Entre Ríos, Galería, Home, Judiciales, La Provincia, Sociedad

Concedieron probation a conductor que circulaba con un carné falso

El hombre fue detenido en agosto de 2016 en un control vehicular y presentó un carné de conducir falso. Este miércoles se le concedió la suspensión del juicio a prueba. Si comete un nuevo delito mientras goza de aquel instituto irá a juicio y, de ser hallado culpable, podría cumplir la pena correspondiente en prisión.

 

Néstor Belini | coordinacion@eldiario.com.ar

 

El juez de Garantías N°2, Eduardo Ruhl, decidió este miércoles otorgar la suspensión del juicio a prueba o probation por un año, a JLB, que fue procesado por el delito de uso de documento falso.

El imputado fue detenido el martes 16 de agosto de 2016, a las 10,30, conduciendo un camión Volvo. En el control de tránsito que realizaban efectivos de la Policía de Entre Ríos en la ruta provincial N°11, en inmediaciones al acceso al Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), presentó una licencia de conducir falsa.

A simple vista, para algunos ciudadanos eludir el cumplimiento de algunos requisitos para transitar por rutas y calles constituiría una “avivada” o un “ahorro” muy mal entendido. La concreta realidad es que se trata de un delito tipificado en el Código Penal (CP) de la Nación.

En la audiencia que se realizó este miércoles, los defensores públicos, Jorge Sueldo y Jorge Balbuena, solicitaron la aplicación al caso del instituto de Suspensión de juicio a prueba. La fiscal Evangelina Santana estuvo de acuerdo en la aplicación de la salida alternativa al juicio oral y público.

El acuerdo entre Fiscalía y defensa fue posible en virtud de que se cumplieron los requisitos que prescribe la Ley para la concesión del beneficio. Así, JLB no tienen antecedentes penales computables ni atraviesa otro proceso, como así tampoco ha gozado de otra Probation; la escala penal hace viable su aplicación y la acusación pública dio su conformidad.

Delito

El delito que se imputó al hombre oriundo de Aldea Brasilera se encuentra tipificado en el CP. El Título XI, Delitos contra la Administración Pública, Capítulo III, Falsificación de documentos en general, prescribe en el artículo 296 que “el que hiciere uso de un documento o certificado falso o adulterado, será reprimido como si fuere autor de la falsedad”.

Además, en el artículo 292 se establece que “el que hiciere en todo o en parte un documento falso o adultere uno verdadero, de modo que pueda resultar perjuicio, será reprimido con reclusión o prisión de uno a seis años, si se tratare de un instrumento público y con prisión de seis meses a dos años, si se tratare de un instrumento privado”.

La fiscal Evangelina Santana estuvo de acuerdo en la aplicación de la salida alternativa al juicio.

Normas

El artículo 296 prescribe en el segundo párrafo que “si el documento falsificado o adulterado fuere de los destinados a acreditar la identidad de las personas o la titularidad del dominio o habilitación para circular de vehículos automotores, la pena será de tres a ocho años”.

Este párrafo determinaría la pena que se le podría aplicar al reciente probado en el caso de que incumpla las normas de conducta que se comprometió a observar – JLB se comprometió a realizar trabajos no remunerados por seis meses en una escuela de Paraje La Virgen-, o cometa un nuevo delito mientras está vigente la Probation. En este sentido, lo alcanzarían los requisitos que establece el Título XII del CP que en el artículo 76 versa sobre La Suspensión del juicio a prueba. En el 76 bis determina que si la pena a aplicar de acuerdo al delito imputado no excede los tres años de cárcel, se podrá solicitar la suspensión del juicio a prueba. Lo mismo opera para el caso del concurso de delitos.

 

Reparación del daño

El artículo 76 bis refiere a la reparación económica que se aplica al probado. La ley es clara al establecer que “al presentar la solicitud, el imputado deberá ofrecer hacerse cargo de la reparación del daño en la medida de lo posible, sin que ello implique confesión ni reconocimiento de la responsabilidad civil correspondiente”. En el caso de JLB, las partes convinieron en eximirlo del pago de la reparación puesto que no hay una persona física a la que se le deba reparar daño alguno, como así tampoco hubo un daño a reparar.