Cultura, Home, Paraná, Sociedad

Claudia Puyó, en llamas, encendió la noche con su voz en el CPC

En el cierre de la fecha del viernes en el Encuentro de Jazz, la cantante redondeó una presentación memorable, tras la primera parte en la que la Paraná Jazz Band ratificó las condiciones que la han colocado como una de las agrupaciones más relevantes de la región.

 

Carlos Marín | coordinacion@eldiario.com.ar

 

Un recital demoledor pleno de energía y potencia. Tal como lo había planteado en la previa a su llegada. Fue lo que Claudia Puyó entregó el viernes por la noche en el CPC, en el marco del Encuentro de Jazz organizado por el Instituto del Seguro de Entre Ríos.

En su presentación, la cantante expuso sin medias tintas las cualidades por las cuales ya es considerada una referencia viva del movimiento rockero y musical contemporáneo en Argentina.

Con una personalidad arrolladora, mostró desde el inicio de su set junto a “Los anestesistas” –el grupo que generó para que la acompañe en sus aventuras musicales- que lo suyo es la potencia vital del rock y el blues.

Claudia Puyó, cantó en Paraná

Su estilo sorprendió al público ubicado en el auditorio. En ese sentido, la presencia de la artista fue una apuesta riesgosa, pero a la vez coherente por parte de los programadores. La decisión fue lógica en función del perfil del Encuentro, en tanto permitió a la audiencia apreciar diversidad de estilos y vertientes de ese océano inconmensurable que es el jazz, que se emparenta con músicas como el blues y de allí al rock.

Lo cierto es que Puyó –con un estilo muy diferente a la primera parte de la programación de anoche- conquistó a puro corazón y talento al nutrido grupo de público que la acompañó hasta el final. Y que la ovacionó por una interpretación deslumbrante de “Oración del Remanso” –de Jorge Fandermole- en clave de blues y la despedida con “Dónde está la libertad”, de Norberto “Pappo” Napolitano.

El chamamé de Fandermole adquirió en la voz de la cantante una estatura gigantesca. Puyó proyectó a su modo el tema del rosarino hacia una nueva cima. Si algún desprevenido en la sala tenía alguna duda sobre el talento como vocalista de la artista, esa duda fue despejada por la bellísima y sentida versión que entregó con alma y vida. Como lo hace en cada tema. Porque si algo cabe reconocer a esta arrolladora mujer de personalidad avasallante sobre el escenario, es su decisión de ir a fondo en lo que transita en cada momento. En este caso entregarse sin condicionamientos a eso que la hace vivir, que la trasciende: la música.

Casi sin pausa, la cantante entregó composiciones de su autoría –incluídas en sus CD “El Angel” y el más reciente “Primavera por un día”. También transitó por temas de Spinetta, Pescado Rabioso, y Manal, en un segmento dedicado al “Blues argento”, algo que reivindicó en distintos momentos del recital tanto como al rock de los primeros 70.

Más adelante llegaron sus versiones -en singulares relecturas- de “Oh! darling”, de The Beatles a lo que sumó una versión de “Come Togheter” –del grupo inglés- ensamblada a “Génesis”, de Vox Dei.

Puyó –que regresó a Paraná luego de casi 30 años, para presentarse por primera vez con su banda- marcó una huella profunda en quienes anoche decidieron acompañarla hasta el final. Con su escena explosiva, su manejo del volumen y la potencia del caudal de su voz, sumados a su sentimiento para decir, redondeó una presentación memorable acompañada por un grupo de músicos de solidez y talento innegable.

 

BANDA EN ASCENSO

La jornada fue abierta por la Paraná Jazz Band. Anoche el ensamble expuso las cualidades que lo han convertido en una de las novedades más fulgurantes en el panorama musical de la región.

Integrada en su totalidad por músicos de Paraná, la agrupación mostró una vez más la jerarquía de sus integrantes al brindar un set con un ajuste impecable. Los standars ya clásicos que interpretaron tuvieron el lustre requerido con un buen empleo de las tres líneas de viento –saxos, trombones y trompetas- en función de arreglos con exigencias rítmicas que plantearon un diálogo entre las secciones tímbricas.

Por otro lado se destacó también el sosten en la base del contrabajo y del set batería y percusión, que en un crescendo permanente descolló en el final con dos composiciones de fusion y neto sabor latino. El cierre, con el mega hit “Oye como va”, de Santana, permitió apreciar la plenitud de la interlocución entre congas, timbales y batería.

Foto Gustavo Cabral.
Foto Gustavo Cabral.

 

Claudia Puyó, pura voz para el blues y el soul, canta en Paraná