14.2 C
Paraná
jueves, octubre 6, 2022
  • Muy
Más

    “El dibujo es mi herramienta de comunicación”

    “Maxi” Sanguinetti es un destacado dibujante y humorista gráfico de la capital provincial. Cuando tenía 14 años, su primera tira, Dany, la publicó EL DIARIO y fue una motivación para que continuara dibujando. Actualmente, sus creaciones aparecen en distintos medios de la región. Durante el diálogo con MUY, dijo: “El dibujo es lo que me resulta más cómodo para expresar opiniones, ideas y ocurrencias”.

     

    Gabriela Gómez del Río / [email protected]

     

    “La historieta, el humor y el dibujo ocupan un lugar muy importante en mi vida”, aseguró Maximiliano Sanguinetti a MUY, en su estudio, rodeado de dibujos e historietas guardadas en cajas, prolijamente rotuladas. Durante la charla, el artista fue presentando sus creaciones, se mezclaron los mundos y las viñetas, los personajes de la política con los de la narrativa y la vida cotidiana. Todo estaba allí, algunos trazos se levantaban por los humedales, por el respeto al medioambiente; mientras otros representaban siluetas de políticos locales y provinciales.

    “El humor es básicamente, una burla a la autoridad, es como mostrar al rey desnudo. Es obvio que vamos a reírnos de quienes están ahí, pero no de esas personas, no hay nada personal”, aseguró en el inicio de la entrevista.

    -¿Qué leías en tu niñez? ¿Te gustaban las historietas?

    -Sí, leía. Cuando era chico había un montón de publicaciones de historietas totalmente populares, Patoruzito, Isidoro, Condorito, –que a mí no me compraban–, confió entre risas. Tenía Anteojito, después de más grande, las de Editorial Columba, Nippur, Dartagnan. Mi viejo compraba la Skorpio de Ediciones Record, Mafalda. A mí me gustaba mucho Clemente, que en los mundiales pegaba mucho. Mis primeros personajes fueron influencia más que de Mafalda, de Caloi, de Clemente. Eran como copias de Clemente. Después sí, hubo mucho de Mafalda.

     

    -¿Siempre dibujaste?

    -Y sí, pero nunca me destaqué. El dibujo estaba presente en mí, pero de igual manera que estaba presente el deporte o el estar afuera jugando con mis amigos. No era algo que me ocupara más tiempo que otras cosas, pero con el tiempo fue tomando más protagonismo. De chico hacía la vida normal de cualquier pibe de clase media, iba al club, a hockey, pero sí cuando me quedaba solo me gustaba mucho leer historietas y dibujar. Era como que encontraba ahí un medio de expresión para hacer catarsis, —risas—, no sé qué se yo.

     

    -¿Cuándo comenzaste a publicar las tiras?

    -Mi primera tira en la página del jueves de EL DIARIO, donde dibujaba Nico Mayor y Jaimo. Yo la veía siempre, salía la tira, el nombre del autor y entre paréntesis, la edad. Y yo decía: “más o menos la misma edad que yo. ¿Por qué yo no podría animarme?” Hasta que un día me animé, junté varias tiras de un personaje que se llamaba Dany y las llevé a EL DIARIO. Me atendió Alfieri (Guillermo), levantó la vista de la máquina de escribir y me dijo: “Sí, pibe déjame el sobre, después veremos, cualquier cosa te aviso”. Eso habrá sido un lunes o martes, y el jueves, sin decirme nada, abro EL DIARIO y había una tira mía publicada. Siempre digo que eso, que para él debe haber sido un gesto o algo de su rutina, define toda una vida porque yo desde que publiqué esa primera tira nunca paré de publicar y pensé en algún momento en dedicarme a esto. Siempre agradezco ese gesto máximo, cuando yo tenía 13, 14 años.

     

    -¿Cómo continuaste?

    -Cuando surge Análisis nos invita Daniel Enz a varios de los que estábamos publicando en El Diario, que éramos Jaimo, Ramiro Muñoz, Faca Vázquez y yo a armar una página de humor en la revista. Yo coordino esas páginas de humor y se ha sumado un montón de gente. Y en canal Once estoy desde 2009, hago un cuadrito diario.

     

    -¿Cómo es el procedimiento de un dibujante para la tira final?

    -No me considero dibujante, me gusta el término dibujante de prensa que usan los franceses, lo que hago es exclusivamente para los medios. Dibujo todos los días y cuando no lo hago siento que me falta algo. Dibujo con fibras, con tinta, primero a lápiz. Bueno, lo primero es pensar la idea, sin idea no hay dibujo, después se boceta en papel, se repasa con tinta, lo escaneo y lo pinto en la compu. Después hago otros trabajos más artísticos, con acuarelas, acrílicos. Pero para el humor gráfico, para la diaria, ese es el procedimiento.

     

    -¿Cuáles son tus fuentes de inspiración?

    -Trato de no abusar de la agenda política. Entiendo que a la página del Once la pueden ver chicos, entonces me gusta más centrarme en lo diario, en lo cotidiano, en lo que pasa en la calle con el bache, el colectivo que no anda, algo más costumbrista. Y en Análisis es más humor político.

    Después también participo del Colectivo Alegría, de artistas de Buenos Aires, y ahí es humor político pero de la agenda nacional.

    Después hago otro tipo de cosas o dibujos, ahora estoy enganchado en dibujar paisajes, tipo croquis.

     

    -¿Quiénes son tus referentes nacionales?

    -Yo crecí leyendo a Quino, Caloi y Fontanarrosa. Me marcó mucho la revista Humor que compraban mis viejos, eso fue como el semillero del humor más social, de actualidad, más político, que es lo que a mí más me gusta hacer. Y de acá, mi ídolo mayor es Miguel Rep, a quien he podido conocer y hemos expuesto juntos con Jaimo, lo he acompañado en alguna que otra charla. Es mi maestro desde los 80, desde que lo veía en la revista Humor. Después me gusta mucho el humor francés, de la tristemente célebre Charlie Hebdo, un humor más zarpado, que me gusta, me interpela y me entusiasman a dibujar.

     

    POEMAS

    Maxi Sanguinetti junto con Federico Maín obtuvieron el tercer premio en el Salón del Poema Ilustrado de los Premios Municipales de Arte 2022. “He ganado otras veces, pero como ilustrador, nunca como poeta. Fede sabía que yo escribía de vez en cuando alguna cosa, y me pidió si tenía algún poema. Le pasé uno, dedicado a mi gato, que se murió el año pasado. Fede que también es amante de los gatos, lo ilustró y lo presentamos al salón y sacamos el tercer premio. Así que estamos contentos porque aparte es lindo hacer un laburo en conjunto en esto que es tan solitario.

     

    Desafíos

    “Cuando era chico, dibujaba, escribía, editaba y jugaba al hockey sobre patines; y hoy a los 50 años sigo haciendo lo mismo. No sé si eso es bueno o es malo”, -dijo entre risas.

    Luego agregó: “Me gusta todo lo que tenga que ver así con cosas nuevas, desafíos, con lo que me propone ahora Abrazo Ediciones”.

     

    -¿En qué otros proyectos estás trabajando?

    -Ahora con la editorial, con Fer, mi compañera, tenemos una pequeña editorial, Abrazo Ediciones Paraná. Editamos autores locales, regionales, de poesía, narrativa, humor gráfico. La pandemia nos partió y ahora la crisis económica, el aumento del precio del papel, todo se nos complica. Pero igual, seguimos editando, tenemos un par de proyectos. Una de las cosas que más me gusta hacer es historietas, así como más largas, más atemporales. Trabajar más el guión, narrar más largo con un registro de humor con un dibujo humorístico, que es lo que sé hacer, -dice mientras busca las historietas. Narrar más largo lleva otro tiempo. Entonces se va acumulando ese tipo de material, algunas han salido en revistas de Buenos Aires, pero las demás son todas inéditas y hay un proyecto de revista de historietas con dibujantes de la ciudad. Estoy dibujando en función de eso, sí. Y la vamos a editar nosotros. Vamos a ver si podemos sacar el primer número antes de fin de año.

     

    -Sos un referente también para muchas plumas que van surgiendo…

    -Y sí, este es un gremio muy chiquito, todos nos conocemos y somos amigos, esa es la verdad. Y nos damos una mano para publicar y armamos cosas, proyecto en conjunto. Eso es lo más lindo que tiene esto, trabajar con amigos.

     

    En las redes

    “Uno está en medios que tienen su línea editorial y que sabe que hay cosas que no van en determinado medio. Pero yo por ahí algunas cosas las hago igual y las publico en redes. Ahora cada vez menos, estoy menos peleador, estoy más aburguesado”, -soltó entre risas-. Y añadió: “Todo vuelve, por ahí uno ofende a alguien sin saber y vuelve una energía negativa”.

    En contraposición, señaló: “La Charlie Hebdo la única regla que tiene es no tener filtro, es la libertad de expresión. Y como lector podés elegir no leerlo, no comprarlo si es que no entendés el código, porque es una publicación que ha bregado por la defensa de los derechos humanos, de los inmigrantes, por el feminismo, es hasta una cuestión del pacto con el lector. Tenés que entender que es irónico”, enfatizó Sanguinetti.

     

    -Ahora lo que las publicaciones se replican en redes sociales, el público es mucho mayor…

    -Sí claro, y muchas veces se pierde el contexto, ni siquiera se hace el ejercicio de chequear quién está diciendo eso.

     

    Chistontos y pedidos

    “Me gusta mucho el chiste tonto. Ese chiste, que decís: “no puede haber hecho eso”. Eso a mí me encanta el chistonto. Siempre me tiran datos y estoy atento a eso”.

    Maxi contó que “hace unos días salió un cuadrito de una entrevista que estaban haciendo donde uno de los nenes que buscaba figuritas dijo: “tendrían que imprimir menos billetes y más figuritas”. Me pareció increíble, y lo hice. El humor así popular va a ser más ingenioso, más rápido que lo que uno puede hacer”.

     

    “Personajes preferidos”

    -¿Tenés algún personaje de la política local, que consideres preferido?

    -Y hubo etapas, en una época lo dibujaba mucho a Rogel porque me parecía muy divertido. A Varisco no sé en qué situación no lo dibujamos. También a Busti en su momento; a Urribarri nos hemos cansado de dibujarlo. Pero bueno, tiene que ver con el con la jerarquía que tienen.

    -También hay personajes más queridos, con los que uno empatiza…

    -Sí, obvio, uno tiene su corazoncito, una afinidad con determinada mirada del mundo y de la sociedad, como un corazoncito más a la izquierda. Pero no me gusta idolatrar y seguir a personas, a políticos, la jerarquía me molesta, la verticalidad me molesta. No tengo ídolos en la política, tengo ídolos en la música, en la pintura, en el humor.

     

    -Siempre las tiras han tenido su mirada sobre lo que está pasando con el medio ambiente….

    -Claro, se muere todo. Lo que pasa con los humedales, siento que lo debo comunicar, moldearlo para ayudar a darle voz a eso que está pasando.

     

    Anécdotas

    “Me han pasado cosas, en general, lindas y después otras en las que me ha salido el tiro por la culata. Me he encontrado con tiras o cuadritos de los que se ha hecho una lectura diametralmente opuesta al sentido que yo le quería dar. Entonces aparecen publicados en lugares que nada que ver, pero bueno, ahí como comunicador debo hacer autocrítica, ese es un ejercicio de todos los días. Uno descubre cómo va encontrando la forma de evitar las lecturas abiertas.

    Agradecimientos

    Para finalizar, Maxi agradeció. “A ustedes por aportar, por darnos visibilidad a los que hacemos dibujitos deseando que haya oportunidades también para otros dibujantes, que haya continuidad. Si no hay dibujantes, no hay creación de historietas, tampoco hay hábitos de consumo de la historieta ni nuevos lectores. Entonces es un género en el que se va reduciendo el espacio”.

    Datos

    Maximiliano Sanguinetti nació en Paraná, el 5 de junio de 1972. Es hijo de José Antonio (geólogo) y de Graciela Legna (docente). Tiene dos hermanos menores, Mariano (diseñador gráfico, dibujante) y Tristán (hotelero), ambos están radicados en Miami. Está en pareja con Fernanda Puglisi y tienen una hija, Vera, de 10 años.

    Sus destinos: por la profesión de su padre vivieron algún tiempo en una casa rodante en el sur argentino, en Rawson; en Colombia; y de vuelta en el país, en Mendoza, Buenos Aires y Nogoyá hasta llegar a los 9 años a la capital provincial.

    Estudios: cursó la escuela primaria desde cuarto grado en la Manuel Belgrano; y la secundaria en la Escuela Normal. Es licenciado en Comunicación Social, egresado de la UNER.

    Es rector en el Instituto Superior de Periodismo Deportivo “Justo José de Urquiza”.

    Ha publicado en España, en Vitoria, en la revista Temeo,

    una parodia del TBO. Con el colectivo Alegría sacaron tres anuarios y un proyecto editorial, Aguará, con historias de vida

    Hobbys: juega al hockey sobre patines en la Unión Árabe. Tocar el ukelele, leer y escuchar música.

     

     

     

    RESUMEN DEPORTIVO

    Lo más leído

    Agroclave