23.6 C
Paraná
martes, diciembre 6, 2022
  • Entre Ríos
  • Muy
Más

    Un rincón escondido, por el camino viejo a San José

    En cualquier época del año se puede visitar la denominada Granja La Administración, en el predio de lo que fuera precisamente la administración de la antigua colonia San José, cerca de Colón. Los nombres de Urquiza y Peyret, merodean sino protagonizan la historia de este lugar.

     

    Redacción MUY / [email protected]

     

    El profesor de Historia, Alcides Perroni, encargado de hacer las visitas guiadas por la Granja La Administración, a unas 25 cuadras del centro de San José, es quien hace dar ganas de emprender una escapada para conocer este lugar.

    Por la autovía Nº 14 se ingresa a la ciudad de San José y de ahí, a unos 10 minutos se llega hasta este predio de 60 hectáreas, poblado de una arboleda centenaria y animales de granja por doquier, como patos, ovejas, nutrias, ciervos, vacas, chivos, burros, caballos, ñandúes, conejos, llamas y sus pequeñas crías. Hay también gallinas y muchos loros pero los guacamayos son la principal atracción, así como los pavos reales que en esta época tienen su plumaje en esplendor y lo ostentan, en una ceremonia natural de pavoneo y seducción. Están los pavos reales de pecho azul y los blancos que al desplegar sus colas como abanicos, dejan a más de uno con la boca abierta.

     

    El contacto con los animales, la ocasión de hacer cabalgatas, es el principal motivo por el cual los más chicos tiran de las polleras a las madres, pidiendo regresar. “Vienen de distintas escuelas a visitarnos y nos ha pasado que vuelven, los chicos son nuestros mejores socios, nuestra mejor propaganda”, asegura Perroni.

    Ahora el otro motivo, es aprovechar la oportunidad para aproximarse a los datos históricos de la casona que hay en el lugar, reconvertida en museo a partir de 2012. El Museo de la Administración de la Colonia San José está en la antigua casona que fuera habitada por Alejo Peyret, el primer administrador, una figura en la que el guía gusta detenerse para que cada uno pueda dimensionar la importancia de los aportes que este hombre hizo a la Argentina. “El General Urquiza hizo hacer esta casa de piedra para la gobernación, no vivía acá.

    Es una edificación de casi 160 años que guarda importantes acontecimientos de la historia regional. La hizo construir para que funcionara como la Primera Administración de la Colonia San José. El Dr. Alejo Peyret fue el primer administrador y tenía su vivienda, que era un rancho de barro, a pocos metros de la administración, donde hoy en día se encuentra el tambo. Aquí funcionó la primera municipalidad organizada de la provincia de Entre Ríos; el primer Registro Civil del país (anterior al de Colón); hubo una escuela, una fábrica de pólvora, y hasta una cárcel. Y aquí se votó en forma secreta para elegir al primer intendente de Colón, que fue Peyret”, precisa el docente.

    Esta casona tenía calefacción central, una novedad para la época, con paredes ahuecadas, de piedra mora. Aún conserva su sótano que mantiene una temperatura de alrededor de 20 grados. Quien la visita tiene la posibilidad de escuchar una fonola de 120 años, ver camas de bronce blanco únicas en su tipo, un escritorio de 18 cajones; una cámara fotográfica de más de un siglo, entre otros objetos curiosos.

    Cabe señalar que el Museo La Administración junto al Monumento Histórico Provincial Molino Forclaz, integran el denominado circuito turístico Paseo Colonial.

     

    Figura emblemática

    “La historiadora local Celia Vernaz, que hoy tiene 100 años, investigó sobre Peyret y dice que guardaba los caballos de pura sangre en el sótano del lugar, para protegerlos de los ataques de los charrúas”, comenta el anfitrión al tiempo que se regodea con otros detalles y los narra de tal modo que se hace agradable conocer así.

    Peyret fue periodista, docente del Colegio del Uruguay, pero sobre todo un visionario. Bajo su dirección en la colonia San José se comenzó a cultivar maní, papas, batatas, porotos, cebollas, remolachas azucareras, maíz y tabaco. Además, introdujo técnicas nuevas para el cultivo de trigo y experimentó con la adaptación del gusano de la seda al clima de la región. Por otra parte, construyó una fábrica para la manufactura de aceite de maní. Tras enumerar distintos aportes de este hombre que San José bien recuerda, el profesor de Historia resumió: “Uno de los extranjeros que más dio a nuestro país”.

     

    Crecimiento

    “Mi padre compró esta propiedad hace 54 años, hace unos 15 años se abrió al público. Primero se explotaba como tambo, luego vino la fábrica de queso y después, el emprendimiento turístico. Es un emprendimiento familiar, donde ofrecemos los productos de campo que fabricamos acá”, relató Perroni.

    La granja tiene un área de pulpería a la que la gente acude en busca de sus famosas picadas. Todos los fines de semana, al mediodía hay show musical. “Sábados y domingos tenemos mucha gente, a veces se superan las 1.000 personas por día”, agregó.

    Probar los sabores de los quesos caseros, salamines, cerveza artesanal o escabeches, es la razón que moviliza a más de un adulto, hay que decirlo.

     

    Una historia de amor

    Por esta zona vivía Paulina Warshawsky, maestra de la Escuela Nº 5, que a través de una intensa correspondencia, conquistó al prolífico y gran escritor de Río Cuarto, Juan Filloy. Se cartearon entre 1933 y 1935 hasta que se conocieron personalmente en Buenos Aires. “Nos conocimos la tarde de un viernes, nos pusimos de novios el sábado, nos comprometimos el domingo y nos casamos el lunes”, recordaba el autor de Op Oloop, Estafen, Caterva, o Karcino, un insuperable y divertido tratado de palíndromos, entre otros volúmenes.

    A Perroni le gusta contar esta historia como tantas otras que ocurren en su terruño. Actualmente está por publicar un libro que da cuenta de la historia de San José.

    Es un rincón de la provincia, que brinda paz y permite un mayor contacto con la naturaleza. “La gente vuelve y eso es una gran satisfacción para nosotros. Muchos vienen a radicarse en esta zona”, subraya el docente.

    Datos

    La granja está abierta todos los días desde las 9.30 hasta el atardecer. La entrada es libre y gratuita.

    Los interesados pueden recabar más información al teléfono: 03447 41-2457.

    RESUMEN DEPORTIVO

    Lo más leído

    Agroclave