Home, Paraná, Sin categoría

Volvieron las largas colas para ir a Santa Fe

Si bien hay horarios pico en los que las demoras son mucho más largas, los problemas son constantes y se mantienen durante gran parte del día.

 

Redacción EL DIARIO / coordinacion@eldiario.com.ar

Con el comienzo de las clases, vuelven las largas esperas de los pasajeros que viajan a Santa Fe.

Desde muy temprano en la mañana, en la Terminal de Paraná se puede ver una larga fila que se forma en la dársena que da al sur y que atraviesa el hall hasta terminar del otro lado, luego de dar varias vueltas.

Es que los coches que parten diariamente hacia la ciudad ubicada en la otra orilla del Paraná no alcanzan para trasladar a todos los que aguardan viajar y que deben soportar esperas que pueden llegar a una hora y media.

Si bien hay horarios pico en los que las demoras son mucho más largas (como la primera hora de la mañana o el mediodía), los problemas son constantes y se mantienen durante gran parte del día.

Hace un mes se supo que la Comisión de Coordinación de Transporte Urbano y Suburbano Nº 3 Santa Fe – Paraná, integrada por funcionarios de las provincias de Santa Fe y Entre Ríos y de las municipalidades de ambas capitales propuso que la Comisión Nacional de Regulación del Transporte (CNRT) autorice a las empresas de colectivos Fluviales y Etacer a transportar pasajeros parados.

La medida, “excepcional” según se aclaró, sería para acortar las largas esperas que se producen durante las horas pico y sobre todo en la temporada de cursada de los estudiantes universitarios.

La iniciativa sugiere permitir una persona parada por fila de asientos y eso incrementaría en un 25% la cantidad de pasajeros transportados por hora, según se calculó. También, ponen como ejemplo que esas excepciones se autorizan en colectivos que unen las ciudades de Buenos Aires y La Plata, como así también Corrientes y Resistencia.

Entre los argumentos expuestos está que un 70% del recorrido de esos colectivos interprovinciales se da en zonas urbanas. La propuesta fue rechazada por organizaciones estudiantiles y de usuarios mientras que las empresas consideraron viable esa alternativa y que podía tratarse de una solución al problema.

 

RESPUESTA

Viajar en colectivo entre Santa Fe y Paraná sigue demandando horas de espera pero la Comisión Nacional de Regulación de Transporte (CNRT) no advierte insuficiencias en el servicio.

Esto surge de la respuesta obtenida por los Defensores del Pueblo de Santa Fe y Paraná de parte del organismo nacional que textualmente dice: “Se informa que se ha ordenado las inspecciones necesarias de control de frecuencias, recorrido y parque móvil (…) se informa que las empresas Fluviales del Litoral y Etacer cumplen con las frecuencias establecidas por horarios aprobados” en los meses de diciembre y enero que fue cuando hicieron los controles.

Dicha respuesta de la CRNT no es compartida por los Defensores del Pueblo de la provincia de Santa Fe, Raúl Lamberto, y de la Ciudad de Paraná, Pablo Donadío (Adjunto), quienes han reiterado los reclamos ante organismo nacionales respecto de las innumerables y recurrentes quejas de los usuarios.

Se ha señalado que no se subsana el desequilibrio entre la magnitud de la demanda y la oferta de unidades que transportan pasajeros entre ambas capitales; por lo que acceder a viajar puede demandar horas de espera, según las comprobaciones realizadas en los relevamientos de las Defensorías.

Tanto es así que la Asociación de Defensores del Pueblo de la República Argentina (Adpra) exigió hace ya varios meses medidas urgentes para subsanar las peripecias que deben afrontar miles de santafesinos y entrerrianos que a diario deben cruzar de una a otra ciudad para trabajar o estudiar. Y, las Defensorías de Santa Fe y Paraná han insistido en reiterar los reclamos.

Las mencionadas empresas ejercen un oligopolio en el servicio de transporte público en el corredor que atraviesa el río Paraná, las regulaciones no permiten por razones de seguridad que viajen pasajeros parados y no existen ofertas de servicios alternativos, por lo que los Defensores insisten en que no puede considerarse que la prestación actual es óptima ante tanto descontento e incomodidad.