Entre Ríos, Galería, Home, La Provincia, Paraná, Sociedad

Empieza el viaje para que Renzo pueda volver a ver

Sus padres necesitaban 50 mil dólares para costear los gastos del viaje y el tratamiento.

Aunque les parecía imposible conseguir ese dinero, comenzaron una campaña con alcancías y eventos y en dos meses reunieron la suma.

 

Redacción El Diario | coordinacion@eldiario.com.ar

 

Renzo nació con 25 semanas de gestación y 750 gramos de peso. Eso le provocó una afección que se conoce como retinopatía del prematuro y perdió la visión.

La única esperanza de que Renzo pueda ver está en China. Se trata de un tratamiento con células madres que ha tenido exitosos resultados en otros casos.

Para poder viajar y costear los gastos médicos, su familia necesita 50.000 dólares. Tras dos meses de una intensa campaña solidaria, que incluyó colectas, alcancías en los comercios, ventas de asado con cuero y partidos de fútbol lograron reunir esa suma.

El viernes, Javier, Carla (padres del pequeño) y Renzo se subirán a un avión rumbo a Asia, rumbo a la esperanza, rumbo a la promesa de una nueva vida para este niño cuyos ojos inspiraron y movilizaron a toda una comunidad.

La colecta comenzó en octubre del año pasado y para diciembre ya estaba reunido la totalidad del dinero. Una gran mano les dio el ex jugador de fútbol Javier Saviola quien les regaló los pasajes a China.

Javier, Carla y Renzo, en EL DIARIO. Foto: Gustavo Cabral.

 

SOLUCIÓN

Carla, la mamá, estaba empeñada en encontrar una solución para el mal que velaba la visión de su hijo. A pesar de los malos diagnósticos, de los pronósticos de que una cura era imposible, ella se aferraba a una esperanza casi intangible. Sabía que en algún lugar debía haber algún tratamiento que le llevara algún alivio a su Renzo. Y tanto deambular por el laberinto infinito de Internet dio con el testimonio de otro padre, también de Argentina, que con un hijo que sufría una patología similar al suyo había encontrado una terapia en China, basada en células madres, que le había dado excelentes resultados.

“Ella (por Carla) buscaba siempre información en Internet a partir de que le diagnosticaron esa enfermedad al nene. Unos cinco meses antes de comenzar la campaña encontró esos datos. Justo le estábamos haciendo los estudios a Renzo así que los mandamos a China”, contó a EL DIARIO Javier, el papá.

Se conectaron con un hombre de Mendoza, Juan Bautista Godoy, que había atravesado una experiencia similar. Y se convirtió en un eficaz nexo entre ellos y los médicos orientales.

“Nos contestaron que Renzo era favorable para el tratamiento y nos mandaron un presupuesto e información sobre de qué se trataba. Enseguida agarramos viaje y el mismo hombre nos ayudó con la campaña, nos dio tips como las urnas solidarias y nos asesoró en muchas cosas que nosotros no teníamos idea”, recordaron.

La plata que necesitaban era mucha, muchísima para sus ingresos. Pero por entonces, los 50.000 dólares que parecían inalcanzables se volvieron mucho más imposibles cuando a poco de comenzar con la campaña el dólar se disparó y empezó a subir a cada hora en una empinada constante.

“Nos queríamos matar porque justo explotó todo y el dólar se fue a 42 pesos. Teníamos que juntar 1 millón y al otro día eran 2 millones y así. Yo pensaba que iba a ser imposible, pero lo juntamos en dos meses y medio. Fue en un tiempo récord”, expresó satisfecha Carla ya sabiendo que la misión estaba cumplida.

El viernes será el inicio de un salto a la calidad de vida para Renzo. Foto: Gustavo Cabral.

 

Saviola les regalará los pasajes a China a Renzo y su familia

COLECTA

Pero al comienzo sólo sabían que tenían que reunir el dinero, aunque tenían poca idea de cómo.

“Nos juntamos un día con amigos y familia y empezamos a planificar qué íbamos a hacer. Queríamos tener todo organizado para no ir al boleo. Empezamos con las urnas, subimos todo al Face y así arrancamos”, dijo Javier.

“Mi papá tiene un grupo de amigos que son todos pescadores, habían hecho asado con cuero para distintos eventos. Nos ofrecieron hacer uno a beneficio de Renzo. Esa era la única actividad que teníamos planificada. Un montón de gente se sumó a partir de las notas en los medios. La gente nos donaba papas fritas, ensaladas, todo lo que pudiera. Y así empezamos”, recordó con alegría Carla.

Desde entonces, la solidaridad se derramó sin límites. Todo aquel que se enteraba del caso del nene que pedía que lo ayuden a mirar (así se llamó la campaña) quería ayudar de algún modo, sea como sea: “Un montón de gente se empezó a acercar a casa, nos llevaba dinero, hasta dólares. Todo esto se dio por la solidaridad de la gente. Tuvo mucha importancia la difusión en los medios. Nosotros nunca nos quedábamos quietos, tratábamos de tener todos los fines de semana eventos. Que la gente viera a Renzo en todos lados, que estuviese empapelada toda la ciudad con afiches con su cara”.

 

POR LAS REDES

Un día se acercó una muchacha, Lucía Maestro. Se ofreció a armarles una cuenta de Instagram para difundir por ese medio la campaña. Y ellos aceptaron.

“Nosotros en el medio de toda esa locura, le dijimos que sí. Resultó que nos consiguió los pasajes a través de Saviola, los videos de los famosos haciendo campaña por Renzo. Consiguió la donación de Pocho Lavezzi”, recordó emocionado Javier.

 

El tratamiento

El fin de semana llegarán a Beijing, donde está ubicada la clínica. Allá se quedarán hasta el 5 de abril y cuando vuelvan, iniciarán una serie de tratamientos y controles en Buenos Aires. Luego, deberán regresar a China para una segunda intervención.

“Estaremos en Beijing. Nos alojamos en la clínica. Tenemos un traductor que va a estar con nosotros cuando estén los médicos y nos acompañarán al supermercado una vez por semana. Después podemos ir cuantas veces queremos pero solos”, aseguró Carla.

En cuanto a las expectativas, manifestaron: “Pretendemos que recupere la mayor parte de la visión. Conocemos casos de otros chicos que así sea poco o mucho vinieron con una mejora en cuanto a su calidad de vida. Dijimos vamos a probar. Ahora, Renzo ve luces. En su ojo derecho tiene una entrada de luz y eso lo ayuda a guiarse. En el izquierdo ve un poco menos de luz”.

La mamá contó el caso de un chico de Mendoza que sufría la misma patología y recibió ese tratamiento: “Tuvo la misma patología que Renzo pero él no veía nada. Y en el primer momento volvió viendo una entrada de luz y en Buenos Aires sacaron el máximo potencial. En el segundo viaje volvió viendo bultos y colores, después se potenció y ahora lee, escribe, va a la escuela, anda en bicicleta”, se esperanzó Carla.

 

¿Qué es la retinopatía del prematuro?

 

La retinopatía del prematuro es un trastorno ocular causado por el crecimiento anómalo de los vasos sanguíneos en la parte sensible a la luz de los ojos (retina) de los bebés prematuros.

Este trastorno afecta, por lo general, a bebés nacidos antes de la semana 31 de gestación, con un peso de 1.250 gramos aproximadamente o menos al nacer. En la mayoría de los casos, la retinopatía del prematuro se resuelve sin ningún tratamiento y no provoca daños. La retinopatía del prematuro avanzada, sin embargo, puede provocar problemas visuales permanentes o ceguera.

En la retinopatía del prematuro, los vasos sanguíneos se hinchan y crecen excesivamente en la capa de nervios sensibles a la luz de la retina, en la parte posterior del ojo. Cuando la afección está avanzada, los vasos sanguíneos anormales en la retina se extienden hacia la sustancia de aspecto gelatinoso (vítreo) que rellena el centro del ojo. El sangrado de estos vasos puede dejar una cicatriz en la retina y acentuar la adhesión de los vasos a la parte posterior del ojo, lo cual provoca desprendimiento parcial o total de la retina y posible ceguera.