29.8 C
Paraná
jueves, diciembre 1, 2022
  • Sociedad
  • Muy
Más

    Hace 104 años, Paraná festejó el final de la primera guerra

    Gran regocijo popular produjo en Paraná y en todo Entre Ríos la firma del armisticio, el 11 de noviembre de 1918, entre las naciones aliadas y Alemania que había sido protagonistas de la primera Gran Guerra europea del siglo XX (1914-1918). La colectividad italiana fue una de las más activas, con la organización de actos que, por ejemplo, convocó a figuras como Folco Testena.

     

    Rubén I. Bourlot / [email protected]

     

    El entusiasmo por el fin de la primera guerra se difundió por toda la provincia provocando congregaciones de público en las plazas. En Paraná, se improvisó una manifestación que reunió a varios miles de personas. La columna estaba encabezada por banderas argentinas, inglesas, francesas, belgas, italianas, norteamericanas, uruguayas e israelitas, recorriendo las calles céntricas.

    El júbilo se exteriorizó durante algunos días al punto que el pueblo llenó el Teatro 3 de Febrero, en la tarde del 11 de noviembre, durante un acto organizado por el comité “Italia Libre”, en que dio una conferencia el escritor italiano Folco Testena, improvisándose a su término otra manifestación. El 21 se organizó una nueva y nutrida columna de manifestantes, presidida por el gobernador doctor Celestino I. Marcó.

    Estas expresiones de júbilo no solo respondían a la pertenencia de las colectividades oriundas de los países que se habían aliado contra los imperios alemán y austrohúngaro. El fin del conflicto representaba un alivio para la economía del país y el final de las restricciones para conseguir mercancía que hacían a la vida diaria.

     

    Entornos

    Un ejemplo de lo señalado es un aviso de la tienda “Al Chic Parisien” en el diario La Acción de Paraná, ni bien iniciada la guerra, que anunciaba a sus clientes el pronto arribo de “algunas mercaderías” enviadas antes de declararse la guerra y que estaban depositadas en la aduana de Buenos Aires. “Desde el principio de la guerra –se explicaba en el aviso- las operaciones comerciales entre Europa y América en su mayoría han quedado paralizadas”.

    Desde París les habían enviado “algunas mercaderías a Buenos Aires antes de declararse la guerra, mercaderías que están en la aduana al despacho que la trasladaremos a Paraná”.

    En el trascurso de la guerra las opiniones lejos estaban de ser uniformes. El amplio abanico de colectividades de diverso origen existente en Paraná y Entre Ríos se expresaban hacia uno y otro de los bandos en pugna y “mientras por un lado se realizan manifestaciones en pro de la ruptura con Alemania –expresaba un artículo publicado en EL DIARIO en 1917-, por otro se preparan elementos para prestigiar la neutralidad.

    “Mientras tanto el presidente de la Nación, doctor Irigoyen, sigue auscultando, con toda la serenidad que exige la hora presente, los sentimientos del pueblo argentino, para obrar, en el instante oportuno (…).” Se sabe que el presidente mantuvo en estas circunstancias la histórica neutralidad argentina frente a las disputas interimperialistas de la vieja Europa.

    La derrota de los imperios centrales trajo como consecuencia que las colectividades rupturistas salieran a las calles a celebrar. La importante colectividad italiana de Paraná fue una de las organizadoras de los festejos que incluyó la charla del escritor y periodista -inmigrante italiano radicado en Buenos Aires- Folco Testena.

     

    Figura multifacética

    Folco Testena había ganado justa fama en el primer cuarto del siglo XX no solo en el país sino en el Sur de América. Nacido en Macerata, Italia, en 1874, como Comunardo Braccialargue, era hijo de un obrero que militaba en el movimiento anarquista, al que adhirió el propio Comunardo. Tuvo una juventud agitada y estuvo involucrado en una quiebra fraudulenta por la cual fue condenado. En busca de un ambiente más tranquilo en 1910 emigró a la Argentina donde se aquerenció y durante más de un cuarto de siglo fue una de las figuras centrales del periodismo en órganos de la colectividad. Colaboró con “La Patria degli italiani” y en 1917 fundó el periódico socialista “L’Italia del Popolo”, que dirigió durante dos años. También escribió en La Prensa, La Nación, La Vanguardia, Nosotros, La Razón, Mundo Argentino y El Hogar.

    Además de periodista fue crítico literario, traductor y dramaturgo. Entre otras piezas teatrales escribió Su majestad la Carne (farsa en un acto) y Anita Balbi (drama en tres actos). Junto a Enrique García Belloso y José González Castillo es autor de Los Conquistadores del Desierto, estrenada en 1944. También incursionó en la novela con La barca di Caronte.

     

    El traductor del Martín Fierro

    En 1919 realizó la primera traducción del Martín Fierro al italiano. Consustanciado con el ambiente de reivindicación del gaucho que sobrevolaba el ambiente cultural de esa época escribió dos poemarios: Il gringo (Buenos Aires, 1928) y Il gaucho (Buenos Aires, 1929). También tradujo Tabaré de Juan zorrilla de San Martín y una antología de poesía argentina.

    A fines de la década de 1920 abandonó sus inclinaciones anarcosocialistas para adherir al fascismo reinante en su país de origen. En 1931 publicó el folleto Quién es Mussolini y hacia 1934, tras conocer al Duce dio a la luz el ensayo Los veinte días de un socialista en la Italia de Mussolini. También por esa época dirigió el periódico Giornale d’Italia.

    En 1935 fue expulsado de Argentina como consecuencia de sus críticas hacia el canciller Carlos Saavedra Lamas que había votado a favor de sanciones contra Italia tras el ataque a Etiopía. Regresó al país en 1947 y volvió a asistir a la redacción del Giornale d’Italia. A su muerte en 1951, Ettore Rossi, director en Buenos Aires del semanario Il Corriere degli italiani, se refirió a Testena como “la figura italiana más conocida de los últimos cuarenta años” en Argentina y agregó que “gran parte de la a opinión que existe aquí sobre nosotros los italianos es un reflejo de la fama ganada día tras día por Folco Testena con su batalla honesta y sincera”.

     

    Para seguir leyendo

    – Más contenidos sobre nuestra región en la revista digital Ramos Generales disponible en lasolapaentrerriana.blogspot.com

     

    El gaucho, 1929

    Gaucho argentino que nadie vio jamás,

    Señor del octosílabo y de la daga,

    Bailarín incansable, cautivador,

    Con el toque sensual de la guitarra,

    De rústicas bellezas sensuales;

    Señor, por derecho de primer ocupante,

    De la pampa cuando era un infinito

    Mar de terrones y matorrales, oh gaucho,

    Los sembradores de sueños y estrellas,

    Te hemos creado y vestido de gloria.

    Autor: Folco Testena.

    RESUMEN DEPORTIVO

    Lo más leído

    Agroclave