Internacionales, Judiciales, Mundo, Política

El ex juez Galeano negó las acusaciones en su contra por la investigación del atentado a la AMIA

Lo hizo al decir sus últimas palabras ante el tribunal oral aseguró que pudo haber cometido errores pero no delitos: “Dejé el alma para llegar a la verdad”, se justificó.

 

El ex juez federal Juan José Galeano negó las acusaciones de haber encubierto la investigación judicial del atentado a la AMIA y dijo que pudo haber cometido errores pero no delitos: “La investigación de la AMIA fue víctima de la miseria de la internas de los servicios de inteligencia y de seguridad, de las que pretendí en todo momento ser ajeno”.

Así se expresó Galeano al decir sus últimas palabras ante el Tribunal Oral Federal 2 que lo juzga por el encubrimiento de la investigación del atentado y por el que la fiscalía y todas las querellas pidieron que sea condenado a prisión.

“Vengo a pedirles en esta oportunidad que se pongan en mi lugar. Que analicen que hubieran hecho en mi lugar”, comenzó diciendo Galeano y repasó su carrera judicial y cómo era trabajar a mediados de los 90 en tribunales.

Galeano era titular del juzgado federal 9 cuando el 18 de julio de 1994 ocurrió el atentado a la AMIA en el que murieron 85 personas y 151 resultaron heridas. Estuvo al frente de la investigación hasta que en diciembre de 2003 fue apartado. Por su mal desempeño al frente de la causa fue destituido en un juicio político en agosto de 2005.

La investigación de Galeano llegó a juicio oral y por las irregularidades fue anulada en septiembre de 2004 por el Tribunal Oral Federal 3 que ordenó abrir una causa contra el juez y quiénes estuviesen involucrados.

En el juicio oral, que comenzó en agosto de 2015, está acusado por haber autorizado un pago ilegal de 400 mil dólares -que fueron aportados por la ex SIDE- al reducidor de autos Carlos Telledín para que diga falsamente que oficiales de la Policía Bonaerense habían recibido la camioneta traffic que explotó en la AMIA.

También fue acusado por haber coaccionado a dos testigos para que declaren contra los policías. Y por haber dejado de lado la llamada “pista siria” que apuntaba al Alberto Kannore Edul luego de recibir un llamado de Munir Menem, el ya fallecido hermano del entonces presidente Carlos Menem y entonces jefe de la Unidad Presidente.

Galeano negó los hechos. Dijo que no le pagó los 400 mil dólares a Telledín y que se trató de una decisión de la SIDE amparada por la ley. “Fue reconocido por todos, fue un acto amparado por la ley y quedó aclarado en este juicio que no estaba prohibido por la legislación de aquel entonces. El pago a Telleldín, como vimos en este juicio, tenía respaldo legal, realizado por el organismo especializado para el manejo de los fondos reservados y dentro de sus competencias”, sostuvo.

También rechazó haber actuado por pedido de Menem. “Los invito a pensar”, le dijo a los jueces del tribunal oral: “¿Alguna vez los llamó el hermano del Presidente de la Nación para darles una orden? Imaginen que a esa persona ustedes ni siquiera la conocen. Señores jueces, todos sabemos que esas cosas no pasan pero a ese hecho se lo presentó como hecho cierto y se me acusó por ello, y hasta la ex presidente (Cristina) Kirchner en connivencia con algunas partes lo repitió acá delante de ustedes”, agregó y dijo que la ex jefa de Estado en marzo de 2015 instó “groseramente al Presidente de la Corte Suprema para que este juicio se iniciara a como diera lugar”.

“La investigación del caso AMIA por su volumen y complejidad seguramente podrá tener errores. Errores que se explican por la inexperiencia en el manejo de situaciones novedosas y la impericia en un distinto tipo de escenarios no habituales en la justicia de instrucción”, se justificó.

Y dijo que confiaba en los jueces a la hora del veredicto: “Tengo la confianza que ustedes no se dejarán presionar. Tengo la confianza de que se dieron cuenta de que se probó en este juicio que ningún hecho de los descritos por los Fiscales y las querellas constituyen delito. Dejé el alma para llegar a la verdad”, concluyó.

El fiscal Roberto Salum pidió en diciembre de 2017 que Galeano sea condenado a 13 años de prisión junto a la inhabilitación de por vida para ejercer cargos públicos. Las seis querellas que intervienen en el caso también solicitaron que Galeano sea condenado, entre ellas la del Ministerio de Justicia de la Nación y Memoria Activa, que nuclea a familiares de víctimas del atentado.

En el juicio también están imputados los ex fiscales del caso Eamon Mullen y José Barbaccia, el ex presidente Menem, el ex jefe de la SIDE Hugo Anzorreguy, el entonces titular de la DAIA Rubén Beraja, el abogado Víctor Stinfale y Telledín, entre otros.

El juicio está en su última etapa en la que los acusados dicen sus últimas palabras antes del veredicto, que todavía no tiene fecha y que tiene que ser dictado por los jueces Jorge Gorini, Karina Perilli y Néstor Costabel.ç

 

Con información de Infobae.