28.5 C
Paraná
viernes, diciembre 2, 2022
  • Política
  • Muy
Más

    Revés para las defensas en causa que condenó al ex gobernador Urribarri

    La Cámara de Casación de Concordia, resolvió el jueves 22 de septiembre, rechazar las recusaciones de sus pares de Paraná, Marcela Davite y Marcela Badano, por entender que “no se ha constatado en autos evidencia alguna que autorice a justificar objetivamente y a los ojos del observador razonable, un temor en relación a la imparcialidad”. Ambas fueron recusadas por las defensas de condenados en la causa en que también fue condenado el ex gobernador, Sergio Urribarri.

     

     

    La Cámara de Casación de Concordia, integrada por Evangelina Bruzzo, María del Luján Giorgio y Darío Perroud, resolvió rechazar las recusaciones de las vocales de la Cámara de Casación de Paraná, Marcela Davite y Marcela Badano, por entender que “no se ha constatado en autos evidencia alguna que autorice a justificar objetivamente y a los ojos del observador razonable, un temor en relación a la imparcialidad”.

    Ambas fueron recusadas por las defensas de condenados en la causa en que fue condenado el ex gobernador, Sergio Urribarri, y ex funcionarios de aquella gestión y particulares, por temor de parcialidad, por el apoyo que exteriorizaron a favor de la destituida procuradora general adjunta y fiscal anticorrupción, Cecilia Goyeneche, y porque intervinieron en dos instancias posteriores a la condena, rechazando pedidos de las defensas. Para las defensas, ambas camaristas “carecen de imparcialidad e independencia necesaria para intervenir y resolver en la presente causa”.

    Evidencia

    El voto de Bruzzo, al que adhirieron Giorgio y Perroud, entendió que “…no se ha constatado en autos evidencia alguna que autorice a justificar objetivamente y a los ojos del observador razonable, un temor en relación a la imparcialidad con que deben desempeñarse las camaristas de la Sala Primera de este Tribunal de Casación, tanto desde el punto de vista de las circunstancias externas (objetivas y que fueran precedentemente detalladas) como subjetivas (sesgos o prejuicios personales o ideas preconcebidas o actuar indebido de forma tal de promover los intereses de una de las partes en detrimento de los de la otra), las que se revelan absolutamente inexistentes en el presente”.

    En aquella línea, el primer voto añadió que “por lo tanto, considero corresponde no hacer lugar al apartamiento solicitado por los Ignacio Díaz, José Velázquez, Raúl Barrandeguy, Candelario Pérez, Juan Mendez, Emilio Fouces y Miguel Cullen, ya que, tal como lo ha señalado el Máximo Órgano de Justicia Nacional, si bien no es dudoso que las cuestiones de recusación se encuentran en una directa relación con una mejor administración de justicia, cuyo ejercicio imparcial es uno de los elementos de la defensa en juicio, no se comprueba en la especie un motivo serio y razonable que sostenga ‘temor de parcialidad’, por lo cual propicio a los vocales que continúan el orden de votación, el rechazo de las recusaciones interpuestas”.

    Palabras

    También, el primer voto de la Cámara de Concordia, entendió respecto de un comunicado que firmaron las vocales recusadas, que “consecuentemente con lo expuesto, palmario resulta que al no constatarse de las palabras utilizadas en el comunicado debatido siquiera mención alguna a los imputados de autos, la causal de enemistad manifiesta debe descartarse al no haberse demostrado a partir de indicios graves, ciertos y objetivables que las magistradas abrigaban sentimientos de hostilidad, rencor o aversión para con los encartados de autos, por lo que el razonamiento empleado por los defensores en el andarivel referenciado en su presentación, debe ser de plano repudiado”.

    En los considerandos de la resolución, la Cámara de Concordia evaluó que las defensas “señalaron que los fundamentos se sustentan en el aspecto técnico de recusación de los Magistrados, al peligrar la garantía necesaria de imparcialidad que debe exhibir todo juzgador, de modo tal que la eventual intervención de los mismos provoque un razonable y fundado temor de parcialidad en sus defendidos”. Los planteos estribaron sobre: “prejuzgamiento, por considerar una intervención previa por parte de las magistradas al rechazar un recurso de queja, y posteriormente, la impugnación extraordinaria y; la configuración de la causal de interés”.

    Improcedente

    Respecto al prejuzgamiento, recordaron que “el Tribunal de Juicios y Apelaciones de Paraná, en su resolución del 7 de abril del corriente año, manifestó que los magistrados por los que se interesa la presente recusación, habían participado en el expediente de referencia, en virtud de haber rechazado in limine un recurso de queja; por la inexistencia de algunos requisitos formales, como así también habían denegado la impugnación extraordinaria articulada por Díaz, Fouces; Barrandeguy y Pérez, tras advertir que la vía impugnada resultaba improcedente, en los meses de octubre y noviembre del año 2019, respectivamente”.

    En relación a “la configuración de la causal de interés”, se señaló que los recursantes refirieron que “el resultado del proceso fue anticipado mediante la emisión de una opinión intempestiva e inoportuna de los magistrados revisores sobre cuestiones que aún no se habían decidido, afectando de esa manera su imparcialidad. Es por ello, denunciaron que los funcionarios judiciales habían suscripto una nota presentada ante el Consejo Directivo de la Asociación de la Magistratura y la Función Judicial de Entre Ríos, motivando la misma en el inminente jury a la Procuradora Adjunta y Fiscal Anticorrupción, Cecilia Goyeneche”.

    Asimismo, en aquel sentido, se tuvo en consideración que las defensas “dieron cuenta de la participación de dichos funcionarios en el encuentro de la Jornada Anual del Fuero Penal convocada por la Asociación de la Magistratura y la Función Judicial de Entre Ríos que se realizó en Victoria, el 7 de diciembre de 2021, trayendo a colación notas periodísticas…”. También destacaron que “la denuncia incoada nada tenía que ver con lo manifestado por Rubén Pagliotto y Guillermo Mulet (N de la R: denunciantes de Urribarri y de Goyeneche). Finalmente, hicieron reserva del caso federal e instaron la prosperidad del planteo de recusación”.

    Marcelas

    El Tribunal de Concordia citó los argumentos de las recusadas. Respecto al planteo de “prejuzgamiento”, Davite y Badano señalaron que “no se encuentran inmersas en dicha circunstancia, porque en ese mismo proceso no se habían pronunciado ni concurrido a pronunciar sentencia, tampoco habían tenido intervención alguna como funcionarias del Ministerio Público Fiscal, defensoras, mandatarias, denunciantes o querellantes, no habían actuado como perito, ni conocido el hecho como testigos”. Además aclararon que en el rechazo in limine de un recurso de queja y del Recurso Extraordinario, por deficiencias formales “claramente no existió pronunciamiento alguno respecto del fondo de la cuestión”.

    Notorio

    Las recusadas “hicieron hincapié sobre el carácter público y notorio de los vínculos que se establecen entre magistrados, funcionarios, empleados del poder judicial y abogados de la matrícula, indicando que los mismos son auspiciados por las entidades que los nuclean, especialmente por la Asociación de la Magistratura y la Función Judicial, el Colegio de la Abogacía, las Universidades, entre otras, cuestión que no puede dar a la más mínima sospecha de parcialidad o falta de independencia en sus respectivas funciones a lo largo de los años”.

    RESUMEN DEPORTIVO

    Lo más leído

    Agroclave