Galería, Home, Paraná, Sociedad

Reclaman por la preservación de las instalaciones de Coceramic

El predio quedó en manos de un grupo empresarial. Denuncian que se produjo un desguace del antiguo edificio. Queda en pie la histórica chimenea.

 

Ex trabajadores y ex integrantes de la cooperativa que administró a la empresa Coceramic durante los últimos años, además de vecinos e integrantes de la Asamblea Vecinalista se están movilizando a fin de conseguir preservar los restos de las instalaciones de una de las fábricas más emblemáticas de la ciudad y constituirla en un monumento histórico y cultural.

De toda la estructura solo se conserva la imponente chimenea y el horno, mientras que el resto fue desguazado y reducido para la venta.

Son más de 50 familias que vivían del trabajo desarrollado en esa fábrica que fue declinando en su actividad y que actualmente reclaman el pago de lo que les corresponde.

Este juves hubo una movilización al lugar de la zona de Puerto Viejo para demandar la atención de las autoridades provinciales y municipales.

 

Promesas

“Los trabajadores están sufriendo mucho porque han sido estafados. Les han prometido un predio en el Parque Industrial pero no les dieron nada y se quedaron con un espacio que debería ser de la ciudad”, dijo a EL DIARIO Alicia Glauser, de la Asamblea Vecinalista Ciudadana.

Los compromisos fueron asumidos por un grupo de empresarios que en 2016 les prometieron a los integrantes de la cooperativa pagarles una suma semanal a cambio del predio que ocupaban y también entregarles un terreno en la zona del Parque Industrial y las maquinarias necesarias, a fin de que sigan trabajando. Pero incumplieron con las promesas promediando el año 2017 y los empresarios se adueñaron de esos terrenos.

“Les han sacado todo. Lo que nos dijeron es que Acevedo Díaz (el representante de los empresarios) ha vendido todo lo que es de la fábrica, desde las chapas hasta las luminarias. Sólo quedaron en pie los hornos y la chimenea que es histórica. Lo único que nos queda es rescatar el predio, que son 4 hectáreas y media, y todo lo que es histórico”, remarcó Glauser.

“Además de rescatar nuestra historia queremos apoyar a los trabajadores que han sido estafados”, dijo la dirigente vecinalista. “Ellos han ido a preguntar al Parque Industrial y les han dicho que nunca se había hablado de eso, que allá no se sabe nada. Él (por Acevedo Díaz) les prometió un predio en el Parque Industrial, que les iba a instalar las máquinas que traería de Salta, a cambio del predio. Ellos se entusiasmaron y un par de la cooperativa firmó. Así se quedaron con todo. Se dice que van a hacer una inversión inmobiliaria”, relató.

 

Una fábrica casi centenaria

 

Coceramic empezó a funcionar en 1925 como sociedad anónima, a partir de la fusión de capitales de Pedro Mutio y Osinalde Hermanos. La empresa de la familia Mutio presentó quiebra en 1992. Luego de una gestión judicial, la empresa quedó a cargo de una cooperativa, inicialmente conformada por 50 obreros.

Según el documental La Patria emprendedora, capítulo Coceramic -serie dedicada a la economía solidaria, producida por los santafesinos de Matecocido e Imágica, en 2011-, la empresa cuenta con un yacimiento de arcilla renovable.

La histórica chimenea aún está en pie. Fotos Ricardo Holle.

“Cuando se hizo la cooperativa las condiciones de trabajo ya eran arcaicas. El camino largo y sinuoso. Las distintas comisiones directivas intentaron salidas no sin conflictos, malas decisiones, conflictos y personalismos”, narra la voz en off del audiovisual de 26 minutos, que está disponible en la web.

“Afuera, los intereses en la quiebra y el negocio inmobiliario en las barrancas del Paraná”, señalaban los realizadores en ese momento en que Coceramic se había unido a la Federación Argentina de Cooperativas de Trabajadores Autogestionados (Facta), y se proyectaba el sueño de una nueva y moderna planta en Bajada Grande.

Fue la primera cooperativa de la provincia que recuperó una empresa. Comenzó a trabajar enfrentando una serie de problemas y también de tiempos difíciles. Entre otras cosas, la tecnología que utilizaba para su producción estaba desactualizada y eso le generó una serie de dificultades comerciales y competitivas. A la par, a los trabajadores les resultó difícil organizarse y tener una estructura eficiente en la administración.

Este miércoles hubo una movilización de ex trabajadores y vecinos. Fotos Ricardo Holle.

El horno principal dejó de quemar definitivamente el 28 de marzo de 2016. El horno secundario ya estaba parado desde diciembre de 2014. La producción venía saliendo mal, por la calidad del petróleo, dicen algunos; por la falta de tierras debido a las inundaciones, creen otros. Hubo inconvenientes técnicos con la maquinaria, y a todo esto ya se fabricaba poco.

 

 

Reunión en la Secretaría de Trabajo con trabajadores de exCoceramic