Internacionales, Mundo, Sociedad

Destacan el aporte de sicilianos a la cultura

Colaboración | Fonso Genchi 

 

Desde Palermo, Sicilia, Fonso Genchi envió un material que rinde homenaje al Día del inmigrante siciliano, que se celebrara en la víspera. Desde aquellas tierras, que durante mucho tiempo recibieron contingentes en busca de un presente mejor, se reflexiona sobre los aportes de tantos sicilianos diseminados por el mundo.

El 15 de mayo se celebra el día del inmigrante siciliano en el mundo. En esta misma fecha, hace 73 años se instituyó oficialmente la Región Siciliana con un decreto del rey Humberto II, así que la misma resulta haber nacido – única entre las regiones italianas – antes de la República Italiana.

El fenómeno de la emigración siciliana en el mundo es relativamente reciente; antes del siglo XIX nunca Sicilia había sido tierra de emigración, sino, más bien, de inmigración. Los hechos históricos ocurridos en el 1800, incluido, por último, la anexión de Sicilia al Reino de Italia, determinaron unos cambios que llevaron al nacimiento de este triste fenómeno que dividió familias, a veces para siempre. El empobrecimiento general de la isla y las dificultades en encontrar trabajo, llevaron a muchos sicilianos a emigrar hacia otros territorios que parecían ofrecer oportunidades mejores.

Algunas decenas de años antes que este fenómeno empezara a presentarse en Sicilia, se había desarrollado ya en otras regiones italianas, especialmente en las del norte. En el periodo 1876-1900 emigraron de las regiones del centro-norte 3.723.672 personas, mientras que menos de la mitad, tan sólo 1.534.239, fueron las que emigraron de las regiones del centro-sur de Italia. En el periodo 1901-1915 ya los datos nos indican una situación diferente, con 4.621.057 emigrados en el centro-norte y 4.148.728 en el centro-sur. Sucesivamente irá siempre a peor para el sur y Sicilia.

En estos períodos de fin ‘800 e inicio del ‘900, los emigrados sicilianos se dirigieron principalmente hacia las Américas – Estados Unidos, Canadá, Argentina etc. – en donde muchísimos de ellos consiguieron, a cuesta de trabajo duro, alcanzar buenas posiciones sociales y un cierto bienestar económico.

El Día del Inmigrante Siciliano en el Mundo es una ocasión para reflexionar sobre la historia de nuestras familias, sus raíces, sus orígenes. Es una ocasión para recordar a nuestros antepasados, a quienes a menudo ni hemos conocido, para guardarle respeto por los sufrimientos que tuvieron que pasar dejando su tierra nativa y a sus parientes para empezar de cero en un lugar a ellos ajeno. En este día casi vuelve a materializarse aquel hilo de las madejas de lana que los emigrantes arrojaban desde el alto de los barcos a sus seres queridos que se quedaban en el muelle llorando mientras esperaban la salida; una vez zarpado el barco, se desenrollaban las madejas, pero llegaba el momento en que el hilo se rompía o se acababa. Aunque espiritualmente nunca del todo.

 

América fue uno de los destinos que se fijaron los sicilianos.