Entre Ríos, La Provincia, Paraná, Política, Sociedad

“El ambiente pasó a ser materia de política pública nacional federal”

En las actividades que desarrolló en Paraná en la semana que pasó, el secretario de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación destacó que “hay momentos en los que todos juntos tenemos que trabajar para la gente. Con Gustavo (Bordet) no compartimos la denominación política partidaria, pero sí la trazabilidad de estos años”. Coincidente, el Gobernador aseguró que “se trata de articular esfuerzos, de trabajar en un mismo sentido y encontrar respuestas a situaciones que se plantean de manera cotidiana”.

 

 

Con tres años de gestión en la Nación y en la Provincia, no son pocos los temas que se han ido compartiendo en la agenda ambiental. Incluso, algunos siguen tramitándose aún cuando se los comenzó a trabajar tan pronto como se iniciaron los actuales mandatos.

 

Así el gobernador Bordet agradeció a Sergio Bergman por “el trabajo que se realizó durante estos años” y recordó que “se tomaron medidas importantes como el monitoreo sobre el río Uruguay. Estamos en un momento que se logró el financiamiento para las plantas de tratamiento de efluentes del río Uruguay, una vieja asignatura pendiente. Incorporamos al presupuesto provincial la planta de tratamiento de efluentes en el parque industrial de Gualeguaychú y se está trabajando en materia de saneamiento en diversas ciudades de la provincia porque entendemos que, además de hacer obras que mejoran la calidad de vida, son obras que cuidan nuestro ambiente”.

 

Bergman por su parte, ponderó el trabajo que desde Nación se realiza con las provincias, a través del Consejo Federal de Medio Ambiente (Cofema), del que la Secretaría de Ambiente de Entre Ríos forma parte. “Es un ámbito para trabajar de manera articulada y respetando la autonomía provincial”, dijo.

 

En función de poner de manifiesto el trabajo articulado entre las jurisdicciones, el funcionario nacional reflexionó que “hay momentos en la política donde no hay problema de ser adversarios coyunturales en cronogramas electorales; hay momentos donde todos juntos tenemos que trabajar para la gente”.

 

Agregó que “con Gustavo (Bordet) no compartimos la denominación política partidaria, pero sí la trazabilidad de estos años. Si hay provincia donde podemos tener la satisfacción de que hay políticas públicas con Nación que podemos llevar adelante, es Entre Ríos. Lo de hoy es una señal de esa visualización, donde el actor protagónico sigue siendo el ciudadano”, subrayó a propósito del financiamiento que se otorgó a iniciativas de organizaciones de la sociedad civil, dentro del Programa Pequeñas Donaciones.

 

AGROTÓXICOS

 

El año pasado, los tres poderes del Estado y organizaciones de la sociedad civil se vieron involucrados en la provincia en un intenso debate respecto del uso de agrotóxicos, que aún no puede darse por cerrado.

 

El tema de las incumbencias en lo que respecta a la aplicación de agrotóxicos fue lo primero que se ocupó de dejar aclarado Bergman.

 

“Es una normativa municipal” remarcó, previo a admitir que eso genera la existencia de “una normativa caótica porque cada municipio va a fijar normas sin un criterio uniforme. No es muy coherente que uno se mueva de pueblo y en un lugar haya un estándar y otro, diferente, al lado. Eso hay que homogeneizarlo”, opinó.

 

Como se recordará en Entre Ríos el debate fuerte se dio en la determinación de las distancias en torno a las escuelas donde no deberían efectuarse fumigaciones.

 

“La distancia es un indicador, pero hay otros”, advirtió Bergman. Sostuvo que “lo que necesitamos es normatizar las buenas prácticas en toda la trazabilidad del proceso – desde el registro de quien toma el agroquímico, la manipulación del agroquímico, el sistema de aplicación, su certificación, la distancia, entre otros temas-, y generar un compromiso en las autoridades locales para el monitoreo y control”.

 

Habló de homogeneizar a través del diálogo, “normatizando por libre adhesión” porque “la Nación no le puede imponer una norma al respecto”, insistió. Al analizar aspectos que vuelven complejo este debate, también mencionó que “la Provincia no quiere poner una norma hasta que no tenga consenso de los intendentes porque lo estaría imponiendo, pero al mismo tiempo los intendentes tienen que plantear quién va a monitorear y controlar. Si no se ponen recursos para esos fines, no hay manera que el estándar, cualquiera sea, pueda prácticamente auditarse”.

 

A pesar del planteo inicial de las incumbencias, Bergman aclaró que “dado esta dispersión, cuatro ministerios y secretarias del gobierno nacional emitimos una resolución para que las provincias empiecen a ordenar la materia en cada una de sus jurisdicciones”.

 

Con la participación de Agroindustria, Ambiente, Ciencia y tecnología y Salud plasmar en una norma tres indicadores de buenas prácticas y trabajar colaborativamente con las provincias para que lo suscriban, sería la idea.

 

También aludió a la necesidad de “una agricultura certificada. Certificaciones de todos los procesos agrotecnológicos; diferenciar entre los que hacen las cosas bien y los que no lo hacen. La diferencia la tiene que poner la ley”, concluyó.

 

Rellenos sanitarios en Paraná y Concordia

 

Las obras de relleno sanitario en el marco del programa Girsu –Gestión Integral de Residuos Sólidos Urbanos- es un objetivo en el que gobiernos locales, provincial y nacional están involucrados.

 

“Entendemos que este año estaremos dentro del proceso licitatorio de los dos primeros rellenos, el de Paraná y Concordia”, respondió Bergman a la consulta periodística de EL DIARIO.

 

Actualmente, están trabajando las áreas de Hacienda de Nación y de la Provincia para poder endosar la línea de crédito del BID que es la entidad que financia el programa de Girsu en distintos módulos, el primero vinculado a los proyectos ejecutivos que están encarados en Paraná y Concordia. Explicó que “al haberse producido una transferencia neta, como correspondía, por coparticipación a las provincias, también correspondía con relación el endeudamiento”.

 

La aclaración fue que “Nación ya no se endeuda por obras que corresponden a las incumbencias provinciales y municipales y hemos llegado a un acuerdo ya que la Provincia tiene posibilidad de tomar esa deuda”.

 

Consecuentemente, la Nación le va a transferir la línea de crédito para que se pueda seguir con los procesos integrales de residuos, es lo que informó a esta Hoja, y lo que viene a explicar la instancia en la que se encuentra la gestión por estos días.

 

“Ambas jurisdicciones frente al BID tienen que homologar que se mantengan las condiciones del crédito”, simplificó.

 

No respondió directamente si la gestión insumió más tiempo del previsto. En cambio, sostuvo que “esto forma parte del déficit de planificación. No se puede cargar sobre presupuestos municipales los pasivos ambientales de los basurales a cielo abierto y la gestión de los residuos. Hay municipios que tienen más del 60% de su presupuesto comprometido en los salarios de los empelados municipales y el resto por la gestión de residuos; es inviable que lo puedan hacer. Las provincias tampoco tienen recursos porque antes había un sistema discrecional de distribución según el signo partidario y político y no siempre eso se vio en obras, cosa que esperemos que en su momento lo analice la justicia”, apuntó al pasar.

 

Y la respuesta continuó: “Ahora lo que hay es una transferencia neta de un proyecto ejecutivo por lo tanto entendemos que este año estaremos dentro del proceso licitatorio de estos dos primeros rellenos, el de Paraná y Concordia”.