Entre Ríos, Home, La Provincia, Política

Laura Stratta: “La política está para transformar la realidad que duele”

Pondera que el peronismo “siempre tuvo la virtud de ser intérprete de las demandas de la sociedad”. Se define “profundamente peronista” y reivindica “los 12 años de kirchnerismo, en materia de ampliación de derechos y conquistas sociales”.

 

REDACCIÓN EL DIARIO / coordinacion@eldiario.com.ar

 

Nació un mes antes del golpe de estado de 1976. “Un momento muy complicado. Mi papá había dejado de viajar a Santa Fe, donde estudiaba y militaba. Nací en un momento convulsionado y triste del país, pero igualmente mi registro es en democracia. Mi papá protagonizó la política en esos años, la efervescencia democrática”. El relato de Laura Stratta, precandidata a vicegobernadora en la fórmula que encabeza Gustavo Bordet, la ubica desde sus primeros días de vida en un ámbito donde la política fue central.

Hija del ex legislador provincial y ex intendente de Victoria, Juan Carlos Stratta, recuerda: “En mi casa siempre había reuniones, estaba toda esa energía, ese deseo y esperanza de lo que significaba esa restauración de la democracia”. Rememora aquellos años y dice: “Yo lo viví muy intensamente, los debates eran intensos. Yo siempre fui muy inquieta, metida, y la política atravesó mi vida”. Ahora, ya madre de dos hijos –de 6 y 8 años– “con un compañero increíble desde hace 22 años”, y un entramado donde la madre juega un rol importante, pero también un hermano y amigos porque “nadie puede hacer esto si no lo acompañan”. Se refiere a obligaciones personales, en el Ministerio y la campaña hacia las PASO.

–¿Observas que la gente sigue confiando en la política como una herramienta de transformación, de cambio?
–Creo que hay decepción y desesperanza, y la política tiene que reconocerlo. Creo también que el gobierno nacional, el macrismo ha instalado este discurso de la antipolítica, o que la política es sinónimo de mala palabra. La política tiene que reivindicarse y reconstruir vínculos con la ciudadanía. Hay un punto de decepción y desesperanza por el contexto también social y económico. Si a uno no le alcanza, si el sistema no da respuesta, hay que ver de qué manera se puede llegar con un mensaje creíble. El peronismo siempre tuvo la virtud de poder ser intérprete de las demandas de la sociedad y a partir de esas demandas construir un proyecto político que dé respuestas. Creo que nos debemos este poder interpelar e interpretar esas demandas. Es parte de un proceso y los procesos necesitan primero que reconozcamos lo que nos está pasando, y a partir de ese reconocer, emprender una tarea que es enorme y que es que la gente vuelva a creer en la política porque es la única manera que tenemos de transformar la realidad que duele. Y no se tiene que confundir la política con lo que algunos políticos hicieron mal.

 

EXPERIENCIA
–Ya has estado en un cargo legislativo y ahora en el Ejecutivo. ¿Qué te aportaron estos años?
–En total son siete años, cuatro como diputada provincial. El legislativo es un ámbito de mucho debate; me enseñó a conocer a mis pares, a cómo moverme, cómo en las ideas de otros poder construir los consensos hacia objetivos comunes. La legislatura enseña hasta que en las diferencias podes lograr construir consensos. Me fortaleció en ese camino. Y el Ejecutivo es apasionante porque es el hacer, el poder transformar. Soy autora de la ley de Economía Social, y acá desde esa ley que soñamos, poder consolidar una nueva manera de hacer política, construir la gestión, cambiar los paradigmas, dentro de lo que son las políticas sociales fue un desafío y una enorme satisfacción. En el hacer, encuentro todos los días el por qué y el para qué.
En estos lugares donde se está muchas horas, muchas veces paro y me preguntó el por qué y el para qué, porque soy también mujer, amiga, madre, esposa, hija, y esto te lleva mucho tiempo físico y mental.
Cuando me hago esas preguntas y siento que puedo cambiar una vida a partir de una decisión de una política pública, compensa todo lo otro. Es una actitud de servicio hacia el otro, es poder pensar cómo transformás la vida del otro.

–En un Ministerio muy particular, como es el de Desarrollo Social.
–Yo soy de tener mucha empatía y de ponerme en el lugar del otro y ahí tuve que hacer un proceso personal para que la realidad que me duele me permita tomar una mejor decisión y no me rompa por dentro. En esto yo destaco mucho el acompañamiento del gobernador. Me tocó arrancar el Ministerio con una emergencia climática. Era un escenario muy complejo y triste. Con el gobernador yo logré entender cuál era el secreto: estar en territorio, en terreno, poder entender desde el lugar la respuesta que teníamos que dar, la urgencia. El había sido ministro e intendente de Concordia. Quiero destacar que fue muy generoso y abierto a pensar el ministerio desde otro lugar. Es un ministerio para hacer, para transformar, para ser creativos. Es un desafío cotidiano. Se han ido incorporando áreas, formé un equipo de gente valiosa.

–¿Cómo surgió el ofrecimiento para integrar la fórmula y por qué aceptaste?
–Nunca forcé nada. Creo que fue el resultado del trabajo que hicimos y de la confianza que construimos también con el gobernador en el marco de la gestión. Es una relación de respeto y de trabajo. Cuando me convocó, me dijo que quería que siguiera acompañándolo en la misma forma que ahora. La primera vicegobernadora, eso es un extra; cómo la mujer ha trabajado y conquistado estos lugares, donde de a poco fuimos llegando. Me parece que el desafío es no solamente presidir el Senado, sino también acompañar en la gestión. Creo que el vicegobernador también tiene que ser un gestor, tiene que estar acompañando en el marco de lo que es el diseño y ejecución de las políticas públicas. La agenda social va a estar ahí. Es un desafío distinto, lindo también.

 

DIVERSIDAD DE MIRADAS
–El Frente Justicialista finalmente contuvo a todos los espacios internos. ¿Cómo incidió tu identificación partidaria?
–Este tiempo nos exige lograr una síntesis. Siempre dije que reivindicaba los 12 años del kirchnerismo, en materia de ampliación de derechos y conquistas sociales; eso hay que defenderlo y mejorarlo. Y creo que este momento nos exige pensar para adelante, reivindicando fuertemente lo que hicimos, pero desde ese hacer, construir. Yo soy profundamente peronista. Soy una ferviente defensora de los años en los que los argentinos pudimos crecer en derechos, en conquistas sociales, en igualar oportunidades, en la posibilidad de la casa propia, de estudiar; con programas sanitarios que tienen un calendario de vacunación único en Latinoamérica, con el matrimonio igualitario, tantas cosas que no podemos soslayar a la hora de poder construir el presente. No me gustan los ismos; sirven para poner a unos de un lado y a otros de otro y creo que el desafío que tenemos es construcciones colectivas, la diversidad de miradas que no hay que perder. Lo que sí digo es que yo bregué para que este frente se consolidara y de alguna manera el peronismo lograra superar esas contradicciones y lograr una síntesis para ofrecer a los entrerrianos.

–¿Compartís que la mujer le aporta una mirada particular a la política? ¿En qué medida tu recorrido tuvo que ver con la denominada ley de cupo?
–La mujer le aporta una mirada distinta a la política. Puedo dar miles de situaciones donde eso de alguna manera se refleja fuertemente. Y creo que a veces se necesita de leyes para poder ocupar un lugar y demostrar lo que somos. Entré a la Legislatura porque en ese momento a Victoria le correspondía el lugar de la mujer. Quizá de otra manera no hubiera participado. Igualmente venía participando en distintas organizaciones sociales. En los partidos políticos y en especial en el peronismo, cuando hacemos una reunión, el 80% son mujeres y los que ocupan lugares de importancia son hombres, entonces las mujeres necesitamos de las leyes para que el espacio esté y a partir de ahí poder demostrar lo que somos. Creo que hay que tener una ley de equidad de género. Quiero destacar la conformación del gabinete de Bordet, donde las mujeres ocupamos lugares de poder, de decisión. También, la decisión (del gobernador) de mandar el proyecto de ley donde también estaba la equidad de género, un debate que debe darse. Y el tema de elegirme compañera de fórmula también tiene que ver con una decisión de romper con la forma tradicional de hacerlo: muchas veces es producto de acuerdos y el gobernador no puede elegir a quien lo va a acompañar, y el criterio de las ciudades grandes, podía ser vice Paraná, Concordia, Gualeguaychú, Uruguay. Y el resto, sin chance. Es de alguna manera pensar la política en clave de siglo XXI, con nuevas demandas, pensar cómo se quiere construir.

 

Transparencia

–En 2018 se discutió sobre el presupuesto de la Legislatura en el marco de denuncias sobre el manejo de recursos públicos. ¿El tema forma parte de tus preocupaciones?
–Es un tema que más que preocuparme, me va a ocupar. Hasta junio tengo una campaña y una responsabilidad en el Ministerio. Una vez que las urnas decidan, me parece importante ocuparme de garantizar procesos de transparencia como les pasará a todos. La Legislatura es un ámbito de debate, una institución de la democracia, y debemos poder ponerla en valor desde las prácticas. Para que se vuelva a creer, tenemos que demostrar que lo que hacemos los políticos está bien.

 

LAURA STRATTA .- PRECANDIDATA A VICEGOBERNADORA- CREER ENTRE RIOS FOTO SERGIO RUIZ