Entre Ríos, Galería, Home, Judiciales, La Provincia, Paraná, Sociedad

Antena de calle Artigas: vecinos venden pastas para pagar honorarios a los abogados municipales

Perdieron un juicio contra la Municipalidad y deben juntar fondos para cubrir los honorarios. Presentarán una nota al Ente Nacional de Comunicaciones para que realicen nuevos controles de impacto ambiental. 

 

Redacción | El Diario

 

“Estamos vendiendo pastas para pagarles a los abogados de la Municipalidad porque el fallo salió a favor de ellos”, indicó Silvia Romero, miembro de la Vecinal Artigas y Santa María, en diálogo con EL DIARIO. “La gente de comisión vecinal Artigas está vendiendo a $100 combo de pastas para pagar a los abogados de la Municipalidad la cuota de $4.000 por un juicio de una antena”, expresa el mensaje que difunden hace más de dos meses vecinos de diferentes barrios de Paraná para ayudar a sus coterráneos a reunir fondos.

A los vecinos les queda cumplir la última cuota de los honorarios y costas que deben pagarles a los abogados municipales: Walter Rolandelli, Guido Zufiaurre y Francisco Avero. “El mes que viene tenemos que pagar la última cuota de las cuatros cuotas de una suma cercana a los $20.000”, señaló Romero.

La antena sigue en pie a pesar de los incansables reclamos de los vecinos. Foto Ricardo Holle.

 

EL RECLAMO. La antena en cuestión se colocó en octubre de 2017, en calle Artigas 1383, pertenece a una empresa de telefonía celular, utilizada para generar señales  4G. “Nunca nos avisaron que se iba a instalar, vinieron un viernes y el lunes ya estaba funcionando”, recordó la vecina, quien vive lindante al lugar y comentó las molestias que le genera: “Es atormentador el ruido de los transformadores que tiene. Las alteraciones de los vecinos han sido hasta psicológicas y el problema mayor es que estas antenas son cancerígenas. Hasta las mismas personas que las instalaron nos dijeron ´señora nosotros ya lo sabemos, pero las instalamos y nos vamos´ y nosotros quedamos acá”.

Los vecinos tomaron varias medidas de protesta desde que se instaló la antena. Fueron a la Justicia pero tuvieron dos fallos en contra: “Primero nos rechazaron un recurso de amparo, luego le hicimos juicio a la Municipalidad de Paraná y lo perdimos”, dijo la vecina y criticó el fundamento del juez Guillermo Bonabotta, quien dictó sentencia en contra de los 10 vecinos de calle artigas que se presentaron en la Justicia bajo la defensa de la abogada ambientalista Aldana Sasia: “El juez dijo que todos tenemos celulares y electricidad en nuestra casa y él no va a ir en contra de Telecom Argentina”.

Al municipio, a penas vieron instalada la antena, los vecinos le solicitaron un informe que, según ellos, nunca se les envió. “La instalación no estaba aprobada para hacerse en ese lugar, pero se hizo igual”.

El amparo, que fue rechazado dos veces, daba cuenta que la antena causaba daños a la salud provocado por las radiaciones ionizantes. Pero, la primera resolución fue la del juez Bonabotta, y luego la Sala Penal STJ sostuvo el fallo de Bonabotta, entendiendo que “no contaban con prueba suficiente que evidencie en el caso particular el daño actual o posible más allá de sus meros dichos, lo que impide ahondar en su petitorio”, argumentó Miguel Giorgio, quien junto a Claudia Mizawak acompañaron con su voto el fallo del juez, en tanto Leonor Pañeda se había abstenido.

Antena de calle Artigas, un conflicto de larga data.

PASOS A SEGUIR. Días atrás representantes del Enacom (Ente Nacional de Comunicaciones) se acercaron a la casa de Romero para comprobar el reclamo de la vecina. “Para que ellos midan el impacto ambiental que genera la antena y elaboren un informe, tenemos que presentarles una nota”, informó Silvia y aseguró: “Nosotros vamos a seguir la lucha porque estamos bastante angustiados de tener una antena frente a nuestras casas. Sabemos que las ondas ionizantes causan cáncer y demás problemas de salud”.

 

Voz especializada

Cuando comenzó el conflicto a fines de 2017, el bioingeniero Esteban Rossi había mencionado a este medio: “Las antenas de celular son parte de la electropolución, es decir, la contaminación ambiental debido a las radiaciones electromagnéticas. El ser humano no está adaptado para esta presencia del campo electromagnético”, y agregó: “Tenemos evidencia a nivel mundial de estudios científicos de diferentes investigadores que hablan de que la frecuencia de los celulares tiene un efecto sobre la salud”.

 

Piden que se desmantele la antena del Club Instituto