Entre Ríos, Home, Judiciales, La Provincia

Los productores se movilizarán por el fallo de las fumigaciones

Las entidades agropecuarias de Entre Ríos realizaron una asamblea en Crespo y rechazaron los límites que impuso la Justicia sobre fumigaciones en torno a escuelas rurales. Denuncian que hay “situaciones desesperantes”.

Las entidades agrupadas en la Mesa de Enlace de la provincia (Federación Agraria Argentina, Sociedad Rural, Federación de Asociaciones Rurales de Entre Ríos y Federación Entrerriana de Cooperativas) convocaron a una concentración frente a los Tribunales en Paraná para mañana a las 9. La medida, que surgió en una asamblea que realizaron el lunes en Crespo, pretende visualizar los inconvenientes que sufre el sector a partir del fallo del Superior Tribunal de Justicia que ratifica los límites de un radio de 1.000 y 3.000 metros de las escuelas rurales para realizar fumigaciones y que según calculan afectan alrededor de 300.000 hectáreas.

“De mantenerse el fallo la gran mayoría de los productores agropecuarios pymes alcanzados por la prohibición están condenados a cesar su actividad, disminuir sus ingresos más allá de lo posible y, en consecuencia, a malvender sus tierras a otros actores comerciales que seguramente tomarán partido de esta situación”, advirtieron en un documento que hicieron circular luego de la reunión.

Por otra parte, tuvieron duros conceptos para con el Estado entrerriano: “Es una paradoja nefasta, generada por un Estado ya cuestionado en su capacidad de cumplir con su función de gobernar la provincia, que está condenando a un sector de la población entrerriana que se ocupa de producir bienes y servicios y contribuyen con sus impuestos al sostenimiento del mismo Estado. La paradoja consiste en que un poder del Estado, el Judicial, castiga a los ciudadanos productores agropecuarios porque otro poder de ese Estado, el Ejecutivo, no puede demostrar que protege la salud de docentes y alumnos de escuelas rurales, desempeñando su responsabilidad de fiscalizar el uso de la tecnología empleada”.

En ese sentido, Raúl Boc Ho, de la Federación de Asociaciones Rurales de Entre Ríos, dijo a EL DIARIO que “hay mucha gente afectada por la imposibilidad de hacer trabajos por las distancias que puso el juez Benedetto, y que quedó vigente, y establece 1.000 metros alrededor de las escuelas para las pulverizaciones terrestres y 3.000 metros para las aéreas”. Según el ruralista, “algunos productores han intentado las viejas prácticas de los laboreos mecánicos, es decir arar. En años lluviosos eso es imposible. Han intentado hacer eso y han vuelto a nacer las malezas y deben volver a arar. Todo eso tiene costos infernales. Es como volver a la Edad de Piedra”.

 

CONCENTRACIÓN

En la asamblea del lunes los productores plantearon sus situaciones, algunas de ellas describían desesperantes realidades económicas. Por ello se decidió realizar una concentración en la capital entrerriana a fin de que se visualice la problemática.

Mientras tanto, han solicitado una audiencia con el gobernador Gustavo Bordet para hablar sobre el tema y aportar más información. Es que el Poder Ejecutivo tiene la posibilidad de plantear un nuevo decreto de límites de fumigación en torno a las escuelas rurales o presentarse en apelación ante la Corte Suprema de Justicia (camino que podría resultar más largo).

“Hay mucha necesidad de expresar la preocupación y desesperación y se decidió hacer una presencia física el jueves ante la Justicia. Esto está afectando a mucha gente, que se ha quedado sin trabajo, o con campos que han perdido su valor. Muchos contratos se han caído después de esto”, remarcó Boc Ho.
Por lo pronto, lo de mañana será solamente una movilización frente al edificio de calle Laprida y no se prevé ninguna reunión con jueces, hasta el momento.

 

EL DECRETO Y EL FALLO

El Decreto N° 4407 del Ejecutivo provincial se publicó el 2 de enero en el boletín oficial de Entre Ríos, estableciendo la distancia de fumigación con agrotóxicos de 100 metros entre los limites o cercos de la escuela y el cultivo lindero, fuera del horario escolar o en días no lectivos. En su artículo 2° se prohibían las aplicaciones aéreas de fitosanitarios en lugares donde existan escuelas rurales lindantes a lotes de uso productivo, debiendo respetarse una distancia de 500 metros entre los límites o cercos de la escuela y el cultivo lindero, y fuera del horario escolar o en días no lectivos.

Pero un fallo del juez Oscar Benedetto ante un amparo de organizaciones ecologistas extendió esos límites a 1.000 y 3.000 metros y luego fue ratificado por el Superior Tribunal de Justicia.
Para Boc Ho, las distancias impuestas por el Ejecutivo Provincial de 100 y 300 metros son suficientes y están justificadas pero faltaría que en un nuevo decreto se argumente científicamente las razones de esos límites.

“Hay que poner las condiciones y días en que las fumigaciones se pueden hacer. Es decir, hacerlo en contraturno o días feriados, con receta agronómica, con la asistencia de un profesional, con todos los recaudos. Pero el juez Benedetto en su fallo dice que al decreto le faltan fundamentos científicos y hasta tanto no los tuviere ponía el límite de 1.000 y 3.000 metros. El gobierno cuando respondió no usó toda la argumentación técnica. Nosotros creemos que hay que hacer una recopilación de toda la información y ayudar a la Justicia. Un juez no tiene que por qué entender del tamaño de la gota o la deriva, hay que acercar la información. Un nuevo decreto debería tener muy claramente los fundamentos científicos para establecer esos límites”, consideró Boc Ho.

“Tenemos que aportar todo lo que podamos para que se pueda llegar a una solución que permita trabajar y proteger a los chicos, no sólo en las escuelas sino también en las casas”, sostuvo.

 

Perjuicio económico

“Va a ser un perjuicio económico importante —consideró Boc Ho sobre las consecuencias del fallo que prohíbe fumigar en un vasto sector del territorio entrerriano— pero lo que nos preocupa es que desde el sector más fundamentalista del ambientalismo ya dijeron que su objetivo es que en dos años la provincia esté libre de agroquímicos o fitosanitarios. Van a ir por ampliar esas medidas precautorias no sólo a las escuelas sino también a las viviendas rurales y a todos los establecimientos donde halla gente. Si se aplica eso, en la provincia no se va a poder sembrar. A lo mejor a los chacareros les va a convenir dejar todo e irse a Corrientes o al Uruguay”, dijo.

Precisamente, y en relación a eso, se le consultó cómo es la legislación al respecto en otros distritos: “Cada provincia tiene su regulación pero ninguna tiene un status especial para las escuelas, sino que tienen regulaciones de condiciones de aplicación en general. Qué productos se pueden usar, establecer zonas de amortiguamiento, sobre todo en cercanías de zonas urbanas”.

Luego, recordó que las medidas de prohibir las fumigaciones no sólo afecta cultivos como la soja sino también otras actividades tales como la producción de citrus, arroz, nuez pecán u hortalizas.