Galería, Home, Paraná, Policiales

Juzgan a la banda de Pokemón por venta de drogas en Paraná XII, XVI y Bajada

Once personas sospechadas de integrar la banda de Lisandro Giménez, alias Pokemón, son acusadas de vender cocaína en tres barrios de Paraná. Los hechos de violencia que generaba en la zona el comercio de la sustancia prohibida habrían coadyuvado a la caída de la organización.

 

Néstor Belini | coordinacion@eldiario.com.ar

 

Lisandro Giménez, alias Pokemon; Patricia González (organizadores); Roberto Balzaza, alias Ananá, (almacenador/distribuidor); Julio Rollero (vendedor); Kevin Garay, alias Killan (vendedor); Sebastián Escobedo Sánchez, alias Kakalo (almacenador/vendedor); Kevin Zárate, alias Toti (vendedor); José Luís Padilla (vendedor); Paola Padilla (vendedora); María Griselda González (vendedora); Guillermo Maydana (vendedor); y Gabriela González (vendedora) comenzaron a ser juzgados el martes 7 por el presunto delito de Comercio de estupefacientes agravado por haber intervenido tres o más personas de manera organizada.

Según la acusación, la banda se dedicaba a vender cocaína en los barrios Paraná XII, Paraná XVI y Bajada Grande. La organización habría operado desde marzo de 2016 hasta el 13 de mayo de 2017.

Entre la evidencia que Fiscalía sostiene contra los imputados se encuentra que el 18 de marzo de 2017 a las 3.30, en un procedimiento que se realizó en calle Bourmesteir, a metros de calle Primero de Mayo, en barrio Paraná XIII, se secuestró 503 gramos de cocaína que estaban debajo de una laja de hormigón que oficia de cámara séptica.

El día anterior, a las 9, en una casa habitada por Jorge Almada y Escobedo Sánchez, en barrio Paraná XIII, se secuestró 376 gramos de cocaína. Según el orden que la acusación pública le dio a los hechos en la imputación, el 18 de marzo a las 15, en un allanamiento que se realizó en inmediaciones de la casa de Pokemón Giménez, en barrio Paraná XVI, se secuestró 1.056 gramos de cocaína que estaba escondida en una casilla de gas de un pasillo de barrio Paraná XIII.

En otro procedimiento se les secuestró a Rollero y Maydana 15 gramos de cocaína que tenían en su poder, distribuidos en 49 bolsitas.

Ayer, en la segunda jornada de la audiencia que se realiza ante el Tribunal Oral Federal de Paraná, integrado por Roberto López Arango, Lilia Carnero y Noemí Berros, declararon testigos del procedimiento realizado el 18 de marzo y dos funcionarios policiales que llevaron adelante laas tareas de vigilancia y las escuchas telefónicas.

En primer término declararon dos mujeres, vecinas de barrio Paraná III, que dieron cuenta del hallazgo de la droga oculta bajo una tapa que simulaba una cámara séptica y del procedimiento posterior.

El testimonio que complicaría a la supuesta organización lo brindó el efectivo de la División Toxicología de la Policía de Entre Ríos que instruyó durante 14 meses la investigación.

Ante la pregunta del Tribunal para que diera cuenta de cómo era el esquema de trabajo de la banda, el efectivo sostuvo que “Lisandro Giménez era el principal responsable” a quien lo secundaban “Balcaza y Garay”; en la estructura organizativa seguían la pareja de Giménez, Patricia González y sus hermanas que “vivían a la vuelta”.

La referencia al rol “secundario” que le asignó el efectivo a Patricia González fue advertido por un vocal del Tribunal, que le preguntó cómo pudo determinar la responsabilidad atenuada, habida cuenta que la acusación le atribuye el rol de organizadora.

La audiencia judicial se realiza ante el Tribunal Oral Federal de Paraná, integrado por Roberto López Arango, Lilia Carnero y Noemí Berros.

El efectivo respondió que surgía de las escuchas telefónicas, en las que se advirtió que la mujer sólo informaba las órdenes que le daba su pareja. El policía sostuvo que “los tres fundamentales eran Giménez, Balcaza y Garay”, añadiendo que Kakalo Sánchez era “un soldadito” que estaba debajo de aquellos.

El investigador refirió que una de las tantas escaladas de violencia que se vivió en el barrio se originó en un asalto a un kiosco de la pareja de Pokemón Giménez. Según relató, del lugar se habrían llevado, entre otras cosas, droga que estaba oculta allí.

También fue consultado sobre la denuncia que realizó la madre de un chico que fue atacado a balazos por integrantes de la organización, denuncia que fue avalada por la directora de la escuela a la que iba el joven.

El efectivo respondió que “no la recuerdo, no la tengo en el expediente o no me la elevaron”. Sí refirió a un serio incidente en el que un joven golpeó a su madre porque denunció que el hijo resguardaba droga en su casa. Además relató que, según surgió de las escuchas, el joven fue a hablar con Giménez por la situación, a lo que recibió por respuesta que “no tenía nada que hablar con él”.