Cultura, Galería, Home, Paraná, Sociedad

Gregoria Pérez: presencia ejemplar de la mujer en la alborada patria

“Gregoria en el fuego de la Patria”, de Elina Cabrera Anderson, se presentará este jueves a las 19 en el Club Social de Paraná.

La novela tiene como protagonista a quien fue designada Benemérita de la Patria y primera Patricia. También a Manuel Belgrano, quien lideró en 1810 la campaña al Paraguay, travesía que la autora reconstruye en las páginas del libro.

 

Redacción El Diario | coordinacion@eldiario.com.ar

 

Durante siete años, Elina Cabrera se dedicó con persistencia a `perseguir´ a una personalidad histórica que la cautivó: Gregoria Pérez de Denis. Esta patriota, nacida en Santa Fe en el seno de una de las familias más influyentes de la región, fue de las primeras en plegarse decididamente al movimiento generado desde el Cabildo de Buenos Aires, en mayo de 1810.

Patricia, designada como Benemérita de la Patria, apoyó con hechos concretos la marcha de los acontecimientos políticos desencadenados en Buenos Aires.

Su colaboración –significativa por cierto- fue clave para la expedición que encabezó Manuel Belgrano. Comisionado por la Junta, Belgrano –al frente de una fuerza militar- se dirigía hasta Asunción para conminar a los paraguayos a integrarse al proyecto político liderado por Buenos Aires.

Ese aporte fue el que hizo a Gregoria conquistar un lugar definitivo en la historia. Tanto que su nombre perdura no sólo en la memoria. También en el mármol de una estatua emplazada de cara al río, en Bajada Grande. Esa magnífica obra –que durante décadas estuvo embalada hasta que encontró su ubicación definitiva, en la que se encuentra hoy- fue uno de los disparadores para que Elina Cabrera se interesara en esa atrapante personalidad histórica.

Fue así que se inició el primer paso de “Gregoria en el fuego de la patria”.

En la novela que presentará este jueves en el Club Social, su autora toma la figura de Gregoria Pérez como pretexto para incorporar también a su narración al propio Manuel Belgrano.

En un recorrido que enlaza la vida de ambas personalidades de la historia, la autra presenta un panorama de esa etapa fundacional para el proyecto político que actualmente es La Argentina.

 

LOS PROTAGONISTAS

En las 216 páginas de su libro –publicado por el sello rosarino CR Ediciones-, Cabrera da cuenta de la profundidad y dedicación de la investigación realizada para escribir este trabajo. Las descripciones de ambientes, contextos y de aspectos de la vida cotidiana de fines del siglo XVIII y comienzos de siglo XIX aparecen vívidos ante el lector. Tanto como los caracteres de Belgrano y Gregoria Pérez y las travesías de aquella época, para lo cual Cabrera reconoce que se basó en trabajos, entre los que destaca entre otros, los de la profesora Teresa Rocha.

La novela ofrece detalles biográficos de la infancia y de la etapa de formación de estas personalidades. Y no sólo está el período de infancia y adolescencia. Avanza además al crítico momento en que Gregoria, tras enviudar, decide hacerse cargo de la conducción y gestión de las propiedades que poseía, entre ellas una estancia ubicada al norte de la provincia, en la zona de Feliciano. En este punto aparecen sus tribulaciones frente a un contexto agreste y desafiante, al que finalmente vencerá por su temple. También sus fundamentos para apoyar con convicción la campaña de la expedición liderada por Belgrano. En cuanto al prócer, emergen también en las páginas de la novela su pasión, su faceta humana, su ideario y sus dudas y preocupaciones frente a una misión compleja que concluyó con un sabor amargo. En ese sentido, la novela sigue la desazón y la tristeza de los momentos más tristes de la campaña, en Campichuelo –antes de avanzar hacia territorio paraguayo- y de los fracasos de Paraguarí y Tacuarí.

 

CONVERGENCIAS

“Hay coincidencias interesantes entre la vida de Gregoria y Manuel”, señala Cabrera, que investigó profusamente para definir el perfil de sus `criaturas´ y de los sitios en que transcurre parte de los hechos como Paraná, Santa Fe, sus sociedades y el ambiente rural y montaráz.

Entre los puntos en común entre los personajes centrales de esta historia, la escritora y psicoanalista señala asimismo que “ambos fueron educados por los dominicos, lo cual marca una influencia y una dimensión piadosa. Ambos eran miembros de familias prestigiosas, reconocidas y acaudaladas. Los dos tuvieron la posibilidad de cursar estudios. De hecho Gregoria era una mujer que podía leer y escribir y de hecho lo hace, en pleno momento de los  hechos, en 1810”.

Ambos conocieron también los ecos del levantamiento de Tupac Amaru y el espíritu libertario y enmancipador del yugo colonial que recorría el continente americano en esos años y se sumaron a la gesta impulsada por “los revolucionarios”.

De ese modo –y puede seguirse a través de las páginas de la novela- Manuel Belgrano y Gegoria Pérez de Denis construyen dos trayectorias biográficas que estaban destinadas a la convergencia, en el inicio de la gesta emancipadora.

 

PATRICIA

“Para Gregoria no se trata sólo del gesto sino del compromiso en una sociedad que aún era virreinal”, sostiene la escritora que tuvo entre uno de sus propósitos reflejar la travesía de ocho meses entre Buenos Aires y Paraguay y su paso por La Bajada del Paraná y Entre Ríos. “Me interesaba hablar de Belgrano, hablar de esa expedición y cómo el trayecto, a medida que se interna en estos territorios de América, va moldeando al prócer”, confía la psicoanalista.

En la novela, el relato –en que la autora apela a recursos literarios diversos, como el género epistolar, los diálogos, y también logradas descripciones- avanza hacia la conclusión de la campaña de Belgrano y su misión, en la Banda Oriental y concluye en 1820, con su muerte. A medida que se acerca el final, los acontecimientos se aceleran, como el ritmo impreso por la escritora a su texto. Así el lector se acerca al cierre de una etapa con acontecimientos fundacionales del país, que la escritota concluye con una situación con un registro poético y una misión que el prócer encomienda a la Primera Patricia.

“Me gustaría que este trabajo permita que los nacidos en estas tierras nos apropiemos, nos adueñemos de esta historia que nos pertenece”, confía la autora para quien se trata de volver a repasar aquellos acontecimientos para comprender más plenamente el presente.

 

ECOS HISTÓRICOS EN EL CLUB SOCIAL

El ámbito en el que la autora dará a conocer su novela al público lector, añade un especial condimento al momento. Se trata de la sede del Club Social de Paraná, edificio levantado sobre el solar que ocupó la casa de Gregoria.

“Cuando nos enteramos de la presentación, nos comunicamos con Elina para invitarla a que presentara su trabajo en este lugar que tiene directa relación con la que fue propietaria del terreno sobre el cual se levanta el Club”, destacó Juana Ferro Onettto a EL DIARIO. La presidenta del Club Social enmarcó la actividad dentro de la temporada 2019 del ciclo cultural que la entidad lleva adelante que incluye dos conciertos –coorganizados con la Asociación Mariano Moreno- y la edición de la Feria del Libro Usado.

 

INVITADOS ESPECIALES

En la presentación acompañarán a la autora un grupo de personas amigas y conocidas que aportaron a la realización de su novela: la Profesora Amelia Galetti –asesora clave en el aspecto histórico- compartirá su comentario sobre la novela. También estará presente el profesor Fernando Kosiak –coordinador del taller literario que integra la autora- la presidenta del Club Social, Juana Ferro Onetto y una escultora. Esta última se referirá al valor estético y patrimonial de la escultura de Gregoria Pérez emplazada en Bajada Grande.

“Me gustaría que la novela nos lleve a apropiarnos de nuestra historia, a través de mujeres como Gregoria Pérez”, dice Elina Cabrera. Fotografía: Gustavo Cabral.