21.1 C
Paraná
sábado, enero 28, 2023
  • Sociedad
  • Muy
Más

    Hurgar en la tierra para saber más de los pueblos originarios

    Investigadores del Laboratorio de Arqueología del Cicyttp -Conicet (Diamante) participaron de excavaciones arqueológicas en zona de islas frente a Gaboto (Santa Fe) para estudiar la población que habitó estas tierras, 2000 años antes de la llegada de los españoles. El grupo de expertos realizó nuevos y asombrosos hallazgos.

     

    Mónica Borgogno / [email protected]

     

    Gaboto es sinónimo de historia y va rumbo a sus 500 años. Pero poco se conoce de la población que habitó estas tierras 2 mil años antes de la llegada de los españoles.

    Un grupo de expertos que viene trabajando en zona de islas frente a la localidad de Gaboto realizando excavaciones arqueológicas para estudiar la población que habitó estas tierras 2 mil años antes de la llegada de los españoles, acaba de encontrar importantes restos de piezas arqueológicas que hablan de costumbres y hábitos de esos primeros moradores del litoral.

    Más precisamente, un equipo de antropólogos, paleontólogos y arqueólogos estuvo abocado a tareas de excavación en el sitio arqueológico de la isla El Pantanoso y cerro La Calavera, en el marco de un estudio que busca reconstruir las historias humanas del pasado, a través del análisis de sus restos materiales, de las cosas que quedaron de ese pasado y se están pudiendo recuperar en el presente. A ese afán se suma la intención de poder aportar conocimientos sobre los pueblos originarios que vivieron por estos lares.

    El equipo de especialistas que lleva adelante este tipo de labores proviene de distintos puntos del país. Entre ellos se encuentran el Dr. Rodrigo Costa Angrizani y la Dra. María de los Milagros Colobig, investigadores del Laboratorio de Arqueología del Cicyttp -ente que depende de Conicet, gobierno de Entre Ríos y Uader-, el Dr. Mariano Bonomo, investigador de Conicet con lugar de trabajo en la División Arqueología del Museo de La Plata (FCNyM, UNLP), la Dra. Victoria Coll Moritan, investigadora de Conicet con lugar de trabajo en la Uader, Luciano Rey, del equipo técnico de arqueología y paleontología de la Subsecretaria de Gestión Cultural del Ministerio de Cultura de Santa Fe. Además de becarios y estudiantes de la UNLP, UNR, UNC y Uader.

    En diálogo con EL DIARIO, Milagros Colobig dio algunos detalles de las jornadas en esta zona de islas: “Es la primera vez que excavamos en este sitio. En particular, yo he trabajado en otro sitio colonial de Puerto Gaboto que es el Fuerte Sancti Spiritu que es un lugar histórico porque fue primer asentamiento español en la Cuenca del Plata. En este otro caso, estamos hablando de asentamientos prehispánicos”, diferenció.

    Al ser consultada sobre lo encontrado, la investigadora de Conicet compartió parte de la metodología de trabajo. “Hicimos excavaciones de 60 cm de la superficie en esa zona de Gaboto y 10 cuadrículas de un metro por un metro. Fue un trabajo de más de 15 días con un equipo de unas 12 personas. Es una tarea lenta, vamos bajando de a 5 cm. por vez, pero encontramos mucho material como una cerámica muy característica con cabezas de animales, alfarería gruesa, huesos de animales, de peces y una estructura circular, como a los 50 cm de profundidad, que todavía no sabemos qué puede ser, para qué finalidad se la usaba, si para almacenar granos o extraer agua, por ejemplo”.

    Quienes trabajan con restos de materiales, hurgando y viendo qué dicen las distintas capas del suelo, saben de paciencia, apasionamiento y meticulosidad. Algo de ese espíritu se cuela en lo que contaba Colobig. Pues tras recolectar los hallazgos, el trabajo que sigue es preservarlos, etiquetarlos, guardarlos y conservarlos en tránsito en el laboratorio para su análisis microscópico.

    Encontraron piezas que hablan de los habitantes de islas de la zona, anterior a la llegada de los colonizadores.

    Mapear vestigios

    “Ahora estamos recién llegados, tenemos todo en bolsas y cajas, con restos de cerámicas, de carbón, de sedimentos, de huesos, que nos trajimos para analizar qué tipo de vegetación había en el lugar, descubrir y saber de qué arboles hacían fuego, si ese ambiente es el mismo de ahora o cambió, dónde estaban distribuidas las viviendas, etc.”, precisó.

    En efecto, mapear indicios de la presencia de la cultura chaná a través de la evidencia arqueológica, es parte de la misión de este equipo de investigadores.

    Más adelante añadió: “Generalmente se encuentra cerámica en este caso Chaná, con figuras recortadas de animales y una decoración característica de ese pueblo. También se hallaron huesos de animales, de pescado, por ejemplo. Estos hallazgos aportan información para entender los modos de subsistencia de estos grupos que se asentaron en las islas”.

     

    Recursos

    Vale señalar que el trabajo de excavación es posible merced al apoyo del Parque del Fuerte, el cual brinda apoyo logístico y alojamiento. Asimismo, colaboran Los Pumas e integrantes de Parques Nacionales e Islas de Santa Fe con el transporte en lancha hasta la zona. Todo un conjunto de personas que busca conocer y “dejar plasmada la historia de los habitantes de la región de miles de años que aún no se encuentra en ningún libro”, resaltaron los especialistas.

    Los elementos que fueron encontrados se refieren a restos materiales que tienen mucha vinculación con la vida doméstica. Por ahora, descubrieron gran cantidad de ollas de cerámica que aún poseen decoraciones muy típicas de esas poblaciones que tienen que ver con la fabricación de apéndices y asas con forma de animales, principalmente cabezas de loros pero también representan anfibios y mamíferos, como el caso del carpincho, según informaron.

    Por otra parte, se hallaron fragmentos de huesos de animales cazados y consumidos, sobre todo carpinchos y restos de pescados.

    Entre los sorprendentes hallazgos que demandarán estudios y análisis posteriores para tejer distintas hipótesis, lecturas, interpretaciones, está un resto de cerámica con una inscripción de red así como varios fragmentos de cerámicas que parecen pertenecer a una misma vasija.

    Más allá de recuperar los materiales y restos faunísticos, la investigación contempla además la recolección de la tierra que conforma ese sitio. Pues a partir de estudios microscópicos también se pueden identificar los restos vegetales microscópicos que quedaron preservados en esos sedimentos, y con eso, estudiar los hábitos, así como los vegetales consumidos durante su vida en ese lugar.

    Un equipo de expertos –entre ellos del CiCyttp Diamante- trabaja para reconstruir la historia de la población litoraleña de hace unos 2 mil años.

    Con los pies y las manos en el territorio

    “En Conicet tenemos muchos proyectos de investigación sobre diferentes temáticas. Cada centro de investigación trabaja sobre su contexto, su entorno. En nuestro caso es Santa Fe, Entre Ríos: las poblaciones de hace 2.000 años que estudiamos, estaban conectadas por el río. La distribución de población de entonces no tenía los límites geográficos tal como los conocemos hoy”, apuntó. En ese sentido, dijo que si bien saben cuáles son las zonas posibles habitadas por las comunidades chaná, muchas veces son los propios isleños y puesteros que van marcando los sitios de excavación porque observan materiales a simple vista. Desde el equipo “se va a constatar, relevar el material disperso en superficie o bien, enterrado en distintos niveles”, aclaró Colobig.

    Asimismo, comentó que para el año próximo tienen previsto continuar extrayendo material, estructura circular que todavía no sabemos que puede ser para almacenar granos o extraer agua.

     

    Museo Serrano: Conversatorio sobre hallazgos paleontológicos

    Un tesoro ancestral bajo nuestros pies

    Apertura oficial del laboratorio de indicadores culturales

     

    Pueblos originarios: una deuda occidental

    Este viernes comienza el Primer Encuentro de Mujeres Originarias

     

     

     

    RESUMEN DEPORTIVO

    Lo más leído

    Agroclave