Entre Ríos, Home, La Provincia, Política, Sociedad

Elecciones 2019: El diputado 34, el deseo de los partidos chicos

Sobre todo en la categoría de diputados, la elección general del 9 de junio tiene un sabor especial para aquellas expresiones no mayoritarias.

No es que tampoco haya un descuido en ese sentido de parte de Creer Entre Ríos y Cambiemos; pero parece claro que, si bien se trata de una disputa abierta por arriba y por abajo, la esperanza de los terceros en discordia pasa por la posibilidad de acceder a los espacios legislativos.

 

Redacción El Diario | coordinacion@eldiario.com.ar

 

Si bien los titulares de la prensa y el grueso de los análisis están enfocados en lo que pudiera ocurrir el 9 de junio en las categorías de gobernador y vice e intendentes y vices, hay fuerzas que tienen otras pretensiones. Así, mientras las expresiones mayoritarias pugnan por quedarse con la mayor cantidad de cargos ejecutivos y, de reojo, siguen las alternativas de lo que pudiera ocurrir en los órganos legislativos, en las propuestas menos masivas las prioridades se invierten y, entonces, filtrar un concejal en un municipio o un diputado en la Legislatura es considerado un objetivo altamente valorado.

Con los senadores es más difícil para los partidos o frentes chicos porque, salvo excepciones, que las hay (propuestas locales de alto impacto), la realidad política de los departamentos suele estar fuertemente influenciado por los candidatos a intendente de las ciudades cabeceras y, con más razón aún, por el arrastre de los que buscan llegar a la Gobernación.

Lo dicho: si bien no es lo mismo gobernar con cualquier escenario legislativo, en el plano provincial pareciera que la lucha por integrar la próxima Cámara de Diputados concentra el interés de aquellos que buscan hacerse de un lugar institucionalmente legitimado dentro del arco político. Para estos asuntos conviene repasar algunos datos esenciales.

La cláusula constitucional de gobernabilidad le asegura al partido o frente que gana las elecciones al menos la mayoría simple en la Cámara de Diputados, es decir, 18 legisladores.

Pero si la cantidad de votos obtenida es mayor a la mitad más uno, se aplica el sistema D’Hont, con lo que el más votado podría tener un número mayor de diputados. Así, si se repitieran los votos de las PASO, para el período 2019-2023 el oficialismo podría contar con 21 diputados y Cambiemos con 13. Si bien no son apropiadas las proyecciones lineales (en el D’Hont resultan clave las proporciones) se tiene por cierto que en la medida que las terceras fuerzas se aproximan a los 20.000 votos sus posibilidades de alcanzar un legislador aumentan.

Como se trata de un sistema proporcional, el diputado 34 se le puede birlar tanto a Creer Entre Ríos como a Cambiemos, pero hay que tener en claro que lo estadísticamente más probable es que lo pierda el que obtenga el segundo lugar.

 

CÁLCULOS

Por fuera de las propuestas mayoritarias (Creer Entre Ríos y Cambiemos), hay una controversia en torno a cuál fue la lista más votada en las PASO para la categoría diputado provincial. Si se toman las dos expresiones del socialismo que compitieron se alcanzan los 16.901 (10.497 de Alternativa Progresista más 6.404 de Progresismo Popular). La suma de sufragios convierte al Socialismo en tercera fuerza, pero la duda aquí es si la integración de ambos sectores puede ser armónica o, por el contrario, la puja electoral vino a materializar diferencias irreconciliables que pudieran haber surgido en un partido que ha logrado un enorme acompañamiento popular en Santa Fe pero que de este lado siempre ha tenido un desarrollo escuálido.

Mientras tanto, el MST-Nueva Izquierda (con la activista Nadia Burgos como principal referente), logró 13.744 sufragios en las PASO, es decir, menos votos que el Socialismo en su conjunto, pero más que Alternativa Progresista, que ganó el derecho a imponer candidatos.

Como se ve, en ambos casos, en cualquier circunstancia, alcanzar ese piso hipotético parece ser una tarea que tiene sus complicaciones.

Luego, en las PASO los vecinalistas obtuvieron 12.720 votos (Confederación Vecinalista Entre Ríos) y SER, 11.297 votos, siempre para Diputados.

Estrategias

Una buena pregunta es de dónde se pueden obtener los votos que le faltan a las fuerzas que pretenden llegar a la Legislatura. Y, la verdad, no hay muchas: se los quitan a los frentes mayoritarios, seducen a los que sufragaron por otros partidos chicos o aspiran a que captar la atención de los ausentes o los que votaron en blanco.

Así, para Socialistas y el MST-Nueva Izquierda, más incluso que para Cambiemos y Creer Entre Ríos, la General debe ser entendida como una elección radicalmente diferente, pero con pocas opciones a disposición: las propuestas y la campaña mantienen un carácter testimonial y se termina conformando con el premio consuelo de ser la tercera o cuarta fuerza o exhiben capacidad política para urdir una serie de acuerdos estratégicos (anteproyectos de ley, prioridades legislativas, etc.) que pueda empujar a algunos sectores a votarlos para diputados, aunque ese apoyo mude a otras fuerzas para la elección de gobernador y vice o intendentes.

Los próximos días deberán ser ricos en este tipo de precisiones, necesarias para encarar las semanas que quedan de cara al 9 de junio.

La esperanza de las fuerzas políticas no mayoritarias pasa por la posibilidad de acceder a los espacios legislativos.

 

Elecciones 2019: El eje del debate mudó del texto al reino de la imagen

Elecciones 2019: riesgos, certezas y cálculos para una campaña corta

Elecciones 2019: orden o consenso, el dilema que sigue explicándolo todo

Elecciones 2019: Primeras impresiones de un cierre agitado en Paraná

Elecciones 2019: cuenta regresiva en la definición de postulaciones para las PASO