31.9 C
Paraná
miércoles, diciembre 7, 2022
  • Entre Ríos
  • Muy
Más

    El sector avícola ante una oportunidad de crecimiento

    El sistema internacional es complejo, incierto y entrópico. La noción de entropía es un concepto empleado para medir el desorden del sistema. A mayor desorden, mayor entropía. En términos geopolíticos nos hemos movido de la era del orden a la era de la entropía: pandemias, cambios climáticos e innovación disruptiva llegaron para quedarse a nivel nacional, regional y global.

     

     

    María Carolina Bizai

    En consecuencia, el contexto internacional actual se caracteriza por una evidente incertidumbre en la economía mundial debido a las tensiones geopolíticas imperantes, como lo es la Guerra Ucrania-Rusia, en simultáneo con los efectos nocivos del cambio climático como sequías, inundaciones, mayor aumento de las temperaturas globales, etc. A su vez, se profundizaron dos tendencias preexistentes desde la pandemia por Covid 19: menores niveles de actividad económica y presiones inflacionarias mundiales.

    El conflicto en Ucrania está generando un impacto negativo en la actividad económica mundial, particularmente con los principales socios comerciales de Latinoamérica: China, Estados Unidos y la Unión Europea. Esto tiene consecuencias en la demanda externa de la región.

    Según el último Informe de la CEPAL, el impacto de la guerra en Ucrania en las economías de América Latina y el Caribe se ha trasmitido a través de tres canales: incremento de los precios de las materias primas (problemas derivados del incremento sostenido de la inflación mundial y regional); empeoramiento de las condiciones financieras mundiales y reducción del comercio internacional. Según el país del que se trate el impacto de cada uno de ellos es cambiante.

    La guerra en Ucrania ocasionó significativos cambios en el abastecimiento de productos esenciales, debido a que ambos países son exportadores clave en la economía mundial a saber: productos agrícolas, energía, fertilizantes, metales y minerales no preciosos, etc.). Conjuntamente, Ucrania y la Federación de Rusia representan aproximadamente el 30% del comercio mundial de trigo, el 14% del de maíz y más del 50% del de aceite de semilla de girasol.

    El incremento del precio de las materias primas ha beneficiado a los países de la región exportadores de bienes primarios, especialmente productos agropecuarios e hidrocarburos. En el caso de la soja, las cosechas reducidas en la Argentina y el Brasil también han llevado a un alza en su precio.

    Frente a este panorama económico y social delicado, la provincia de Entre Ríos se ha visto favorecida en la mayor demanda de la proteína animal (avicultura) relacionada al alza del precio del maíz por el conflicto en Ucrania.

    El sector avícola es un pilar esencial para la economía entrerriana y uno de los sectores productivos más importantes de nuestro país. Entre Ríos es la principal provincia productora de carne aviar. Concentra el 51% de la producción del total nacional y el 53% de las granjas de engorde. El 18 % de las plantas faenadoras generan el 70% de las exportaciones avícolas del país porque la carne aviar es el principal producto exportado dentro del conjunto de manufacturas de origen agropecuario (MOI) en la provincia de Entre Ríos. Los destinos principales de las exportaciones de los productos avícolas son la
    Unión Europea, China, Chile y Brasil, entre otros.

    La observación de datos provisorios al 21 de julio de 2022, de la Dirección General de Estadística y Censos de la Provincia de Entre Ríos, en base a datos de INDEC, nos ayudan a tener un mejor panorama. Durante el primer semestre del año 2022, las exportaciones entrerrianas de carne de ave acumularon un monto de 106 millones de dólares FOB. En cuanto a los productos agroindustriales las carnes de ave y bovina fueron las más exportadas.

    Desde el gobierno provincial, se han aplicado una serie de políticas públicas orientadas a generar mayor competitividad y mejorar la rentabilidad en el mercado externo, incrementar la producción local a través de las cadenas de valor con perfil agroindustrial estratégicas, consolidar la economía del conocimiento, financiar el acceso al crédito a las PyMES, implementar medidas de industrialización del grano de origen utilizado en la producción
    avícola, fomentar las exportaciones de huevos procesados y subproductos (huevo entero líquido, huevo en polvo, etc.), con el objetivo de generar valor agregado e ingreso de divisas. Es decir, mejorar la rentabilidad de los agronegocios implica multiplicar las inversiones, la producción y en especial, promover la generación de empleos genuinos en la provincia.

    Será fundamental insistir en reducir la dependencia de las manufacturas importadas para lo cual se requieren nuevas políticas públicas industriales encaminadas a fortalecer las capacidades productivas en sectores estratégicos como es caso del sector avícola en Entre Ríos, clave para el desarrollo regional y nacional.

    Sobre María Carolina Bizai

    Licenciada en Ciencias Políticas y en Relaciones Internacionales. Diplomada en Gobernabilidad, Gerencia Política y Gestión Pública. Especialista en Gestión de Recursos Humanos. Profesora Universitaria (UCA).

    RESUMEN DEPORTIVO

    Lo más leído

    Agroclave