue condenado por dos abusos sexuales, intentó cargar la culpa de un tercer caso sobre su hermano gemelo. Una pericia genética que nunca se realizó fue el salvoconducto que encontró para eludir los cargos que se le formularon en aquel primer juicio que se le sustanció, nada más y nada menos que por el delito de abuso sexual. Por aquella situación, entre otras, el Tribunal de Juicio entendió que haber acusado a Pavón fue una estrategia a la que Wagner acudió nuevamente.