Home, Paraná, Sociedad

Paranaenses crearon una App contra el fraude en la pesca

Tres jóvenes paranaenses desarrollaron una aplicación para combatir el fraude en los torneos de pesca; este año debutó en la fiscalización de la Fiesta Nacional del Surubí en Goya.

 

Francisco Uranga (*)

 

Todo empezó con un fraude. Un fraude millonario. Porque son millones de pesos en premios los que están en juego en un torneo de pesca. Camionetas 4×4, lanchas, equipamientos costosos. Tentación suficiente para que un equipo de Feliciano falsificara la firma de un fiscal. Fue el año pasado, en una competición en Concordia, y puede que solo sea la punta del iceberg: es un trío que había ganado varios torneos seguidos.

Fabián Blumenblat recibió la noticia con bronca y angustia. No solo porque es amigo de los implicados en la causa, que está judicializada, sino porque es el presidente del Club de Pescadores de Paraná y él mismo organiza torneos. Temía que la desconfianza minara el mundo de la pesca. El sistema de fiscalización le parecía anticuado y falible, y estaba convencido de que podía mejorarse con tecnología. Del encuentro entre sus inquietudes y el talento de un grupo de jóvenes informáticos de Paraná, nació la aplicación PescApp. Dos meses después del lanzamiento, el sistema debutó en la Fiesta Nacional del Surubí de Goya, el torneo más importante del país.

A Blumenblat, el contraste le resultaba inexplicable. La mayoría de los elementos de pesca se había modernizado, pero la fiscalización seguía haciéndose igual que 25 años atrás. “Cuando un pescador saca un pescado, avisa al fiscal. El fiscal va, lo mide y anota en una planilla con una birome”, explica. “El sistema se quedó en el tiempo, es vulnerable y genera desconfianza en el pescador que pone un montón de plata para participar en un torneo”, razona. La solución vino de la mano de un amigo del club, Francisco Vitor, que lo contactó con Federico González (34), Isajar Spector (26) y Joel Lifschitz (26), los emprendedores que desarrollaron PescApp.

“Es una aplicación de pescadores para pescadores”, repite Lifschitz como un mantra. El eslogan resume cómo se desarrolló el sistema. Comenzó con reuniones en el Club de Pescadores, en las que Blumenblat explicaba qué necesitaba. “Fueron varias reuniones, durante meses”, recuerda el presidente del club. Los desarrolladores programaron una primera versión, que probaron con los pescadores y luego corrigieron. “La fuimos puliendo de a poco, es una innovación constante”, explica Lifschitz. Su idea es aprender poniendo en práctica el sistema en torneos reales.

La primera experiencia fue en febrero, en el torneo del Club Náutico de Paraná. Pero la prueba de fuego fue el 24 de marzo, en la Fiesta Provincial del Pescador Deportivo, organizada por Blumenblat. Fue la primera vez que se utilizó PescApp como el único sistema de fiscalización. “Salió perfecto. Se fiscalizaron 994 piezas. Cuando digo ahora que vamos a organizar un torneo, me preguntan si lo vamos a hacer con PescApp”, destaca el presidente del club.

La clave del éxito del sistema es la simplicidad. “Es más fácil de usar que WhatsApp”, asegura Lifschitz. La herramienta tiene tres partes, una para el organizador del torneo, otra para el fiscal y una para el pescador. El organizador puede inscribir a los competidores y utilizar el sistema de puntuación de la aplicación, que se adecua a las características del torneo. Cuando hay una pesca, el fiscal carga los datos en la aplicación, saca una foto y envía la captura. A partir de ese momento, es imposible modificar los datos y se genera un código único que el pescador puede escanear con su teléfono. Ese es el respaldo que queda a los competidores, ya que se elimina el papel por completo.

Entre las ventajas del sistema, Lifschitz destaca la posibilidad de ver la tabla de posiciones en tiempo real y que no sea necesario el procesamiento posterior de los datos. “Antes de que las lanchas tocaran tierra, ya estaba el resultado”, destaca Blumenblat sobre el torneo de marzo.

 

EN LA VIDRIERA DE MUNDO

Con 1089 embarcaciones y 3267 competidores en la edición de este año, la Fiesta Nacional del Surubí de Goya es el torneo de pesca más importante del país. En el ambiente la conocen como el Mundial de Pesca, porque participan pescadores de Asia, Medio Oriente, Europa y América.

 

Largada de la Fiesta Nacional del Surubí en Goya, el 4 de mayo pasado.

 

Cada año, los organizadores hacen giras promocionales por todo el país. Los fundadores de PescApp aprovecharon la visita a Santa Fe en abril para presentar la herramienta al presidente de la Comisión Municipal de Pesca de Goya, Samuel Cáneva. Cáneva aceptó que se hiciera una prueba piloto en el torneo de este año. Para Blumenblat, significó el salto de la aplicación a la primera plana: “Goya es la vidriera de la pesca en el mundo”.

José Lorenzón, fiscal general del torneo, es cauteloso y remarca que fue una prueba experimental. Se utilizó PescApp, pero la fiscalización oficial se hizo con papel. “Esto es muy grande, tenemos 44 años de experiencia y no queremos que por una prueba se tire todo al diablo”, señala. “A mí me gustó el sistema, porque no es complicado. Creo que puede ser una buena alternativa”, analiza el fiscal, que es miembro de la comisión organizadora.

Entre sus reparos, Lorenzón observa que en el río no hay señal y los datos solo se actualizan cuando los fiscales se acercan a la costa. También que muchas de las lanchas no tienen baterías eléctricas para cargar los celulares. “Son 15 horas embarcados, 111 kilómetros de pesca y más de cien fiscales”, subraya el correntino. El punto que más le preocupa, sin embargo, es la falta de comprobantes en papel para los pescadores.

“Como todo cambio, cuesta. Nos hubiera gustado que lo usaran más y tener más tiempo para capacitar a la gente más grande, que no quiso usar el celular. Pero el resultado fue bueno”, evalúa Lifschitz y destaca que la comisión directiva les propuso trabajar para digitalizar el proceso en dos o tres años. A ese proyecto, advierte Lorenzón, deberá analizarlo la comisión que asuma en octubre, después de la renovación de autoridades.

 

MODELO DE NEGOCIO

Un punto aún sin definir es el modelo de negocio, admiten los desarrolladores. Por ahora, solo cobran los viáticos y el costo de los servidores porque su objetivo es participar en la mayor cantidad de torneos posible. “Queremos sacar lo mejor de cada uno. No queremos que sea un sistema para un solo torneo, sino que lo que funciona bien en uno se reutilice en otro”, explica Lifschitz. A futuro, piensa en un modelo basado en publicidad o en el cobro de un porcentaje de la inscripción de los torneos.

Para Blumenblat, el negocio es lo de menos. Considera que hizo un aporte al mundo de la pesca. “Esto tiene que ser un antes y un después en la fiscalización de torneos, estoy convencido”, sostiene. Aunque no forma parte de PescApp, dice que se siente “el padre” de la aplicación. “Ellos la desarrollaron y tienen derecho a comercializarla. Yo no les pedí nada, solo que nombren que surgió de Paraná y del Club de Pescadores”, aclara, sin disimular el orgullo.

 

(*): Periodista.

Los fundadores de PescApp. De izquierda a derecha: Federico González, Joel Lifschitz e Isajar Spector.