18.8 C
Paraná
domingo, julio 12, 2020
  • Paraná
  • Política
  • Sociedad
  • Nosotros
Más

    Denuncian un plan destituyente contra Varisco

    Involucran a un falso abogado D’Alessio.

     

    Los abogados Rubén Pagliotto y Miguel Cullen, representantes del intendente Sergio Varisco en la causa federal elevada a juicio, brindaron este miércoles una conferencia de prensa en la que informaron que pidieron un exhorto al juez de Dolores, Alejo Ramos Padilla, para que envíen las desgrabaciones de una comunicación telefónica que podría probar que “la mal llamada causa de la narcoavioneta fue armada en el marco de las operaciones de la que forma parte el falso abogado Marcelo D’Alessio”.

     

    En el encuentro con medios locales, los abogados Pagliotto y Cullen hicieron un repaso por lo que consideraron las serias irregularidades que “parecen orientadas a buscar un fin incriminatorio” contra el intendente de Paraná y precandidato a la reelección.

    El elemento que tomaron los penalistas para expresar sus sospechas es un tramo de la desgrabación de un diálogo entre el falso abogado Marcelo D’Alessio y el empresario extorsionado Pedro Etchebes, que se publica en el Centro de Información Judicial, un organismo creado por la Corte Suprema de Justicia para hacer pública informaciones de los tribunales.

    En el diálogo, D’Alessio, a quien Pagliotto calificó como “un oscuro personaje, falso abogado, que forma parte de un entramado dedicado a la extorsión de personas, la fabricación de causas y el plantado de drogas” admite que tenía que viajar a Paraná para hacer un operativo con un falso testigo arrepentido.

    Los abogados conjeturan con que esa operación dio como resultado las declaraciones de Luciana Lemos, que actuó como supuesta “arrepentida” e involucró, en declaraciones de julio de 2018, al intendente Varisco, a la funcionaria municipal Griselda Bordeira y a los concejales Pablo Hernández y Emanuel Gainza en una supuesta operación comercial con cocaína.

    “¿Por qué otra causa podría haber querido viajar D’Alessio a Paraná sino ésta, que tiene implicancia política y social porque se mete nada más ni nada menos que al intendente de la capital provincial?”, se preguntó Pagliotto, para dar la respuesta él mismo: “La única causa que puede concitar el interés de un personaje extorsionador es la mal llamada causa de la narcoavioneta”.

    Cullen, en tanto, no dudó en calificar a toda la operatoria “como un acto destituyente contra el gobierno municipal de Paraná y contra la figura de Sergio Varisco”.

     

    DETALLES.  Pagliotto y Cullen dedicaron buena parte de la conferencia de prensa a señalar lo que calificaron como una seguidilla de inexactitudes y falsedades orientadas a involucrar maliciosa y forzosamente a Varisco en la causa. Si bien no tuvieron reproche para con el juez que lleva adelante la causa, Leandro Ríos, cargaron sí contra los efectivos de la policía federal, como auxiliares de la Justicia que, según los penalistas, se habrían dedicado a plantar pruebas falsas.

    Recordaron que antes de que sea detenida Griselda Bordeira, esa funcionaria municipal denunció en la Comisaría 6ª de la Policía de Entre Ríos que un falso trabajador del correo privado intentó interceptarla en su casa, y que cuando el hombre se sintió descubierto huyó del lugar, corriendo hacia un auto que lo estaba esperando. Ese auto es un Bora que había sido secuestrado por la Policía Federal de Paraná en el marco de una causa por narcotráfico.

    Rubén Pagliotto y Miguel Cullen, representantes legales de Sergio Varisco, brindaron una conferencia de prensa.

     

    En la hipótesis de los abogados, el falso trabajador del correo privado es un agente de la fuerza federal que habría estando tratando de sembrar pruebas contra Bordeira y para eso estaba averiguando datos de su vivienda particular. La hipótesis se alimenta porque Bordeira vio a ese hombre en la custodia del ministro de Trabajo de la Nación, Jorge Triaca, en una visita que hizo por esos días a la capital entrerriana.

    “Bordeira vio luego el auto Bora de color gris frente a la dependencia local de la Policía Federal y al hombre que la abordó en sus vivienda entre los agentes de la fuerza de seguridad en la visita que hizo Triaca el 3 de mayo del año pasado”, observaron los abogados.

    No omitieron decir los abogados que algunos elementos que trascienden de la causa que se tramita en Dolores, vinculan a D’Alessio con la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, la misma que –hicieron también notar– cargó duro contra Varisco a través de posteos en su cuenta de Twitter cuando el intendente fue procesado.

    Relevaron que durante esos días, Varisco recibió presiones de algunos funcionarios nacionales para que pida licencia o renuncie al cargo hasta que se aclare la situación. “Quisieron voltear a Varisco pero se encontraron con un animal político muy difícil de voltear”, resumió, coloquial, el abogado Cullen.

    Para los abogados del intendente de Paraná, su defendido podría estar siendo víctima de un entramado judicial, policial, político y periodístico “que ahora está saliendo a la luz por la ejemplar tarea del juez Alejo Ramos Padilla”, dijeron.

    Agregaron que “el modus operandi de la banda de D’Alessio es similar a la que vemos que envuelve a este caso, y son demasiadas similitudes como para dejarlas pasar”, dijo Cullen.

    Lo más leído