Entre Ríos, Home, La Provincia, Paraná, Sociedad

La Nación dejará de enviar fondos al San Roque para operar cardiopatías

Son anomalías en la formación del corazón que se producen en el período de gestación. También se excluyó del programa al Hospital Alassia, de Santa Fe. El centro de referencia más cercano es en Rosario.

 

Redacción El Diario | coordinacion@eldiario.com.ar

 

El Ministerio de Desarrollo Social y Salud decidió dar de baja como centro cardiovascular tratante al Hospital Materno Infantil San Roque, de Paraná, en una resolución de noviembre del año pasado que recién trascendió ahora. En la práctica implica que se cortan los fondos que financiaban la mayor parte de las cardiopatías congénitas de baja complejidad que se operan en ese nosocomio entrerriano de referencia.

Si bien fuentes del Hospital indicaron que todavía no contaban con ninguna información oficial, informaron a EL DIARIO que en 2017 se realizaron en el San Roque siete intervenciones quirúrgicas de ese tipo e igual número se concretaron en 2018.

Las cardiopatías congénitas son distintas anomalías en la formación del corazón y sus vasos que se producen en el período de gestación en el útero materno. Es una de las principales causas de muerte en bebés si no se detectan a tiempo con una ecocardiografía fetal, para que el parto se realice en una maternidad preparada.

Desde Nación, justificaron la decisión alegando que los nosocomios desafectados del programa “no operaban lo suficiente”. Informaron además que la medida fue tomada “temporariamente hasta que recuperen su estándar”, por lo cual trabajarán en conjunto con el Ministerio de Salud provincial.

La resolución fue ratificada en las últimas horas. Además del hospital San Roque fueron dejados fuera del programa el hospital de Niños Doctor Orlando Alassia, de Santa Fe, y el hospital Municipal de Trauma y Emergencias Doctor Federico Abete, de Malvinas Argentinas, de Buenos Aires.

Entre Ríos cuenta desde 2011 con el Centro Tratante en el hospital Materno Infantil San Roque que es, además, centro de referencia en la materia.

 

IMPORTANCIA

En Entre Ríos se calculan cerca de 20 mil nacimientos por año, por lo que deberían ser detectadas unas 200 cardiopatías congénitas anuales. La importancia de la detección es clave: las cardiopatías congénitas son las más frecuentes dentro de las malformaciones congénitas con mayor mortalidad si no se detectan a tiempo, sobre todo en el primer año de vida.

En el Hospital San Roque existe un servicio de Cardiología que está enmarcado en el Programa Nacional de Lucha contra las Cardiopatías Congénitas desde el Programa Sumar, que hace la detección de las cardiopatías congénitas. Y hay un servicio de Cirugía Cardiovascular considerado desde 2011 uno de los 16 Centros Tratantes de Cardiopatías Congénitas en todo el país.

El centro coordinador funciona en el hospital Dr. Juan Garrahan de Buenos Aires e indica ante cada caso, de acuerdo a la gravedad o complejidad de la cardiopatía, el lugar de derivación para el tratamiento rápido. Hay patologías que son tratadas en Entre Ríos y otras que son muy complejas se derivan a Buenos Aires o Córdoba.

Por ello, es de gran importancia que médicos pediatras y neonatólogos tomen rápidamente contacto con el servicio de Cardiología para realizar el traslado de la manera que corresponde a fin de disminuir al máximo los riesgos. Esto implica que el traslado se realice en óptimas condiciones para acceder al tratamiento.

El valor de contar con un centro tratante de cardiopatías congénitas es inmenso teniendo en cuenta los riesgos. De esta forma se busca evitar que empeore el cuadro clínico, la muerte en el traslado y el desarraigo de toda la familia en la operación y postoperatorio.

 

EN SANTA FE

Desde el 2011, en el hospital Alassia de la vecina provincia se operan cardiopatías congénitas de baja y algunas de mediana complejidad. En los primeros cuatro años se realizaron más de 160 intervenciones en el efector. Es un servicio muy importante, porque evita que las familias tengan que trasladarse de emergencia a Buenos Aires para operar al bebé en un porcentaje importante de los casos (las derivaciones a Capital Federal se hacen cuando hay diagnósticos de mediana y alta complejidad).

En los sanatorios y centros privados de esa ciudad no se operan cardiopatías congénitas –tampoco en Paraná– lo que implica que el Servicio de Cardiología del Hospital Alassia es la única alternativa en la región. Ahora, el centro más cercano es el Hospital Vilela, de Rosario que Nación mantiene como centro cardiovascular tratante de cardiopatías congénitas.

La decisión del Gobierno Nacional no necesariamente implica que no se vayan a realizar más estas intervenciones en el Hospital de Niños, porque habrá que ver si el gobierno provincial decide asumir el costo total de las operaciones o se logra revertir la decisión de la cartera nacional.

 

Un programa nacional

El Programa Nacional de Cardiopatías Congénitas del Ministerio de Salud de la Nación tiene como objetivo brindar una cobertura quirúrgica a todos los niños y niñas del país con diagnóstico de cardiopatía congénita que no tienen obra social.

Desde la Nación se dio de baja como centro cardiovascular tratante al Hospital Materno Infantil San Roque, de Paraná.

En la Argentina, nacen al año unos 7 mil niños y niñas con esta patología. Alrededor del 50% de estos niños requieren cirugía en el primer año de vida y dos terceras partes son solucionables con diagnostico oportuno y tratamiento.

El Programa Nacional de Cardiopatías Congénitas (PNCC) es el encargado de coordinar la derivación, traslado, tratamiento y seguimiento de niños sin obra social que padecen cardiopatías congénitas en las 24 jurisdicciones del territorio nacional.

El PNCC cuenta con un Centro Coordinador que tiene sede en el Hospital de Pediatría “Prof. Dr. Juan P. Garrahan”, en donde trabajan cardiólogos pediatras de distintos hospitales públicos que proporcionan atención telefónica personalizada durante los 365 días del año para brindar el tratamiento oportuno y el seguimiento adecuado de estos casos.

Según la página web del programa, “en las provincias existe al menos un Centro Asistencial de Referencia con sede en el hospital de mayor complejidad pediátrica donde trabaja un cardiólogo referente que es el encargado de hacer el diagnóstico y notificar el caso al Centro Coordinador. Luego, el Centro Coordinador se encarga de derivar al niño/a a un Centro Tratante acorde a la necesidad específica de la patología. Actualmente, el programa cuenta con una decena de instituciones de salud que reciben estas patologías”.