Cultura, Home, Paraná, Show, Sociedad

El cuerpo y la voz como vías para la construcción del texto teatral

Ariana Caruso es especialista en Antropología Teatral, una disciplina que estudia el comportamiento biológico y cultural del hombre en una situación de representación; este fin de semana estará en Paraná para coordinar un taller en la sala Arandú; entrevistada por EL DIARIO, brindó un adelanto de lo que espera compartir con los participantes.

REDACCIÓN EL DIARIO

coordinacion@eldiario.com.ar

“Con la Antropología teatral estudiamos el comportamiento biológico y cultural del hombre en una situación de representación, el hombre que utiliza su presencia física y mental según principios diferentes a los de la vida cotidiana. Esta utilización particular extra cotidiana, del cuerpo en el teatro, es lo que se llama técnica”, define Ariana Caruso.

Egresada de la Escuela Superior de Artes del Teatro y la Comunicación (Andamio 90) dirigida por Alejandra Boero en la carrera de formación del actor y pedagogía teatral, esta investigadora se especializó en un campo que tiene vinculación con un aspecto clave en la tarea del actor.

Este sábado y domingo, la investigadora y docente brindará un taller –luego de su primer contacto con la ciudad en noviembre de 2018- en Arandú, espacio de arte.

“El fin de este entrenamiento es lograr la presencia total, destreza en el manejo de la energía, un aspecto primordial en cualquier arte escénica. El entrenamiento es una columna vertebral que organiza y permite conocer con profundidad los propios recursos y limitaciones”, contó la docente que, en este segundo encuentro espera profundizar el trabajo realizado.

“Mi trabajo es guiar a los participantes para que encuentren una base firme y a partir de allí poder crear y encontrase como artistas para transmitir emoción y conmover al espectador/espectadora”, dijo a EL DIARIO.

Ejes

– ¿Qué líneas espera retomar para trabajar en función del planteo inicial que presentó en 2018?

– Espero profundizar en la articulación entre el entrenamiento y la composición, Muchas veces entrenamos el cuerpo y la voz, que son nuestra herramienta para actuar y nos cuesta entender cómo se construye una dramaturgia personal con una poética propia a partir del entrenamiento. Me interesa que mis estudiantes puedan comprender cuál es el puente para el pasaje del entrenamiento a componer una escena.

Vale aclarar que en cada encuentro profundizamos sobre diversos principios y calidades de energía, pero no es necesario haber participado de cursos anteriores para comprenderlos, considero que el aprendizaje es en espiral y hacia arriba, como una escalera en caracol, de esta manera cada vez que transitamos el trabajo vamos subiendo un escaloncito más y acumulando información/formación corporal y vocal para la acción desde este lenguaje: Antropología teatral.

A nivel vocal aplicaremos estos mismos principios y sumaremos el principio de “peso” para encontrar los diferentes “parlantes” que tenemos en el cuerpo. Este trabajo sobre la voz posibilita encontrarnos con las limitaciones para superarlas y con las potencialidades para desarrollarlas.

-¿Cuál es la impresión que se llevó del trabajo que se realiza en Paraná luego del primer seminario?

-Fue muy lindo encontrarme con alumnos y alumnas con ansias de aprender e incorporar un nuevo lenguaje, de profundizar en su conocimiento como interpretes sabiendo que este es el inicio de un gran recorrido interior que hay que hacer para consolidarse como artista.

Por otra parte estoy muy agradecida a Arandú, espacio de arte, que me recibe con amor y a Jesus Fercher que es el motor de este proyecto y gestiona con entrega y paciencia para que cada workshop se pueda llevar adelante.

Especificidad

El gestor y productor de la visita de Ariana Caruso es Jesús Fercher. El actor y director, titular de espacio Arandú, compartió con EL DIARIO su interés en esta disciplina. “Me interesa de este campo de estudio su relación con el entrenamiento físico y vocal, que está basado en los principios que estudia la antropología teatral. En este punto quiero aclarar que no debe confundirse la antropología teatral con el teatro antropológico, son dos cosas diferentes.

Esta manera de trabajar es un encuentro conmigo mismo, como artista y persona. En el trabajo diario se van viendo  cómo esta dinámica de trabajo trabaja sobre uno”.

 

-¿Qué es lo que te ha aportado a tu formación trabajar en estos seminarios?

 

-Sobre todo entrenar la mente. Como continuar entrenando, profundizando los principios, los ejercicios. Y también construir una relación pedagógica a largo plazo. Ir haciendo un trabajo minucioso, detallado de los ejercicios, las dinámicas de trabajo, las dificultades que se van presentando.  Por otra parte, como actor voy comprendiendo cómo funciona o no funciona mi aparato expresivo, cómo está, donde le falta lubricarlo, pulirlo, como destrabar aquello que no está pudiendo soltarse, en una acción, en una secuencia de acciones, en las acciones vocales. Y en lo que respecta a la dramaturgia abre otros campos desde donde poder organizar las acciones de un material escénico.

Quiero aclarar que el entrenamiento no genera un lenguaje. Lo que hace el entrenamiento es preparar el cuerpo del actor para que esté al servicio de la escena, a lo que la escena demande en cada momento. Sea esta realista, grotesca, absurda.