25.5 C
Paraná
martes, noviembre 19, 2019
  • Deportes
Más

    Rugby: otro entrerriano de selección

    Gabriel Baldi | coordinacion@eldiario.com.ar

    Así como los distintos entrerrianos que lograron inscribir su nombre en las páginas doradas de la historia del rugby argentino, por desempeñarse en representación del país, el gualeguaychuense Juan Alberto Faiad hizo lo propio al ser parte desde hace varias temporadas, del seleccionado nacional de sordos.

    El polifuncional back de Carpinchos RC, de 36 años, de vasta experiencia como wing, fullback o apertura, incluso del combinado entrerriano del Desarrollo, tendrá la chance esta vez de decir presente en una mítica gira que el representativo nacional realizará por Nueva Zelanda.

    Merecido logro

    Hace 21 años que Faiad practica rugby en la ciudad del sur entrerriano y es reconocido en el ámbito provincial por sus dotes con la ovalada.

    El año pasado, fue distinguido con el premio Jorge Newbery, entregado por la Subsecretaría de Deportes de la Ciudad de Buenos Aires, en la Usina del Arte de Capital Federal por su incansable labor con el combinado nacional de rugby de sordos.

    Hace tres temporadas, el entrerriano fue parte de la presentación argentina ante los All Black Deaf, en dos test matches, disputados en el club La Tablada de Córdoba y en San Salvador de Jujuy.

    Ahora, la recepción será neozelandesa, en un periplo que para el plantel argentino representa un singular esfuerzo. Para la realización del viaje, desde Rugby Sordos Argentina buscaron distintas maneras de recaudar fondos. Teniendo en cuenta eso, desde la entidad llevaron adelante la venta de la camiseta oficial del equipo, bonos y rifas. Mientras que Faiad, recibió –según indicó– la ayuda de muchos compañeros de equipo y amigos de la institución gualeguaychuense.

    Cabe destacar que el primer choque de la gira nacional por Nueva Zelanda será el próximo domingo 26 con un choque en Auckland; mientras que el 29 de mayo volverán a enfrentarse en la misma ciudad, para cerrar el viaje el 1 de junio a las 13.30 en el Ponsoby Rugby Club.

    La previa

    Del 18 y el 21 de abril, el plantel argentino llevó adelante una concentración en el Centro Nacional de Desarrollo Deportivo (CENADE) de la Agencia de Deportes de la Nación, en Ezeiza, Buenos Aires.

    En la oportunidad fue presentado el nuevo entrenador, Javier Ramón, hasta entonces asistente de Tati Parreño. En la ocasión el equipo entrenó el nuevo Sistema de Juego; integró nuevos jugadores y se trataron asuntos propios de la gira.

    Anteriormente, del 2 al 4 de marzo, el plantel concentró en Santa Rosa de Calamuchita, Córdoba.

    Sobre el rugby de sordos

    International Deaf Rugby Organisation (IDRO), cumple la misma función que World Rugby, en el rugby de sordos.

    Mariano Matut y Gustavo Díaz son los impulsores del Rugby Sordos Argentina (RSA), que está destinado a todos los sordos del país que practiquen la disciplina y para aquellos que quieran aprender el deporte.

    La mayoría de los jugadores que integra el seleccionado nacional juega en clubes de Córdoba, Santa Fe, Mendoza, Misiones, Jujuy, Río Negro, San Juan y Buenos Aires.

    Como los integrantes del equipo residen en diferentes puntos del país, los entrenamientos se hacen en forma de concentraciones, distintas veces en el año.

    En Entre Ríos, previo a Faiad, integró el seleccionado nacional de sordos, Rodrigo Villagra, ex jugador del Paraná Rowing Club, entre 2002 y 2004.

    Aunque el rugby de sordos se presente como una novedad, jugadores sin audición o con audífonos practican el deporte desde hace décadas. A partir de 1995 se formaron seleccionados no oficiales en Nueva Zelanda y Sudáfrica y luego se fueron sumando Japón, Gales, Australia e Inglaterra, cuyo seleccionado fue el primero en ser consagrado como oficial por parte de la otrora International Rugby Board (actual World Rugby).

    El rugby adaptado para sordos tiene básicamente las mismas reglas, con ligeras diferencias: no hay silbato, por lo que el árbitro dicta las secuencias del scrum con señales o se palmea para cobrar infracciones o se levanta los brazos para frenar el juego.

    Lo más leído