31 C
Paraná
lunes, enero 30, 2023
  • Cultura
  • Muy
Más

    El FICER fue acompañado por una muy buena concurrencia

    El 4° Festival Internacional de Cine de Entre Ríos desplegó un recorrido audiovisual por Paraná, Concordia, Concepción del Uruguay, Villaguay, Aranguren y Los Conquistadores. Así, un público anhelante pudo disfrutar de 50 funciones gratuitas de cine internacional, nacional, regional y entrerriano.

     

    Cristal Bella / [email protected]

    Cinco localidades entrerrianas -además de la sede en la capital provincial pudieron disfrutar de la cuarta edición del FICER. En efecto, hubo proyecciones diarias de cortos y largos en las localidades de Aranguren, Concepción del Uruguay, Concordia, Los Conquistadores y Villaguay, durante los cuatro días del Festival.

    De esta manera, el Festival intentó ser una pantalla amplificadora doblemente federal, para que lo que se produzca en las provincias, sin excepción, sea exhibido en la mayor cantidad de localidades entrerrianas.

    El viernes, las subsedes compartieron pantalla con Jesús López, de Maximiliano Schonfeld, película ganadora de la sección Cine Nacional en Competencia del FICER 2021, así como del Ojo Pez, premio que otorga el público mediante votación. Acompañaron esta función los cortos paranaenses Lo que se perdió, de Nahuel Beade y Nicolás Batalla, y Presa, de Victoria de Michele y Noelia Seguí. “Estoy muy feliz de que Jesús López esté moviéndose en la provincia y llegando a lugares de difícil acceso, que no tienen salas de cine. Estamos agradecidos de la oportunidad de que la película esté ahí y me parece que todas las películas entrerrianas deberían pasarse continuamente todo el año en distintos lugares. Buenísimo que nos tocó a nosotros ahora, y es importante que esto siga pasando como iniciativa del Festival: abrir las subsedes”, señaló Schonfeld.

    Corresponde consignar que, además del premio Ojo Pez previsto para esta sección y que decide el público con su voto, un jurado compuesto por Santiago Loza, Paola Buontempo y Luciano Monteagudo, tres notorios representantes de la escena cinematográfica, eligieron la obra más destacada de este segmento.

    El cierre se produjo con el largometraje argentino La casa de los tíos, de Verónica Rossi, y la proyección de los once videominutos ganadores del concurso 2022 que tiene epicentro en Concordia desde hace cinco años.

    El 4° Festival Internacional de Cine de Entre Ríos desplegó un recorrido audiovisual por Paraná, Concordia, Concepción del Uruguay, Villaguay, Aranguren y Los Conquistadores. Foto: Juliana Faggi

    LA MIRADA DE JURADO

    Daiana Henderson, poeta paranaense que escribe sobre cine para diversos medios y jurado en esta edición del FICER, dialogó con EL DIARIO acerca de la mirada particular del jurado de las producciones en competencia. “Cualquier espectador tiene la posibilidad de entrenar su sensibilidad y su criterio crítico, y también, idealmente, de dejarse llevar por la experiencia audiovisual. El visionado de un jurado se encuentra quizá más en estado de alerta hacia las cuestiones formales”, distinguió. En ese sentido, expresó que “cada pieza audiovisual propone un mundo y un modo de acercamiento, por lo que la calidad de la pieza tendrá que ver con los recursos que se pongan en juego en función de la historia”. Si bien no hay un parámetro rígido de lo bueno y lo malo que se aplique como regla universal, Daiana planteó que se presta atención a ciertas variables fundamentales como lo interesante de la historia que se cuenta, la originalidad de su punto de vista, la coherencia del guión, la construcción de los personajes, la calidad de los diálogos, y las resoluciones expresivas tanto a nivel visual como sonoro.

    Como una de las encargadas de dar el veredicto final para la sección Cortometrajes Entrerrianos, hizo hincapié en que “si un largometraje presenta un mundo, un cortometraje presenta un micromundo o un fragmento de un mundo que excede a su acotada duración y se despliega en el plano de la imaginación como continuaciones posibles”. Incluso, acotó que muchos cortometrajes han sido germen de largometrajes posteriores, por lo que sirven como plataforma de exploración para directores emergentes, y los festivales “son momentos importantes para probarse, darse a conocer y entrar en contacto con otros actores del campo”.

    Henderson no se considera cinéfila, pero sí una espectadora activa del cine contemporáneo, sobre todo argentino. Para ella es interesante pensar las producciones en relación a “su conjunto y a los problemas de su tiempo, a las distintas direcciones que cada película aporta, a una conversación amplia y comprometida que excede el individualismo exitista. Me parecen importantes todas las políticas que tiendan a accesibilizar y valorizar el cine local, nacional y regional”.

    Sobre el FICER, la jurado concluyó: “Toda experiencia cultural colectiva tiene algo de ritual que nos enriquece tanto individual como comunitariamente. Me gusta que se promueva un cine que se anime a mirar lo propio con ojos nuevos, inquietos y sensibilizadores”.

    El público pudo disfrutar de 50 funciones gratuitas de cine internacional, nacional, regional y entrerriano.

    REALIZAR

    EL DIARIO charló también con Celeste Urreaga, una paranaense de 20 años, estudiante de Cine en el Instituto Superior de Cine y Artes Audiovisuales de Santa Fe, que desde pequeña soñaba con la posibilidad de documentar cosas y crear historias propias a través del arte. Dirigió el cortometraje en competencia Quimera, proyectado el jueves en La Vieja Usina. “Fue un trabajo en conjunto para el taller de cine de verano Otros Mundos, a cargo de la productora Eli Digiovani en el Centro Integrador Comunitario Este de la Municipalidad de Paraná”, aportó tras agradecer a sus compañeros de producción, Cata, Ana, Maxi, Nico y Sofi.

    La joven directora, emocionada y agradecida de haber concursado, expresó que “en una de las ediciones anteriores, pasamos con mi mamá por la alfombra roja y le dije que un día iba a pasar por acá, pero de verdad. No como espectadora, sino como participante. Finalmente se cumplió lo que siempre quise”. Por último, agregó que “el FICER es una gran herramienta de impacto para la producción audiovisual en Entre ríos y la región que nos brindó oportunidades para mostrar nuestros talentos. Acá también se mueve el cine y podemos generar cosas buenas, no solo las grandes industrias. Todo el mundo puede crear y hacer arte”.

    El Festival de cine cerró su cuarta edición

     

     

    RESUMEN DEPORTIVO

    Lo más leído

    Agroclave