Cultura, educación, Entre Ríos, Home, Paraná, Show, Sociedad

Gloria Montoya y su obra emprenden vuelo en alas de un libro para niños

“Los soles de mi abuela Gloria”, se presenta esta noche a las 20 en la sede de la Editorial de Entre Ríos; su autora es Mechita Daneri Montoya; el trabajo vincula la obra de Gloria Montoya con una historia para niños y se propone lograr una aproximación a la obra de una de las artistas más reconocidas de la provincia.

 

Carlos Marín

coordinación@eldiario.com.ar

Hay presencias prístinas que se imponen a tiempo y distancia. Y que regresan cada vez que son convocadas, al calor de los afectos y el recuerdo. Seres luminosos que en su incansable búsqueda, plasman la belleza de la vida en sus creaciones. El propósito de estas personalidades, conciente o no, es permitir que otros también puedan acercarse a la experiencia incomparable que han vivenciado trasladando sus impresiones a producciones en distintos formatos.

Son presencias angeladas con alma de duende, que magnifícamente han sabido captar talentos como Carlos Asiaín –en sus dibujos- o Gustavo Cuchi Leguizamón -en sus poemas-.

Una de esas presencias inefables, que perduran y se agigantan con el tiempo, es Gloria Montoya. Esta paranaense supo capturar en sus soles restallantes el color y la vitalidad de este continente; pudo reflejar la mansedumbre dulce del carácter de quienes habitan esta tierra en retratos inolvidables; y captar en estilizadas siluetas el paso de las bandadas de siriríes en el cielo entrerriano.

Todo su trabajo es fuente de irradiación luminosa. Como lo fue su personalidad. Sus pinturas hablan de modo transparente de una mujer singular: afable, inquieta, sensible, amante de la vida. Y de talento deslumbrante.

Gloria fue figura descollante de una pléyade de nombres que, entre las décadas del 60 y el 90, brilló en diversas disciplinas artísticas en Entre Ríos y el país. Su pasión por el arte la mantuvo activa hasta su muerte, en 1996.

Su legado artístico se proyecta como una referencia. Pero la potencia del haz luminoso que irradia, corre el riesgo de empañarse fruto del olvido.

Hay que señalarlo: las nuevas generaciones, aquellos que hoy tienen tres décadas o menos, desconocen por completo a Gloria Montoya y su legado. No sólo a ella, sino también a gran parte de las personalidades que abonaron con su esfuerzo la historia y el patrimonio cultural entrerriano.

Logro anhelado

Sin quedar entrampada en el territorio oscuro de la queja, y con una actitud propositiva, la familia de la artista ha realizado, esporádicamente, diversas actividades para que la obra incomparable pueda ser apreciada y disfrutada. En esa senda, Maria Cristina Mercedes Daneri Montoya, custodia de parte de ese patrimonio, ha logrado concretar un feliz anhelo que, con generosidad, permitirá que la niñez de la provincia pueda acercarse al legado de su madre a través de su trabajo.

Lo ha hecho a través de “Los soles de mi abuela Gloria”, un libro editado como homenaje a la artista, que presentará esta noche a las 20 en la Editorial de Entre Ríos (EDER) (25 de Junio 39).

El volumen, incluye reproducciones de pinturas de Gloria Montoya e ilustraciones de Ricardo “Jaimo” Jaimovich. Las imágenes acompañan las palabras de un cuento que la autora concibió junto a su hijo Tomás –a quien está dedicado el relato-.

El producto es asimismo resultado de la colaboración del equipo “Vuelo de pájaro”, que acompañó a Daneri para llegar a puerto: Fabián Haiek, Miriam Tello, Cristina Uranga y Luis Toscano Giúdice.

Mención muy especial merecen los dos prólogos. Uno de ellos escrito por el crítico santafesino Jorge Taverna Yrigoyen –miembro de número de la Academia Nacional de Bellas Artes-. El otro se lee como legado póstumo del recordado Carlos Asiaín, quien redactó el texto antes de su partida defintiva, en noviembre pasado-.

Hondura del afecto

“Este libro nace desde lo más profundo de mi corazón”, confió la autora a EL DIARIO. No fue sencillo concretarlo. Pero un día esta delicada y exquisita mujer, lectora y escritora “desde siempre”, logró que junto a su hijo el proyecto “fluyera”.

Y así pudo concretar un deseo profundo: “Conectar a mi hijo Tomás con su abuela Gloria”, a quien el niño no conoció físicamente, pero a la que aprendió a amar mirando las pinturas y por los relatos de sus padres. De ese modo la presencia de la artista devino real en el mundo infantil.

“He jugado con mi hijo en esta búsqueda de soles de la abuela y sigo jugando cada día”, expresa Mecha Daneri. “Con el cuento que se narra en el libro –agrega- busco que un niño pueda, jugando con su fantasía, tener presente a un ser querido, que ya no está físicamente, pero sí en nuestros corazones. Por extensión, deseo que los niños tomen contacto con una artista exquisita”. Se cumplen de este modo los dos objetivos de su esfuerzo: rendir un homenaje a la gran artista entrerriana por un lado y, por otro, permitir que nuevas generaciones conozcan su obra.

A través de las páginas, comparte Daneri, “intento explorar los sentimientos y juego, a través de  los soles de la abuela artista de Tomás, a descubrir los colores”. El propósito es “mostrar la intensidad y variedad de la paleta, textura, transparencias, gestos”.

“Los soles de mi abuela Gloria” es el primero de una serie de cuentos para niños de hasta seis años. En un futuro la intención es que dos títulos más continúen la serie.  Sus páginas invitan a dialogar con la obra y jugar con los niños a descubrir sentimientos y colores en su interior.

“Quiero que la obra de la abuela de Tomás trascienda y vuele, como lo hace un niño con su imaginación”, reflexiona la autora a quien se le ilumina la mirada cuando menciona que el Consejo General de Educación solicitó 400 ejemplares para que puedan llegar a las aulas. Y se ilusiona que en las escuelas “cada docente se de permiso para jugar libremente con los niños, sus obras y la obra de mi madre, creando y recreando”. En cierto modo, dando continuidad al camino que trazó Gloria.