16.5 C
Paraná
lunes, agosto 10, 2020
  • Paraná
  • Política
  • Nosotros
Más

    PASO 2019: “Nuestro capital principal es el contacto con la gente”, dijo Fernando Sibulofsky

    La lista 69, “Paraná tiene futuro”, que lleva a la fórmula integrada por Fernando Sibulofsky y Stella Maris Ledesma como precandidatos a intendente y vice, constituye su presencias desde una defensa de los barrios y la necesidad de un fortalecimiento de las políticas públicas hacia esos sectores. Con críticas al gobierno municipal actual pero también al interior del peronismo, están preocupados por la pobreza y la falta de trabajo.

     

    Redaccion El Diario | coordinació[email protected]

     

    “Esta propuesta nace a partir de 2015, cuando en el peronismo de la ciudad de Paraná sufrimos un tremendo revés electoral”, dice Fernando Sibulofsky, en visita a EL DIARIO. Lo acompaña Stella Maris “Coqui” Ledesma, abogada, precandidata a viceintendente, que ya era parte de aquella primera inquietud ciudadana que se sintetiza en la expresión: “pensar y preocuparnos por otra Paraná”.

     

    Los dirigentes cuentan que “así comenzamos nuestra lucha desde el PJ en los comicios partidarios de 2016; competimos contra toda la estructura de poder e hicimos una gran elección, lo que nos motivó a seguir para ser una alternativa seria para recuperar esta Paraná tan querida y tan postergada”.

    La táctica de este colectivo es sencilla: se reúnen en cuanto club les ceda un lugar, en casas de familia, en vecinales, instituciones intermedias, plazas y veredas. “Tenemos muy buena aceptación de parte de los vecinos; nos reciben con respeto y muchos nos expresan que nos ven como alternativa para recuperar los barrios de Paraná”, señala Sibulofsky, al añadir que “somos gente de barrio, nacimos y nos criamos allí y conocemos lo que están pasando”. De todos modos, “integramos estas realidades a un proyecto de ciudad”.

     

    –¿Qué no está bien en la ciudad? ¿A qué serían una alternativa?

    –Lo que se hace y se hizo, eso no está bien. Son gobiernos que evidentemente han llegado sin un programa ni proyecto. Así no hay una planificación adecuada y nos topamos con un desequilibrio muy grande en las inversiones, en perjuicio de los barrios que es donde vive la mayor cantidad de ciudadanos. La transformación de la Peatonal, que estaba en buenas condiciones aunque le faltaba un poco de mantenimiento, es una obra faraónica e innecesaria y significará que se distraigan más de 400 millones de pesos en una ciudad en la que la tercera parte del ejido no tiene cloacas y muchos vecinos no cuentan con agua potable.

    Hay sectores de la ciudad, a diez cuadras del centro –y no exageramos- en que las barriadas son toldos, uno al lado del otro; así vive la gente, en tolderías. Y toda esa postergación se podría resolver con otra idea de ciudad.

     

    –Otras prioridades, plantean…

    –Un proyecto de gobierno distinto, sin dudas. El paranaense es muy buen contribuyente y que ese buen nivel de pago de tasas va a mejorar apenas vean cuando asumamos que las obras guardan relación con las reales necesidades y mejoran la calidad de vida de una mayor cantidad de ciudadanos.

    El dinero no parece faltar en la Municipalidad. Lo que sí, hay una desesperación por mostrar que se está haciendo algo en épocas de campaña; así se malgastan los recursos.

     

    –¿Por ejemplo?

    –Además de las obras innecesarias hechas a la desesperada y los bacheos mal realizados, ahí está la sobredimensión de la planta de personal con un escandaloso festival de contratos.

     

    SERVICIOS

    –¿El servicio de colectivo?

    –Es tremendo el daño que se le produce al vecino de los barrios, que es el que más necesita del transporte público para llegar al trabajo, a los hospitales o al centro. A juzgar por los hechos, estamos sometidos a los intereses de una empresa que, por lo visto, está sin regulación; este monopolio nos tiene de rehenes, nos agarra para la joda, con la complicidad de un gobierno municipal que mira para el costado.

     

    –¿Y se puede arreglar?

    –Por supuesto. Lo primero que hay que imponer es autoridad: al intendente lo elige un pueblo que confía en su proyecto y su propuesta. Pero debe predicar con el ejemplo y así, no sólo el tema del transporte público sino todos los problemas se irán solucionando.

    Pero el del transporte es uno de los primeros que se deberá encolumnar en beneficio del vecino de Paraná.

     

    –¿El de la basura es otro problema?

    –Sí, es un problema. Lo visualizamos así. No lo minimizamos. Pero, francamente, me preocupa más el transporte público y la falta de trabajo, que es tremenda. La recolección de residuos la deben realizar personas que hoy tienen un trabajo; de arriba hacia abajo, simplemente hay que hacerles cumplir con la tarea por la que se le paga. Hoy el que quiere trabajar en la Municipalidad tiene inconvenientes porque todos son rehenes de la campaña del actual intendente: tienen que poner pasacalles, pegar afiches, hacer pintadas. Además, atemorizan a la gente sencilla que nos dice que no nos pueden recibir en sus casas por miedo a represalias.

     

    TRABAJO

    –¿Y qué puede hacer el municipio en materia de empleo

    –Ante todo, orientar bien los recursos. Eso ya ayuda. Hay que apoyar a las cooperativas y a los emprendedores; y, además, potenciar a la industria sin chimenea, el turismo, que deja importantes recursos, especialmente los fines de semana largos. Si los ingresos públicos aumentan por esa vía, el municipio podrá apoyar otros sectores de la economía que tienen muy buena potencialidad pero no encuentran financiamiento apropiado.

    Con los industriales del Parque queremos mantener una línea de diálogo fluida; las nuevas fuentes de trabajo deben venir de estos dos sectores: la industria y el turismo.

     

    –¿Qué asuntos aparecen en todas las charlas con los vecinos?

    –El de la inseguridad y el consumo de drogas. Creemos que son cosas que deben conversarse con quien sea elegido Gobernador y el ministro del área. Hay que buscar cómo bajar la comisión de delitos contra la propiedad, que en los barrios se multiplica.

    El municipio puede colaborar teniendo las calles en condiciones, el pasto de espacios públicos y baldíos bien cortado y las luces en funcionamiento. Además tendremos un diálogo permanente con la Jefatura departamental. Pero los resortes de las políticas específicas son del gobierno provincial.

    Desde ya adelanto que la actual Secretaría de seguridad de la Intendencia será eliminada; es pagar sueldos inútiles. Con esos recursos crearemos la Secretaría de Deportes para que no alcance sólo a la práctica federada sino que se expanda en actividades recreativas en todos los barrios: profesores con elementos adecuados, psicólogos para trabajar problemas familiares y adicciones y una merienda digna. A eso agregaremos un sistema de becas. Y, además, habrá muchos programas de cultura en los barrios para que la contención sea una realidad. De esa forma también ayudaremos a resolver los problemas de inseguridad y, sobre todo, le mostraremos a las nuevas generaciones que podemos hacer un mundo mejor.

     

    –Puntos de encuentro…

    –Es verdad, hay que crearlos. Es increíble pero en los últimos años han ido desapareciendo los campitos o baldíos donde nos recreábamos siendo chicos. Hoy hay muy poco. Y lo que queda está invadido por la maleza, la basura y las ratas.

     

    Algunas distinciones

    –¿Cómo se distinguen de las otras propuestas, dentro de Creer Entre Ríos?

    –Somos militantes que llevamos once meses de campaña. No empezamos hace un ratito, como varios de los otros candidatos. La diferencia es que hacemos las cosas pensando en el prójimo, no nos mueve el beneficio personal. Siempre estuvimos cerca de los barrios, colaborando con los clubes y las cooperadoras. Esa ha sido nuestra vida social y así seguirá. No tendremos dinero para campañas caras, pero nos alcanza con mirar a la gente a los ojos. De hecho, mientras muchos precandidatos de sacan fotos con obras que consideran importantes, nosotros estamos reunidos –a veces muy cerca de ellos- en un merendero, un club o una asociación.

    Nuestro capital es el contacto con la gente, pero no dejamos de preguntarnos por qué algunos mandatarios no han pedido licencia ya porque todo se mezcla y no es bueno ni transparente.

     


    Sibulofsky y Ledesma se presentan como gente de barrio que buscará integrar a esos sectores a un proyecto superador de ciudad. Foto Marcelo Miño.

    Lo más leído