28.5 C
Paraná
viernes, diciembre 2, 2022
  • Cultura
  • Muy
Más

    Francisco Ramírez y su gesta cantados por Delio Panizza

    “Ramírez”, obra que Delio Panizza dedicó al Supremo Entrerriano, ha sido reeditada por la Editorial de Entre Ríos en el marco de las iniciativas para conmemorar el bicentenario de la muerte del caudillo. La presentación del trabajo se concretará este viernes en el Museo-Casa Delio Panizza de Concepción del Uruguay, en el marco de la Feria de la Palabra y contará con la presencia del nieto del poeta, Carlos Panizza.

     

    REDACCIÓN EL DIARIO / [email protected]

     

    “Yo lo canto porque fue grande y fue valiente”. Con estas palabras Delio Panizza justifica y celebra la vida y la gesta de Francisco Ramírez. Lo hace en un poemario dedicado al caudillo que publicó en 1926. Y que gracias a una encomiable iniciativa de la Editorial de Entre Ríos (EDER) que acaba de reeditarlo, vuelve a estar disponible para el público lector.

    El volumen se presentará este viernes a las 18 en el Museo-Casa Delio Panizza, de Concepción del Uruguay. La iniciativa es elogiable por diversos motivos. Una de las razones –además del cuidado en la investigación y la edición- es rescatar la obra y la voz poética de Delio Panizza, autor polifacético, que nació en Rosario del Tala, el 26 de enero de 1893 y falleció en Concepción del Uruguay el 7 de agosto de 1965.

    “Desde hace años existe el deseo de reeditar a Delio Panizza por parte del equipo que trabaja en la Editorial de Entre Ríos”, indicó Fernando Kosiak. “Para nosotros es muy importante publicar a uno de los grandes poetas de nuestra provincia”, agregó el director de la EDER. Y señaló que la intención a futuro es continuar con la publicación de Artigas, otro de los poemarios del poeta. “También está planificado publicar una selección de la poesía de Delio Panizza dentro de la Colección Antología Esencial de la poesía entrerriana”, resaltó Kosiak.

    PROLÍFICO AUTOR

    Comprometido no solo con su presente sino también con el pasado de su terruño, Panizza ha sido definido y ubicado por Luis Alberto Salvarezza, como parte de la corriente “que ideológicamente podríamos denominar de nacionalista, patriótica, civil, de resonancias épicas, que plantea el pasado como una idealización. Esta estética regionalista (…) tuvo gran resonancia en la narrativa y lírica de comienzos del S. 20, y encuentra entre otros, a Benito Lynch y Martiniano Leguizamón, como sus cultores (que exaltaron al gaucho), sus gestas, lo legendario”.

    El poeta cursó la escuela primaria en Rosario del Tala, donde nació. Se recibió de Bachiller en el Colegio del Uruguay , en 1912. En 1915 se graduó de escribano público en la Facultad de Derecho de Buenos Aires, recibiendo la medalla de oro correspondiente a su curso. En la misma facultad alcanzó el título de abogado en 1918 y doctor en jurisprudencia en 1919, versando su tesis sobre “Municipalización de los Servicios Públicos”.

    Con Panizza, uno de los grandes bates entrerrianos de la primera mitad del siglo XX, vibra en su tono más alto y agudo la poesía criolla y popular de la provincia, como lo señaló Luis Alberto Ruiz al considerar, en 1955, que “la poesía de las gestas, la épica criolla, tiene en Delio Panizza su bardo actual”. Declarado, en su expresión poética, como un encendido “urquicista”, le dedicó al vencedor de Caseros y sus gestas, varios opúsculos

    Su obra édita, profusa y variada que supera la veintena de títulos, se inicia cuando a los 30 años, en 1923, publica “Cardos en Flor”, a los que siguen “De Tierra Adentro” –con prólogo de Elías Regules y portada de Cesáreo Bernaldo de Quirós- y su canto a “Ramirez”, ambos en 1926; cuatro años después aparece su recordado “Guitarras y Lanzas”, prologado por Arturo Capdevila.

    A través de sus libros, configuró, en palabaras de Ruiz, “los innumerables mosaicos de un mural histórico”.

     

    FERVOR MONTIELERO

    Panizza supo rescatar en su obra lo más profundo de la gesta artiguista. Reivindica el congreso de Arroyo de la China que en 1815, desde tierra entrerriana, declaró la independencia. Su poesía canta los esfuerzos de Artigas convocando a los territorios vecinos.

    Así como rescata al caudillo Oriental, Panizza enfocó además su atención sobre Francisco Ramírez en el poemario que dedicó al caudillo que dio a conocer públicamente en 1926. De allí la elogiable iniciativa de la EDER, por la cual “Ramírez” vuelve a en una edición que se concreta en el marco del Bicentenario del fallecimiento del caudillo, que se conmemoró el año pasado. Esta nueva publicación del libro aporta a mantener encendida la llama del ideario ramiriano.

    A la vez –y este es otro de los motivos por los cuales celebrar- literariamente mantiene el propósito de sostener la voz y el legado de Panizza, que celebró la gesta ramiriana con la publicación de la primera edición del poemario, cinco años después de recordarse el centenario del fallecimiento del Supremo Entreriano.

    Dedicado a Joaquín Castellanos, “que en una prosa sonora (…) ha cantado a Güemes, el gran caudillo del norte, hermano de Ramírez, en el culto del valor y la patria”, el “Canto” a Ramírez se divide en 14 poemas que recorren la vida y la gesta del caudillo, entregando un perfil del personaje. En sus versos el poeta reflexiona sobre el temple del líder y su proyecto político; y hace lugar al momento histórico en que que lideró el gauchaje que integró sus bravías montoneras. No desdeña asimismo las circunstancias de su muerte. Artigas, López, Bustos –asociados a la palabra `traición´- y la Delfina aparecen en el desarrollo del poemario que concluye con una “Noticia” a modo de adenda escrita por el propio Panizza en que se ilustran aspectos biográficos de la vida de Ramírez.

    En una crónica se sostiene que Delio Panizza, “vivió de pie y así pidió ser enterrado”. Hijo de la selva montielera, tuvo “la costumbre de saludar a todo el mundo, como lo hace la gente sin miedo y sin pecado” (Yupanqui). Como él mismo describió al talar nativo, supo vivir “espinudo y agreste, obscuro y bravo”.

    SOLAR HISTÓRICO

    La Casa que habitó Delio Panizza -ubicada en calle Supremo Entrerriano y Galarza, a una cuadra de la plaza principal de Concepción del Uruguay- es una construcción típica de estilo colonial español, y alberga al Museo-Casa que habitó el investigador y poeta. El solar –donde se presentará la reedición de Ramírez este viernes- fue construído en el año 1793  por Lorenzo López, luego fue adquirida por Andrés Calvento, y en 1927 por Panizza. En 1975 el inmueble fue declarado Monumento Histórico Nacional y pasó a ser Museo Municipal.

     

     

    RESUMEN DEPORTIVO

    Lo más leído

    Agroclave