Deportes

De tal palo, tal palazo

Remo: Emiliano Calderón se consagró campeón Junior de la copa América, en su debut en la selección Argentina. Mientras aguarda su confirmación como representante Albiceleste para el Campeonato Sudamericano, el hijo de Gustavo Calderón – olímpico en Los Ángeles 1984–, compartió su historial y sueños.

 

Redacción El Diario | coordinacion@eldiario.com.ar

 

Tuvo una irrupción internacional exitosa e integra la nueva camada que busca reimpulsar al remo argentino en el plano internacional. Además, es otro ejemplo de la incidencia genética en el potencial de los deportistas de elite.

Emiliano Calderón (hijo del olímpico Gustavo Calderón) logró el oro en la copa América desarrollada el fin de semana anterior en Buenos Aires, en preludio del Campeonato Sudamericano a disputarse en Río de Janeiro (Brasil) entre el 26 y 28 de abril.

Si bien aún no está confirmado, su desempeño en el bote doble par de la categoría Junior –que, además, fue el segundo entre los Seniors– augura convocatoria para la cita sudcontinental.

 

Merecido premio

Ni bien regresó a la capital entrerriana, MIRADOR ENTRE RÍOS visitó el salón de botes del Paraná Rowing Club (PRC), donde el flamante integrante del seleccionado argentino contó su experiencia y compartió sus aspiraciones.

“Integré el bote junto a Bautista Barreto (de Regatas Santa Fe), con quien tenemos el mismo enfoque y nos complementamos muy bien. Llevar las palas de la Argentina es una gran oportunidad para nosotros y demuestra que el gran esfuerzo que realizamos puede tener su premio”, reflexionó, tras la sesión de remoergómetro (simulador de remo).

“Controlé muy bien la ansiedad, tratando de sentirme como si se tratara de entrenamientos importantes de cara al verdadero objetivo: llegar al Campeonato Sudamericano”, siguió.

Exponiendo madurez a sus 16 años, la nueva joya del remo entrerriano reconoció: “Me pierdo muchas fiestas con mis amigos del colegio, por la coincidencia con regatas o entrenamientos. Pero lo que se demuestra en la cancha es resultante de esa práctica”.

 

Condiciones heredadas

Aunque Gustavo Calderón es uno de los íconos del remo en Entre Ríos, nunca intervino imperativamente sobre las decisiones de Emiliano.

“Siempre me dio libertad para practicar el deporte que me gustara. Así, jugué al básquet entre los siete y 12 cinco años, hasta que opté por el remo a los 13”, recordó el heredero.

En ese lapso, veía a su padre intervenir en las competencias de remo Máster, incluso alguna vez lo acompañó a un Campeonato Argentino en Tigre. “Me daba placer saber que había sido olímpico, aunque no hablábamos mucho de remo. Últimamente sí, le pido consejos al compartir el almuerzo o en momentos de duda”, confió.

Despidiéndose para retomar sus estudios, apuntó: “Voy a seguir hasta que mi mente me lo permita”.

 

Calderón padre: “Es tranquilo y aplicado”

 

En su doble rol de padre y remero, Gustavo Calderón también caracterizó a Emiliano, afrontando el desafío de ser equilibrado.

El olímpico en Los Ángeles 1984 destacó los méritos deportivos de su hijo, pero fue más allá: “Por supuesto que estoy orgulloso y me encanta que haga este deporte y obtenga logros para sí y para el club. También me gusta que sea muy aplicado en el estudio”.

“Es tranquilo, callado, pocas veces demuestra su personalidad. Tiene mucha similitud a las épocas en las que yo remaba en el alto nivel”, resumió.

“Me interesaba que abrace este deporte pero no quería un campeón. No imaginé que se engancharía tanto, ya que demanda mucha dedicación y renuncias”, reconoció.

“Lo veo muy motivado y con ganas de seguir creciendo en el deporte”, cerró.

El nuevo entrerriano de selección ya tiene una presea de oro y otra de plata en la copa América, más un subcampeonato argentino.
Foto: Marcelo Miño.

Cottonaro: “Tiene estilo y sapiencia”

 

Tras supervisar su regreso a los entrenamientos en el Paraná Rowing Club (PRC), el coach Ángel Cottonaro explicó el valor de la conquista de Emiliano Calderón.

“La Copa de las Américas se disputa en los últimos años, previa a los Campeonatos Sudamericanos de Junior y Sub 23. Es una competencia de confraternidad entre seleccionados sudamericanos y sirve como rodaje para los remeros y para que los seleccionadores definan las equipos”, declaró.

“Emiliano es bárbaro. Su bote caminó sobre el agua y tenemos fuertes expectativas de que sea convocado para competir en el Sudamericano. Se preparó desde sus inicios para este momento, trabajando duro”, celebró.

“Tiene un gran biotipo, sentido de equilibrio y estilo muy técnico. Además, mucha sapiencia a la hora de competir”, destacó, al exponerlo de cara al futuro.

Emiliano Calderón regresó con todo a Paraná. Su padre Gustavo y su coach Ángel Cottonaro supervisaron sus valores en el remoergómetro.