Economía, Entre Ríos, Home, La Provincia

Reclaman que el Estado equilibre la cadena lechera

Crítico de las políticas nacionales, el vicepresidente de Confederaciones Rurales Argentinas, el entrerriano Jorge Chemes, subrayó que “desde hace tiempo” los tamberos “vienen soportando una crisis que no se ha atenuado”. En cambio, diferenció que “hay sectores para los que se han tomado medidas muy acertadas”, como el de la carne, en el que “se ha incentivado la exportación y está funcionando bien”.

 

REDACCIÓN EL DIARIO / coordinación@eldiario.com.ar

 

El viernes finalizó la 13ª edición de Expoagro que durante cinco días se desarrolló en el predio ferial de San Nicolás. Desde la mega muestra agroindustrial, Confederaciones Rurales Argentinas hizo escuchar fuertes críticas al gobierno a raíz de la política que hace tiempo lleva adelante especialmente con la lechería.

“Desde hace tiempo el sector lechero viene soportando una crisis que no se ha atenuado. Los precios que se ven en la góndola, a los que compra el consumidor han aumentado, y los que cobra el productor también, pero eso no significa que el productor tenga mayor rentabilidad porque los costos de producción también se han elevado”. En esos términos empezó explicando el vicepresidente de CRA, Jorge Chemes, a esta Hoja el panorama que enfrenta la producción láctea y por la que demandan hace tiempo, sin ser atendidos, la “institucionalización del mercado lechero”.

El precio de la leche que se paga en góndola oscila ente 40, 45 pesos, mientras que el productor cobra 10. La diferencia, según señaló Chemes, es “lo que queda para los márgenes industriales, los de comercialización y también la carga impositiva que significa un 40, 50% entre impuestos nacionales y provinciales también”. Para el dirigente “esto marca la necesidad de un cambio de rumbo en las decisiones de política lechera porque seguimos en la misma forma que veníamos, emparchando las situaciones, tropezando, pero los problemas estructurales de la lechería no se han modificado. No se ha tratado de revertir la situación a través de una institucionalización del mercado lechero, lo que significaría ordenar todo esto para que se equilibre la cadena, los márgenes de ganancia para todos los eslabones y no que unos tengan una situación dominante sobre otros”.

 

PRECIO.

-¿Qué significaría institucionalizar el mercado?
-Es tener un precio de referencia con cotización en una bolsa, como ocurre con los granos; o con el mercado de Liniers en la carne vacuna. Que el productor tenga un mercado de referencia y que sepa lo que va a ocurrir, dónde está parado o a qué precio va a vender en ese momento su producción, o más adelante. Darle previsibilidad a la cadena y de esa manera, poder decidir inversiones o no y cómo sigue hacia adelante.

Si bien advirtió que puede haber gente, representante de otros eslabones en la cadena, a la que ‘institucionalizar el mercado’ no le convrngs y entonces podría decir que no es viable, Chemes aseguró que, como siempre, “es una decisión política”. Acotó que “la gente que dice que no se puede es porque en un mercado donde reina la incertidumbre, (rige) a río revuelto ganancia de pescadores. En cambio, nosotros creemos que es una forma de ordenar el mercado y de tener previsibilidad”, insistió.

Catalogó de “abismales, imposibles de creer” los márgenes que existen entre el precio de la leche que se paga al productor y los que tiene que pagar el consumidor en góndola. “Eso es –fundamentó- porque evidentemente los eslabones hacia arriba le van recargando márgenes para poder salvarse ellos y el productor -no es formador de precios- no puede decidir a qué precio quiere vender su producto. Es tomador de precio y lamentablemente, cuando se ajustan los precios en la cadena, el productor no le puede decir a sus vacas consuman menos y produzcan la misma cantidad de leche. Ahí está el problema: se instala una situación dominante de los otros eslabones que termina siendo soportada por la espalda del productor”.

 

CAMBIOS.

El dirigente de CRA recordó que “durante dos años nosotros venimos insistiendo con que se discuta el tema precios y se nos responde desde los funcionarios que no se va a discutir porque es una cuestión entre privados y se trata de desviar la discusión hacia otros temas. Estamos entendiendo que desde el gobierno se está buscando que esto no cambie”, advirtió Chemes.

Analizó que “si los productores estamos pidiendo esto y no se nos escucha, quiere decir que se está tratando de defender una posición en beneficio de los otros eslabones en detrimento de lo que le conviene al productor”.

En ese sentido, cabe recordar que hay fuertes cuestionamientos del sector al Director Nacional de Lechería, Alejandro Sammartino. Sin vueltas, el titular de CRA en Expoagro descartó que pueda haber cambios mientras se mantenga al funcionario en el cargo. “Demostró estar del lado de la industria”, aseguró Dardo Chiesa.

 

EQUILIBRIO.

Sobre las necesidades que plantea el sector tambero, “cuando hablamos de la presencia del Estado, hay quienes se asustan porque parece que estamos pidiendo intervención. Y lo que estamos pidiendo –precisó Chemes- es atención por parte del Estado, que no tiene que entrometerse en el negocio, pero sí controlar. Cuando hay dominancia de un sector sobre otro, el Estado tiene que hacer llamados de atención y generar un mecanismo para equilibrar o corregir. Eso es lo que no se hace”, remarcó.

Sin que mediara consulta al respecto, reflejó que “nos acusan de que estamos pidiendo intervención del Estado cuando durante mucho tiempo dijimos que no conviene”. Descartó que sea así e insistió en que “lo que estamos pidiendo es que si hay una industria que evidentemente está teniendo una dominancia y que decide el precio y la política que se lleva adelante, creemos que de alguna manera tiene que haber un llamado de atención, una reunión, para que se equilibre dentro de la cadena y todo el mundo tenga una participación lógica y rentable”.

 

La producción

El diálogo permitió repasar que Entre Ríos tiene entre 9 y 10 mil productores lácteos en actividad, cuando hace 6 o 7 años, eran 14/15 mil productores. “Fueron cerrando” explicó Jorge Chemes quien advirtió que la medición no hay que tomarla por tambos o productores, sino por cantidad de vacas. “Hay tambos que siguen funcionando pero con la mitad de las vacas. Saber cuántas vacas han salido de producción es lo que marcha claramente el achicamiento que ha habido en la lechería argentina”.

Concentración

Al ser consultado sobre ciertas empresas lácteas que también están pasando momentos difíciles, el Vicepresidente de CRA reflexionó que “en estos momentos de crisis tanto empresas como productores que tienen una espalda más adecuada para soportar la crisis o para aguantar, son los que predominan y terminan comprándole todo al productor y a la pequeña industria, generando un mecanismo de concentración que es peligroso, porque al final terminan manejando tres o cuatro empresas que van a pagar y el resto tiene que alinearse porque no hay otra alternativa”.

Diagnósticos

El Vicepresidente de CRA al evaluar las políticas gubernamentales atribuyó su falla a “diagnósticos equivocados”. Comentó que “se piensa que el productor mediano y chico es ineficiente, que no puede llevar un desarrollo eficaz de la lechería. Pero esa visión es equivocada, hay productores medianos y chicos que apuntalan la producción, que son muy eficientes y que han contribuido al crecimiento de la lechería durante muchísimos años. Incluso hay una cuestión social, porque muchos tambos son empresas familiares, han encontrado un objetivo, un horizonte para trabajar”.