Deportes

Las oportunidades, cruzando la orilla

Germán Cáceres dirige la sexta de Unión de Santa Fe. El ex volante de Patronato se recibió de técnico de fútbol, pero no pudo ingresar al mercado local. Tras dos años de preparación, capacitación y búsqueda consiguió trabajo en el club Tatengue.

 

Por Ezequiel Re

 

No siempre prepararse, capacitarse significa que ese sacrificio luego pueda volcarse en el propio terruño. De hecho, Germán Cáceres vive a unos pocos metros de la cancha de Patronato, aunque allí no pudo triunfar en sus tiempos de jugador ni jerarquizar a la entidad como uno de los entrenadores de divisiones inferiores, por ejemplo.

Se recordará que Pipo en su momento quedó en libertad de acción para luego consagrarse en los mejores años de la CAI de Comodoro Rivadavia y Atlético Rafaela, entre otros. Un caudillo dentro de la cancha, siempre bien recordado por su excelente conducta dentro y fuera de la misma.

Con el retiro consumado el deportista paranaense se recibió de director técnico nacional de fútbol y al igual que en su carrera deportiva, encontró puertas cerradas en Patronato y su ciudad, debiendo luchar para hacerse un lugar en alguna otra institución. Pero lo logro. Cáceres dirige la sexta división de Unión en las categorías de AFA. Deambuló dos años en las que no contó con un trabajo estable, pero no dejó de capacitarse. Su tesón lo llevó a conseguir un objetivo.

-Contesto con esta oportunidad.

-Si contento, y ojalá que más entrenadores de Paraná que han tenido un recorrido en el fútbol y se han preparado de una manera seria para darle lo mejor al equipo que les toque dirigir, ya sea en una escuelita, un colegio, divisiones inferiores o en una categoría superior, tengan chances.  En mi caso pienso dar lo mejor y transmitir lo que me dio el fútbol. Es hora de que se mire un poquito más hacia adentro porque hay mucho material humano capacitado para hacer muy buenos trabajos deportivos en la ciudad.

-¿Te consideras un ejemplo de lucha en el fútbol?

-Nunca fue fácil. Cuando Patronato me deja libre a los 20 años en su momento tenía pensado dejar el fútbol y dedicarme a estudiar o trabajar. Pero llegó el llamado de Marcelo Fuentes que se iba a dirigir a la CAI. Me dije voy a probar y me fui con una mano atrás y otra adelante, con un bolsito con tres o cuatro ropitas y terminé siendo un jugador profesional que vivió de esto 20 años. Eso también se les inculca a los jugadores que son jóvenes y tienen mucho para aprender y que no todo se termina en la decisión de una persona que esté al frente de un club. Ellos tienen que seguir entrenando y trabajando porque siempre las oportunidades van a aparecer. Y como técnico sinceramente después que me retiré hace dos años, sí anduve por todos lados capacitándome, me tomé mi tiempo para recorrer y adquirir conocimientos, buscando material para que el día que me toque esté medianamente preparado. Fui al predio de Banfield, una semana al de Talleres de Córdoba para ver sus instalaciones, cómo trabajaban en juveniles. Pasaron dos años y un sinfín de charlas con conocidos, dirigentes, pero es muy complejo y difícil. Son muchos los jugadores que se han retirado.

-¿Cómo llegaste a Unión?

-Yo jugaba en Atlético Rafaela y llega al club para trabajar en inferiores Marcelino Galoppo. Vivíamos en el mismo edificio y charlábamos mucho de fútbol. El destino lo trajo a Santa Fe, me comuniqué con él para que cuando se dé una oportunidad me tenga en cuenta. Y así fue. Y siempre agradecido a todas las personas que me han apoyado y me han alentado todo este tiempo.

-Tácticamente siguen un lineamiento o cada uno lleva su impronta a la categoría que dirige.

-Se unifican criterios. Tenemos dos dibujos tácticos para poder poner en cancha. El 4-4-2 o 4-2-3-1. Es lo ideal, porque en realidad, cuando uno va pasando de una categoría a la otra es muy complejo para el desarrollo del futbolista, jugar de una manera en una categoría, pasar al otro año y jugar de otra, con otro esquema o sistema. Después cada uno en su categoría cada entrenador le da su impronta, movimiento, su forma de ataca y demás, de acuerdo al material que se tenga.

Germán Cáceres con el buzo de DT de Unión junto a un entrenador de Atlético Tucumán y ex compañero suyo en Rafaela, Fernando Fontana.

 

EL DATO

Debut en Tucumán

 

Germán Cáceres debutó como entrenador de la sexta división de Unión en San Miguel de Tucumán ante Atlético. “Como dice el dicho, técnico que debuta gana, pero sí le ganamos 3 a 2 a Atlético. En este proceso del que formo parte advierto que es un club extraordinario, que se pudo insertar a nivel internacional en una Copa (Sudamericana) pero que está invirtiendo en divisiones inferiores. Por ejemplo, nosotros debutamos en Tucumán y nos fuimos casi un día y medio antes, con hotel, con concentración para que los chicos puedan llegar descansados y hacer un buen partido. Eso significa un costo económico. Pero están haciendo las cosas bien y proyectando a largo plazo. Y por eso hacen esa inversión. En mi caso contento de poder participar de estas juveniles, porque con los chicos se aprende mucho también. Nuestra idea más allá del resultado es que disfruten y que vayan corrigiendo defectos para su futuro profesional. Unión tiene instalaciones envidiables y no para de crecer”.

 

LA FRASE

Elogio a Fontana

Más allá del descenso de Atlético Paraná, Germán Cáceres, defendió la tarea de las últimas fechas del técnico Hugo Fontana: “Está muy capacitado para dirigir, es una persona que tendría que estar trabajando en el fútbol profesional desde hace tiempo”, expresó.

 

En la Casa de Tucumán con el cuerpo técnico de Unión. Segundo de izquierda a derecha aparece el ex Patronato Jorge Mauri.