Cultura, Entre Ríos, Galería, Home, La Provincia, Paraná, Sociedad

Ricardo “Pico” Silva canta en el Encuentro de Memoria y Derechos Humanos

El cantautor oriundo de Gualeguaychú se presentará desde las 23.15 en el Centro Cultural “La Vieja Usina” en el marco de la vigilia con motivo del 24 de marzo.

 

Carlos Marín | coordinacion@eldiario.com.ar

 

A los 17 años, en 1972, Ricardo “Pico” Silva, viajó integrando los “Ponchos Argentinos” para representar al país en las olimpíadas que se disputaban en Munich (Alemania). Ese año había llegado a Paraná desde Gualeguaychú, donde nació. Por entonces era empleado en Casa de Gobierno, hacía trabajo social en barrios de la ciudad y estudiaba ingeniería en la UTN, donde era presidente del Centro de Estudiantes y compañero de dos desaparecidos: Claudio Fink y Oscar `El ruso´  De Zorzi. A ambos los recordó este viernes  en un emotivo acto al que asistió especialmente invitado en esa casa de estudios. “Con sueños luchamos por lo mismo”, dijo a EL DIARIO.

En agosto de 1976, mientras cantaba en una peña, la policía lo detuvo. Tenía 21 años. Estuvo en prisión seis años, hasta  marzo de1982.

A más de cuatro décadas de esa etapa oscura y trágica del país, este trovador que ha hecho de la música, el canto y la guitarra parte inseparable de su ser regresa a Paraná para reencontrarse con la ciudad en la que vivió momentos fundamentales de su existencia. Y en la que dejó y aún mantiene profundas amistades.

Consecuente con sus convicciones, coherente en el plaño de trasladar lo que se piensa al decir y luego al hacer, este hombre afable, con una personalidad expansiva, regresa a Paraná para presentar sus canciones. Lo hace tras un extenso paréntesis de 15 años. Su anterior visita fue en 2003, cuando llegó para presentar su CD “Para cantarle a mi gente”.

Ahora está de nuevo en Paraná en una convocatoria organizada por el gobierno de Entre Ríos, la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad Nacional de Entre Ríos y organizaciones de Derechos Humanos de Entre Ríos (La Solapa, HIJOS Paraná, Asociación de Familiares y Amigos de Desaparecidos Entrerrianos y en Entre Rios (AFADER) y la Liga Argentina por los Derechos del Hombre, filial Entre Ríos).

El objetivo de la actividad es articular la problemática de la lucha y la resistencia política, la construcción de la memoria histórica y la defensa de derechos de la ciudadanía.

EMOCIONES

Dueño de una voz profunda, marco apropiado para expresar el sentir popular, Silva se emociona al recordar acontecimientos del pasado. Y también del presente, ya que hace pocos días atrás participó en la Municipalidad de Gualeguaychú del acto de descubrimiento de una placa con el nombre de los desaparecidos en esa ciudad. “Fue muy emocionante para mí que ese reconocimiento se haya hecho con el acuerdo unánime de todos los sectores políticos”, destacó a EL DIARIO.

Algo similar ocurrió este viernes por la tarde en la sede de la UTN Regional Paraná, cuando dirigió su mensaje como ex estudiante y ex presidente del Centro de estudiantes de la facultad, en el período anterior al Golpe de Estado de 1976.

Seguramente esta noche, cuando presente sus canciones acompañado por Chochi Duré (acordeón y guitarrón), Rubén Duré (guitarra), Walter Martínez (guitarra) y Facundo Aquilini (percusión), el cantor tendrá palabras emocionadas para aquellos con quienes compartió los sueños de juventud y “un período hermoso en una Paraná que amo profundamente desde entonces porque, entre otras cosas, es aquí donde conocí a mi compañera”. En este punto agradece profundamente el apoyo de su mujer, Ana María Pastorelli y de su hijo Juan Carlos Silva. Tanto como el apoyo de su familia de Gualeguaychú. “Sin ellos no estaría aquí, no sería lo que soy”, asegura.

“Hay que tener memoria”, sostiene el músico. Y en tal sentido asegura: “Siempre voy a pedir justicia por toda la gente que es desaparecida”. Foto: Sergio Ruiz.

DIÁLOGO

Testimonio viviente de una etapa política signada por la violencia, “Pico” relata en primera persona lo que le tocó vivir. Y a propósito de la conmemoración del 24 de Marzo en el contexto actual, reflexiona: “Le diría a la gente que no pierda la esperanza. Y que no baje la guardia y siga luchando. No hay que bajar los brazos. Recuerdo siempre un dicho de mi hermano del alma, Miguel `Tatú´ Harispe: `Cuando uno se ha encaminado con convicción y con fuerza / es dificil que lo tuerzan verdugos acomodaus´”.

Y añade: “Me gustaría que hubiese un acuerdo entre los distintos sectores políticos. Porque este país es de todos y por lo tanto debemos colaborar para que salga adelante”.

Pero, acota, “hacerlo con propuestas que se puedan llevar a cabo. Lamentablemente este gobierno ha fracasado en muchas cosas de las que propuso y quiso hacer, quizá con la mejor intención”.

“Creo –sostiene Silva- que hay que tener mucha más humildad y recomponer el arco social”.

Para ello, propone “intentar reconciliarnos en cuanto al diálogo”.

RESPETO

El músico se reconoce como “hijo de una familia de clase trabajadora”.

“Mi padre Carmelo Silva, fue un humilde obrero de un frigorífico durante 37 años. Cuando se jubiló se fue a hacer giras durante 13 años a Europa. Y pude ir con él. Así he tenido la suerte de recorrer muchos países y lo que he percibido es que aquellos que salieron adelante lo hicieron en base al encuentro y al diálogo”.

Esto no implica resignarse, sino que “los trabajadores tienen que unificarse en un criterio común en la lucha. Y no bajar los brazos para exigirle a las autoridades cuando los derechos son avasallados”.

Pero, sostiene Silva “siempre sin violencia”.

“Me tocó, como tantos compatriotas más, vivir una etapa muy violenta en La Argentina. Quisiera que eso no se repita jamás, por tanto dolor de tantas madres, hijos, familias. Y que no regrese nunca más esa noche oscura, triste que cubrió el país”.

“Quisiera que esos cobardes que nunca dieron la cara, nos digan dónde están los desaparecidos”, reclama el cantor antes de recordar “una triste historia de la que nadie quiso hacerse cargo”. Por eso, remarca “hay que tener memoria”. Y en tal sentido asegura: “Siempre voy a pedir justicia por toda esa gente que ya no está”.

 

El Encuentro Memoria y Derechos Humanos, se realiza en La Vieja Usina