18.3 C
Paraná
miércoles, octubre 5, 2022
  • Nacionales
  • Muy
Más

    El Congreso no avanza en sancionar la ley de humedales

    Entre las causas de la demora figuran la resistencia de algunas provincias y el rechazo de varias empresas.

     

    Silvina Angiono

    Télam

     

    La ley de humedales es una de las deudas pendientes que mantiene el Congreso de la Nación, ya que si bien hay varios proyectos presentados y uno de consenso que avanzó en comisión y obtuvo dictamen, la iniciativa que busca regular el uso y la conservación de los humedales del país no logró aún ser sancionada por el Parlamento.

    Entre las causas de la demora figuran la resistencia de algunas provincias, el rechazo de varias empresas y la coyuntura parlamentaria vinculada a la paridad de votos entre oficialismo y oposición, indicaron a Télam legisladores que integran la comisión de Recursos Naturales de la cámara baja.

     

    DEUDA

     

    «El Congreso tiene una gran deuda con la Ley de Humedales, es evidente que cada año que pasa y no la sancionamos el daño es peor y la pérdida es irreparable. Ahora mismo el ecocidio en las islas del Delta del Paraná es un espectáculo del horror que produce la falta de regulación y la ausencia del Poder Judicial para investigar con celeridad y objetivamente a quienes son los responsables», sostuvo Leonardo Grosso, presidente de la comisión de Recursos Naturales de la cámara baja a Télam.

    Grosso recordó que en marzo presentó un proyecto de ley que obtuvo un gran apoyo de más de 400 organizaciones socio ambientales y de gran parte de los bloques. Y señaló que «hay una gran mayoría de acuerdo con regular el uso y la conservación de los humedales».

    «El compromiso de la política tiene que estar en legislar a favor de su gente, de cuidar sus recursos y de proteger el ambiente, y para eso es necesario ser claros con aquellos que especulan con las quemas para extender la frontera del agronegocio en detrimento de nuestros recursos naturales», aseveró el diputado del Frente de Todos y referente del Movimiento Evita.

     

    ANTECEDENTES

     

    La Ley de Humedales es una iniciativa ciudadana presentada por primera vez en 2013, que ya obtuvo dos medias sanciones por parte del Senado (2013 y 2016) pero que nunca pudo ser aprobada por la Cámara de Diputados.

    En noviembre del 2020, la Comisión de Recursos Naturales y Conservación del Ambiente Humano de la Cámara de Diputados logró un acuerdo histórico al alcanzar un dictamen unificado, el cual contó con la firma de 23 diputados de diversos bloques.

    Ese dictamen se obtuvo tras 4 reuniones informativas que contaron con la participación de 55 expositores pertenecientes a 18 provincias argentinas y 8 países, entre científicos, especialistas, referentes ambientales locales, regionales e internacionales, organizaciones sociales, campesinas e indígenas, sectores productivos e inmobiliarios.

    Más de 300 organizaciones de la sociedad civil que habían presentado el 30 de septiembre de 2020 ante la Comisión de Recursos Naturales y Conservación del Ambiente Humano, reclamaron formalmente en varias oportunidades la sanción de la ley.

    En el Congreso, hay al menos 10 proyectos con estado parlamentario sobre presupuestos mínimos de protección de humedales.

    El dictamen de consenso al que se arribó el año pasado en la comisión Recursos Naturales no fue tratado por las de Agricultura y Ganadería ni por las de Intereses Marítimos y Presupuesto de la cámara baja y perdió estado parlamentario el 1 de diciembre de 2021, al no ser incluido tampoco en el temario de convocatoria a sesiones extraordinarias del Poder Ejecutivo.

    A principios de 2022, diputados y senadores de diferentes bloques volvieron a presentar el proyecto, en medio de la situación ambiental que afecta a más de 1.300.000 de hectáreas que sufrieron incendios durante 2020 y 2021.

    En el Senado, se encuentran presentados con estado parlamentario dos proyectos de ley sobre humedales; uno del senador del bloque Frente de Todos (FdT) por Chaco, José Antonio Rodas; y otro impulsado por José Torello (PRO). Ambos tienen giros a las comisiones de Agricultura, Ganadería y Pesca (cabecera), Ambiente y Desarrollo Sustentable, y Presupuesto y Hacienda de la cámara alta.

    En la Cámara de Diputados, en tanto, hay 8 proyectos con estado parlamentario, además del presentado por Grosso que obtuvo dictamen en 2020 en la comisión de Recursos Naturales.

    Entre ellos se encuentra uno del diputado del bloque UCR por Corrientes, Jorge Vara; otro de la diputada del bloque FdT por la provincia de Buenos Aires, Alicia Aparicio; y uno del diputado del bloque Frente de la Concordia Misionero, Diego Sartori.

    También presentaron proyectos sobre humedales la diputada del bloque Identidad Bonaerense, Graciela Camaño; el diputado del bloque Socialista por Santa Fe, Enrique Estévez; el diputado del bloque FdT por La Pampa, Hernán Pérez Araujo; y la diputada del bloque de la UCR por Entre Ríos, Gabriela Lena.

    En las últimas horas y por decisión de la presidenta de la cámara baja, Cecilia Moreau, el proyecto ya fue girado para su tratamiento a las comisiones de Recursos Naturales, Presupuesto y Agricultura , aunque aún no tiene fecha de convocatoria.

     

    Aliados contra el cambio climático

     

    Los humedales, extensiones de terreno donde el agua es el elemento predominante y que se tornan esenciales para sostener los ecosistemas, ocupan unas 600.000 kilómetros cuadrados en la Argentina, el 21,5% del total de su territorio, aunque se hallan amenazados por los incendios y por los cambios en los usos del suelo, entre otros factores.

    De acuerdo al último inventario de humedales, Argentina presenta 23 sitios Ramsar, es decir, aquellos humedales que se consideran de importancia internacional en el marco de la Convención sobre los Humedales, que abarcan una superficie total de 5.687.651 hectáreas.

    La administración de estos sitios se encuentra, según corresponda, a cargo de las jurisdicciones provinciales, la Ciudad Autónoma de Buenos Aires o la Administración de Parques Nacionales, en el caso de las áreas naturales protegidas.

    Entre los humedales más importantes del país se encuentran Península Valdés, en Chubut –declarada Patrimonio Natural de la Humanidad por la UNESCO–; Laguna de los Pozuelos, en Jujuy; Palmar de Yatay, en Entre Ríos; Lagunas y Esteros del Iberá, en Corrientes.

    También la Reserva Ecológica Costanera Sur de la ciudad de Buenos Aires, destacada por ser una reserva urbana, mientras el último sitio designado fue la Reserva Natural Villavicencio, en la provincia de Mendoza.

    Los humedales son grandes filtros depuradores y reservorios de agua dulce, amortiguan los impactos de las lluvias y almacenan más carbono que ningún otro ecosistema, por eso son grandes aliados en la lucha contra el cambio climático.

    Pueden encontrarse conformando grandes extensiones, en forma de paisajes de humedales, reconocidos y valorados por los múltiples servicios ecosistémicos que brindan y también como pequeños humedales ubicados en zonas áridas de gran importancia local como proveedores de agua dulce, forraje para fauna y ganado, hábitat de diversidad biológica, etc.

    Especialistas afirman que el Delta del Paraná, perdió entre 1994 y 2011 más del 40% de los humedales por transformación de uso del suelo, como endicamientos (diques en los cauces de los ríos) para ganadería o deforestación».

     

     

    RESUMEN DEPORTIVO

    Lo más leído

    Agroclave