17.6 C
Paraná
viernes, diciembre 2, 2022
  • Cultura
  • Muy
Más

    A su modo, España presenta una radiografía de Paraná

    Desde uno de los extremos de la plaza 1º de Mayo a los laterales del Cementerio Municipal, calle España se presenta como un pasadizo citadino que vincula sectores de distinto poder adquisitivo. En su trayecto, hay viviendas antiquísimas y también exponentes constructivos de los tiempos que corren.

     

    Dina Duré

    [email protected]

    La calle España exhibe una personalidad múltiple, producto de la impronta que le imprimen los distintos microclimas que le dan identidad. Comercial y de servicios, más cerca de la peatonal San Martín; residencial de clase media en su parte central y proletaria en su tramo final, cerca del arroyo Antoñico, cuando se encuentra con el Boulevard Sarmiento.  En alguna medida, sus nueve cuadras se ingenian para contar cómo ha ido transformándose la ciudad.

    Desde 2016, España tiene sentido de circulación oeste-este, según lo dispuesto por el decreto Nº 1.492 del 21 de julio, dictado por el Concejo Deliberante.

    Los que caminan diariamente sus veredas saben que en España pueden convivir la humareda oscura del colectivo, el brillo lustroso de autos coquetos, la queja de los chasis de vehículos antiguos, el golpeteo de cascos del carrito tirado por caballos y el suspiro del cartonero que para ante cada container de basura.

    Pocos saben que, durante la Confederación Argentina, la actual España llevaba otro nombre: Industria. La referencia es de valor si la denominación hubiera indicado el norte de un programa de desarrollo, para un territorio fértil en riqueza natural.

    Recién el 8 de mayo de 1900 la nomenclatura cambió a España. El nuevo nombre fue colocado en homenaje a la Madre Patria y a los descendientes que forjaron las raíces de nuestra ciudad.

    España a la altura de la peatonal es una calle de permanente movimiento. FOTOS: Sergio Ruíz.

    El terreno

    Si revisáramos en los cimientos del tiempo, encontraríamos que en una época en Paraná no existían calles pavimentadas ni desagües. En consecuencia, la población estaba obligada a instalarse sobre terrenos que reunían naturalmente características dignas de asentamiento. Justamente, producto de que eran escasos los accidentes topográficos que presentaba, la actual España se constituyó en una de las arterias preferidas para levantar residencias.

    Con el correr de los años hubo notorios cambios. En junio de 1878, los trabajos de empedrado sobre la arteria culminaron y la novedad fue publicada en una gacetilla de El Demócrata. Más tarde, en 1892 instalaron en la esquina de Industria y General José de San Martín, la filial del Banco de la Nación Argentina, sede que, hasta el día de la fecha, permanece en la misma ochava.

    Desde una visión panorámica, España es capaz de ofrecernos distintas realidades a lo largo de su traza. Desde la peatonal San Martín hasta Courrèges, hallamos un bullicioso microcentro donde se aglutinan gran variedad de comercios, consultorios, sanatorios y oficinas privadas o públicas, pertenecientes a organismos del Estado.

    Si continuamos el recorrido hacia donde el sol se pone, lentamente, el ruido de las bocinas se irá tornando lejano, hasta que, de pronto, el particular sonido del silencio inunde las paredes de cada una de las viviendas. Paralelamente, siempre desde Courrèges hacia el oeste, las veredas se ensanchan y aunque carezcan de jardines, embellecen la vista una hilera de árboles frondosos que brindan a los ciudadanos una bocanada de aire fresco durante las sofocantes tardes de verano.

    Un caminante atento descubrirá que España alberga residencias antiguas que han sufrido remodelaciones, pero que aún conservan sus estructuras arquitectónicas de antaño.

     

    Presencia

    Un testimonio clave para confirmar ese tipo de información lo hallamos en Érica, una vecina que se mudó al barrio en 1993. “Esta casa donde vivo tiene más de 100 años, está asentada en barro y las paredes externas tienen 30 centímetros de espesor. En realidad, acá vivían mis abuelos y, según me relataron, esto era una habitación de doble altura que pertenecía a una casona. Esa casa era enorme, tenía doble patio y galería, comenzaba en la esquina de Diamante y daba la vuelta por Gran Chaco”, recordó.

    Érica tiene 49 años. Actualmente vive junto a dos hijos adolescentes. Se define como una entusiasta artesana, supo montar su propio negocio y hace 17 años se dedica a crear todo tipo de decoraciones en porcelana fría. En relación al barrio destacó que “a pesar de ser céntrico, siempre fue tranquilo, principalmente habitado por gente mayor”.

    Lleva toda una vida en la zona y es testigo de los cambios inherentes al paso del tiempo. “La esquina de Gran Chaco y España siempre estuvo ocupada por comercios del rubro alimenticio”, rememoró Érica antes de agregar que “en la década de los ‘80, recuerdo que pasaba para ir a la escuela y había un almacén de esos de antes; luego hubo otra despensa que no funcionó, y en 2002 -cuando mi hija era recién nacida-, abrió el minimercado que aún funciona. En sus comienzos vendían todo suelto y después se fueron incorporando a las nuevas técnicas de venta”.

    En el afán de continuar enumerando aquello que compone distintivamente a calle España, es posible señalar que también hallamos la Plaza Hernandarias cuya característica peculiar es su reducido tamaño. Ubicado frente al Cementerio, este espacio verde luce ajado; igualmente, es aprovechado por vendedores ambulantes que ofrecen verduras frescas a los vecinos de la zona. Y es el reparo de los taxistas mientras esperan que salga un viaje.

    A metros de allí, el paisaje de España se ve invadido por el muro lateral de la necrópolis, lo que le da cierto carácter lúgubre a ese tramo, entre Gran Chaco y Florentino Ameghino. Las legiones de peatones que toman por allí desde San Agustín hacen caso omiso de este rasgo tenebroso.

    Finalmente, luego del cruce con Ameghino, la calle España de manera súbita e inesperada se tuerce hacia el norte hasta desaparecer en el Boulevard Sarmiento.

    Como se ve, España es una arteria de múltiples personalidades, pero a la vez un puente para ir y venir desde el centro hacia el borde oeste de la ciudad.

    Cerca del arroyo Antoñico, el perfil de España es notoriamente diferente a otros tramos. FOTOS: Sergio Ruíz.

    Razón de ser

    Originalmente, este material fue un trabajo práctico del Taller de Especialización I: Redacción, que se dicta en el segundo año de la Licenciatura en Comunicación Social de la UNER. La carrera se cursa en la Facultad de Ciencias de la Educación.

    EL DIARIO ha accedido a difundir una selección de estos materiales porque entiende que están en sintonía con la idea de construir ciudadanía y sentido de pertenencia.

     

     

    RESUMEN DEPORTIVO

    Lo más leído

    Agroclave