29.8 C
Paraná
jueves, diciembre 1, 2022
  • Sociedad
  • Muy
Más

    Ascasubi imprime un fuerte sentido de pertenencia

    Una cortada afable y vecinal, busca tejer un presente confraternal. Se llama Hilario Ascasubi y es un pasadizo cordial entre las avenidas Ramírez y De las Américas. La calle luce adornada por una tupida arboleda, repleta de un trinar diverso.

     

    Bruno Pasutti / [email protected]

     

    Hilario Ascasubi es una arteria residencial poco conocida del barrio Presidente Perón, apenas empieza el cuadrante suroeste de Paraná. Está ubicada a nueve cuadras de las “Cinco esquinas”. Continuación hacia el oeste de la gravitante Santos Domínguez, Ascasubi empieza en la Avenida Ramírez y se pierde en un laberinto vial, cuyo pasado se sospecha de quintas productivas. Muy cerca suyo, se despliegan los clubes Talleres y Palermo.

    Por cierto, Ascasubi tiene otras peculiaridades. Por ejemplo, que es una cortada de una sola cuadra, pero su extensión es de unos 300 metros y antes de desembocar en María Curie corrige levemente su traza para convertirse en codo de unos 100 metros.

    Salvo los residentes de la zona y los automovilistas expertos en tomar atajos para evitar embotellamientos, no es habitual que los vehículos que llegan desde Santos Domínguez continúen por Ascasubi: la mayoría toma Ramírez, hacia el norte para encontrarse con las Cinco Esquinas o hacia el sur.

    Pese a su brevedad, Ascasubi es una calle sumamente arbolada: hay al menos un ejemplar por casa. Ese detalle convierte en especiales a las cuatro estaciones del año, que parecen hechas para acompañar al más conocido de los grupos de conciertos para violín y orquesta del compositor italiano Antonio Vivaldi.

    Otra curiosidad es que no hay comercios en Ascasubi; sólo casas residenciales.

     

    Expedientes

    El 2 de julio de 1953, el decreto nº 892 le impuso denominación a calles que no la tenían. Así, nombró como Hilario Ascasubi a la innominada existente entre Avenida Eva Perón (actualmente Avenida Francisco Ramírez) y calle 133 (ahora María Curie), paralela a la nº 104 (actual Luis Pasteur). En la sucesión de normas clave hay que esperar hasta el 29 de agosto de 1995 para que se emita el decreto nº 1.783, que le asigna el sentido de circulación de este a oeste.

    Hilario Ascasubi fue un poeta, diplomático y político argentino del siglo XIX, nacido en Córdoba. Su obra se inscribe en la literatura gauchesca. La ubicación de ese nombre en el mapa no es coincidencia, ya que alrededor de la cortada se encuentran otras calles que mencionan a referentes de la escritura. Por ejemplo, entre las paralelas y contiguas se encuentran Edmundo D’Amicis, escritor italiano, novelista y periodista; Esteban de Luca, un poeta y militar argentino, director de la Fábrica de Armas de Buenos Aires en los años siguientes a la Revolución de Mayo; y Alejo Peyret, escritor de lengua occitana, agrónomo, administrador colonial e historiador nacionalizado argentino pero nacido en Francia.

    Otros personajes homenajeados por la zona son: Marie Curie, pionera en el campo de la radiactividad, física, química y la primera persona en recibir dos premios Nobel en distintas especialidades, además de ser la calle que corta Hilario Ascasubi por el lado oeste; Francisco Ramírez, caudillo federal argentino, líder de la provincia de Entre Ríos durante los años de la conformación de la República Argentina y la avenida en la que nace la calle donde vivo, como una subsidiaria oriental de Santos Domínguez; Eleuterio Tiscornia, escritor, filólogo romanista e hispanista argentino; y la varias veces mencionada Santos Domínguez, contador, arquitecto y diplomático que construyó en Paraná el Palacio Municipal, el edificio de la Sociedad Española y la Capilla de San Francisco de Borja.

     

    En Ascasubi 74, hace casi tres décadas que vive Zulma Zapata, de 47 años de edad. “Es una zona muy tranquila, nunca hubo robos, vecinos chorros, ni nada”, afirmó, frontal, Zulma, antes de agregar que “aunque no lo parezca, es una cortada muy importante para el tráfico de autos porque conecta la Avenida Ramírez con Avenida de las Américas, lo que la hace muy transitada en horas pico”. Igualmente habló sobre la comisión vecinal y su actividad como organizadora de varias fiestas religiosas o conmemoraciones patrias en la capilla Nuestra Señora del Divino Amor, que está ubicada sobre Francisco Ramírez al 3.378, a una cuadra de Ascasubi, donde suelen concurrir varios vecinos a la adoración de los jueves y la misa de los sábados.

    Los relatos de Zulma sobre cómo ha progresado el barrio me llevaron a caminar una vez más por la cuadra de todos los días, de punta a punta, de este a oeste y viceversa, por ambas veredas, observando cada casa y cada detalle que, en el transitar de la vida cotidiana, uno deja de lado. Recordé el hecho de que no hay comercios sobre Ascasubi, pero es preciso señalar que, al llegar a la esquina, sobre Ramírez, se halla el quiosco Ke-Ko-Ke-To, vulgarmente llamado Coqueto, donde toda la cuadra hace sus compras más simples o de urgencia. Incluso me encontré con el Negrito y el Trípode, los perros mascotas de la calle que se destacan, uno por su pelaje, y el otro por la faltante de una pata trasera.

    Es cierto, podrá ser una arteria sin sucesos extraordinarios, pero Hilario Ascasubi es una cortada de la que habitantes y vecinos nos sentimos parte.

     

     

     

    RESUMEN DEPORTIVO

    Lo más leído

    Agroclave